Miércoles, 17 de enero de 2018

Grupo Aseguranza

inicio
28 de febrero
09:26 2013
Compartir

Tras el informe de Langen, ¿es necesario gastar dinero en una nueva Directiva de Mediación?

 El Proyecto de Informe sobre la IMD II elaborado por Werner Langen, que incluye 109 enmiendas sobre el texto de la CE, que en muchos casos se tratan de auténticas talas de artículos, deja reducido el texto legal a algo muy parecido a la vigente IMD I. Aunque es cierto que hay otros dos proyectos de informes que introducen menos cambios, los de la IMCO (Mercado Interior y Protección al Consumidor) y la JURI (Asuntos Jurídicos), la mayor parte de especialistas creen que el informe de Langen es el que debería guiar la posición de Bruselas sobre el tema, al ser el ponente principal.

Ante esta situación, y dado el ambiente de
recortes en el gasto público que se vive en los países de la UE y en las propias instituciones comunitarias, que negocian ahora un nuevo presupuesto muy restrictivo, la pregunta que cabe hacerse es si es necesario gastar dinero público en los lentos y costosos tramites que Bruselas tiene diseñados para sus Directivas y en las posteriores trasposiciones nacionales, cuando el texto de la Directiva de Mediación podría ser muy similar a lo que está ahora mismo en vigor. La respuesta probablemente es que no se justifica este gasto.

Además de las enmiendas de Langen, se han presentado
565 enmiendas, de las que el 16% parten de europarlamentarios españoles, sólo superados por alemanes y británicos en enmiendas, y por el sueco Olle Schmidt, ponente por el Grupo de liberales y demócratas del ECON que presentó más de 100. Adecose y Consejo General se han felicitado por la participación española y han presentado al resto de organizaciones del sector una posición común.

En relación con este tema, llama también la atención las declaraciones de
Pilar González de Frutos, presidenta de Unespa y vicepresidenta de la CEOE, en el acto de entrada de Fecor en la CEOE, donde afirmó que “el sector asegurador es una actividad tremendamente regulada, pero esa regulación no debe limitar la libertad del empresario ni impedir que crezca, porque no fomentará el crecimiento de la sociedad. Necesitamos normas claras y que no den lugar a varias interpretaciones. No crean empleo ni las leyes ni las Administraciones, sino empresarios como vosotros los de Fecor”.