Grupo Aseguranza

inicio

Noticias de Mediación

21 de febrero
08:38 2017
Compartir

La asamblea de Cojebro analiza la transformación digital del sector

Durante la asamblea de Cojebro, el 9 de febrero, Marc Vidal impartió una charla sobre la transformación digital del sector asegurado. El experto aseguró que, al igual que le ha pasado a los bancos, que han visto cómo un tercio de su negocio ha sido capturado por las fintech, “el sector de los seguros tienen su espada de Damocles en las denominadas insurtech. Y como en el caso del sector financiero, el asunto no se reduce sólo a un modelo tecnológico que ofrezca productos similares que ellos han vendido durante siglos, sino que el foco en el futuro inmediato estará en otros aspectos derivados de comportamientos, avances tecnológicos y conversión de productos a servicios”.

A su juicio, en el caso de los profesionales de los seguros o de las grandes aseguradoras que ofrecen pólizas diversas, las tecnologías que más les afectarán tienen que ver con la auto conducción de vehículos, la impresión 3D, la Internet de las Cosas, la realidad virtual y aumentada, la robótica, la inteligencia artificial y el big data.

Según explica, la impresión 3D afectará a cómo se distribuyen las coberturas de seguros en la producción de un producto: “Desde el seguro de transporte hasta los de personal y operarios afectados. Si un producto se fabrica en destino no precisa asegurarse la cadena de valor intermedia”. Respecto a la Internet de las Cosas, afirma que en apenas 2 años se incrementará exponencialmente la conexión sanitaria por los lectores de salud que llevamos encima. La realidad virtual y aumentada afectará de manera importante en el campo de los seguros laborales: “Seres humanos que reducen su siniestralidad y que precisan seguros muy distintos”.

En relación al coche autónomo. Marc Vidal considera que en unos años el responsable legal del vehículo no será el comprador sino el fabricante del coche, y finalmente lo serán las ciudades o gobiernos: “Se interpreta que al no precisarse intervención humana, el conductor no existe y el coche circula bajo los criterios de calidad y eficiencia del fabricante. Finalmente recaerá en las ciudades o gobiernos. Cuando los errores humanos no puedan existir y los vehículos dependan de indicadores externos, un accidente solo dependerá de la buena gestión pública de los desplazamientos”. 

  Votar:  
Resultado:   0 votos