Martes, 12 de diciembre de 2017

Grupo Aseguranza

inicio
17 de junio
08:38 2015
Compartir

Aprocose analiza el aumento de los intentos de fraude en la Comunidad Valenciana

Aprocose ha dedicado una nueva edición de ‘Quieres Saber’ al fraude en el sector asegurador, que crece en la sigue creciendo en la Comunidad Valenciana: según los datos de ICEA, en 2014 se detectaron 42.500 intentos de fraude en la Comunidad. La mayor parte de las simulaciones de siniestros se dieron en Automóviles (57%), por delante de seguros varios y RC (19%) y seguros personales (24%). Mirenchu del Valle, secretaria general de Unespa, detalló que cada 12 minutos y 22 segundos se produce un intento de fraude en la Comunidad Valenciana.

Dentro del ámbito policial, Alfredo Garrido, comisario de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Valencia, destacó que las simulaciones de delito y estafas de seguro “siguen creciendo”: en lo que va de año se han producido 140 hechos demostrados de simulaciones de delito con las correspondientes detenciones. Realizó un llamamiento a una campaña de “honestidad”, en el sentido de que el seguro se debe utilizar de forma correcta, no para cuestiones ajenas y que exista una “comunicación inmediata” entre Cuerpos y Fuerzas de Seguridad y compañías para trabajar con “mayor eficacia”. Pablo López, detective investigador de siniestros, explicó que el modus operandi en el fraude de accidentes de tráfico ha cambiado y la nueva operativa es que los accidentes están siendo “gestionados por abogados, agentes de seguros y captadores profesionales”. Estos últimos, a su juicio,  se dedican a buscar gente para “conseguir vehículos y personas para simular accidentes que venden a los abogados”. Los casos más comunes son impactos a baja velocidad, con simulación de latigazos cervicales con connivencia entre las partes.

El presidente de Aprocose, Maciste Argente, resaltó que la función social del seguro es de una “enorme importancia y por lo tanto la misma no puede ponerse en peligro por la amenaza del fraude ya que la misma produce un doble efecto pernicioso: la injusta indemnización conseguida con engaño y el incremento de las primas que ello supone para la totalidad de consumidores de seguros”.