Sábado, 16 de diciembre de 2017

Grupo Aseguranza

inicio
28 de junio
13:33 2017
Compartir

Unespa: "El seguro paga bastante más impuestos de lo que le corresponde por su tamaño"

Unespa ha presentado el Informe Estamos Seguros 2016, lo que antes era la Memoria Social del seguro español. Entre los contenidos del informe la asociación profesional ha incluido un Estudio sobre la contribución fiscal del sector asegurador 2015-2016 elaborado en colaboración con PwC. La presidenta de Unespa, Pilar González de Frutos, ha sido la encargada de revelar las principales conclusiones.

Hay dos fuentes para la creación de riqueza fiscal, los impuestos soportados (los que pagan las aseguradoras) y los recaudados (el pago es responsabilidad de otros, pero son acopiados por las aseguradoras en nombre de Hacienda, como el Impuesto sobre Primas –IPS-, las retenciones al IRPF o las cotizaciones sociales). La contribución total se divide prácticamente al 50% entre la presión soportada y la recaudación para la Agencia Tributaria: 3.930 millones se recaudan y otros 3.157 se pagan. En total, la riqueza fiscal que genera el sector asegurador ascendió en 2016 a 7.037 millones de euros, o lo que es lo mismo, 19 millones diarios o 810.000 euros a la hora.

 

El seguro aportó el 6% del total

recaudado por Hacienda

por el Impuesto de Sociedades
 

De entre los impuestos soportados por la industria aseguradora, el más importante es el Impuesto de Sociedades, concepto por el que se pagaron 1.315 millones de euros en 2016, es decir, en torno al 6% de lo que recaudó Hacienda por este tributo. El 2º importe más relevante es el IVA, por el que pagaron 1.027 millones de euros, 2,8 millones de euros diarios. Y un tercer componente de menor magnitud son los impuestos ligados al empleo, entre los que destacan los 431 millones que ingresan los empresarios en la Seguridad Social en concepto de cotización de sus trabajadores.

La partida de los impuestos recaudados está formada fundamentalmente por el IPS, impuesto que figura en las primas de la mayoría de los seguros vendidos en España, estando exentos los seguros de Vida y Salud, y los recargos aplicados para financiar al Consorcio de Compensación de Seguros (CCS). Por estos conceptos se recaudaron 2.172 millones de euros. Alguno de estos impuestos podría reducirse próximamente, como el que financia el CCS.

Algunas informaciones apuntan a que el sector habría pedido que se reduzca este recargo que pagan los clientes para compensar la futura tasa

El sector asegurador quiere mitigar

el efecto en los asegurados

de la tasa de

supervisión que nacerá

con la nueva agencia independiente

de Economía

para financiar al nuevo supervisor del sector, una agencia que será ya independiente del Ministerio de Economía y que requerirá financiación. Pilar González de Frutos ni confirma ni desmiente, pero sí ha comentado que "en la medida en que esa tasa de supervisión va a caer en las espaldas de los asegurados, desde el sector estamos interesados en que ese efecto se mitigue en beneficio de los mismos. Hay que analizar detalladamente la estructura impositiva que recae sobre el asegurado, y uno de esos recargos es la tasa que se paga al Consorcio".

¿Qué significan todos estos datos? Pues una primera conclusión que ha querido destacar la presidenta de Unespa es que "el seguro paga bastante más impuestos de lo que le correspondería por su tamaño". Estos son los datos: mientras que el Impuesto de Sociedades supone en torno al 6% de lo que recaudó Hacienda por este tributo, la participación del sector en el PIB es del 5,29%, "por tanto, claramente, el seguro es un sector que contribuye a las arcas públicas en mayor proporción que en términos de PIB". Si se tienen en cuenta todos los impuestos, lo aportado por la industria representa el 41,1% del beneficio de las empresas del sector y el 11% de las primas que se recaudan anualmente: los impuestos soportados supusieron en torno a 5 de cada 100 euros facturados en primas, mientras que los recaudados vinieron a suponer 6 euros más. Si se suma todo lo que el seguro aporta (en concepto de impuestos, lo reintegrado a accionistas, prestaciones, intereses por los bonos…), el sector distribuye el 50% de los beneficios que genera en un año.

Hay dos razones fundamentales que explican el volumen de impuestos que paga el sector en relación a su tamaño. En primer lugar, según ha explicado Pilar González de Frutos, que es un sector que es buen pagador; y en segundo, "la prudencia en la gestión de la actividad, que nos ha permitido en la crisis mantener cierto nivel de actividad y no incurrir en perdidas, lo que ha hecho que la cuenta global registrara beneficios, lo que a su vez ha posibilitado que el impuesto sobre sociedades alcance la cifra de 1.315 millones. En otros sectores económicos la crisis ha generado pérdidas".

 

Integración Santander-Popular:

"No me preocupa ni como industria, ni como ciudadana.

A pesar de la concentración hay dispersión

suficiente en materia de distribución de seguros"
 

Pilar González de Frutos también ha hablado sobre la situación actual de la distribución de los seguros tras los últimos movimientos ocurridos en el sector bancario. La presidenta de la Unespa explica que la reestructuración del sistema financiero ha producido efectos en el ámbito de la distribución de seguros a través de las redes financieras, pero que a estas alturas ya está consolidado a excepción de lo que ocurra con Santander y Popular: "No me preocupa ni como industria de seguros ni como ciudadana. A pesar del grado de concentración hay dispersión suficiente en materia de distribución de seguros tanto en las redes financieras como en el conjunto de los canales. Cualquier consumidor está en condiciones de buscar la mejor oferta sin sufrir las consecuencias de un ámbito demasiado estrecho de operadores".

Respecto al Anteproyecto de la IDD, ha comentado que desconoce las razones que han llevado a que en la última versión haya desaparecido la exclusividad en bancaseguros que hoy existe. No obstante, asegura que "se trata de una situación que no tendrá ningún efecto directo en la medida en que una ley no puede modificar contratos preexistentes, y en los futuros tampoco impedirá establecer la voluntad de las partes".