Sábado, 16 de diciembre de 2017

Grupo Aseguranza

inicio

Noticias de Seguros

15 de septiembre
08:30 2016
Compartir

La brecha del seguro en España es de 29.700 millones, el 52% del tamaño actual del mercado

La Brecha de Protección del Seguro (BPS), que representa la diferencia entre la cobertura de seguros que es económicamente necesaria y beneficiosa para la sociedad y la cantidad de dicha cobertura efectivamente adquirida, era en 2015 en España de 29.700 millones de euros, cifra que representa el 52,2% del tamaño real del mercado. Según estas cifras el mercado potencial de seguros en España sería de 86.600 millones. Son datos contenidos en el informe elaborado por Fundación Mapfre ‘El mercado español de seguros en 2015’ y presentado por el director general del Servicios de Estudios de Mapfre, Manuel Aguilera.

El gran reto es lograr estimular

la utilización del seguro como canal alternativo

de canalización del ahorro personal y familiar

a medio y largo plazo

El ramo de Vida es la asignatura pendiente. La BPS de este segmento se situó en 28.600 millones, mientras que el de No Vida es de 1.100 millones. Según Manuel Aguilera, “en España el sector ha sido muy intensivo en llevar la protección del seguro a la población, pero el gran reto es lograr estimular la utilización del seguro como un canal alternativo de canalización del ahorro personal y familiar a medio y largo plazo”. En este sentido, el director del Servicio de Estudios de Mapfre ha hecho un llamamiento al sector para que innove en el desarrollo de nuevos productos que puedan cumplir este objetivo.

Este experto defiende el ahorro a través de los seguros frente a productos como depósitos, fondos de inversión y acciones. Destaca 2 fortalezas de la industria aseguradora frente a la bancaria en este ámbito: su capacidad de inversión, y sobre todo las características de los productos de Vida Ahorro. Considera que el uso de depósitos, acciones o fondos es un “mecanismo imperfecto” de ahorro porque no tienen en cuenta que pueden ocurrir muchas cosas, como el fallecimiento o una invalidez permanente, que frustrarían el objetivo. Explica que, por ejemplo, si un padre ahorra para enviar a un hijo a la universidad en el futuro y el padre fallece, ese objetivo se pierde, pero en un producto de Vida Ahorro ese propósito se complementa con garantías, como la de fallecimiento: “Depende del objetivo para el que se ahorra, y ahí hay un espacio que el seguro tiene que llenar”.

El seguro de Vida requiere

una tasa promedio de crecimiento del 7,8%

a lo largo de los próximos 10 años

para cerrar su brecha

Según los datos del estudio, a lo largo del periodo 2005-2015 el mercado de seguros español registró una tasa de crecimiento anual promedio del 1,3%: un 1,7% en Vida y un 1% en No Vida. Y de mantenerse la misma dinámica en los próximos 10 años, la tasa de crecimiento del mercado resultaría insuficiente en 2,9 puntos porcentuales para cubrir la BPS de 2015. Es decir, el mercado asegurador español requiere una tasa promedio de crecimiento del 4,2% a lo largo de los próximos 10 años para cerrar la BPS estimada. Pero el verdadero reto es reducir la brecha en Vida.

Según ha explicado Manuel Aguilera, en No Vida la tasa de crecimiento que tendría que tener el sector para eliminar la brecha sería prácticamente la de la última década. Pero en Vida, se necesitaría un crecimiento 6,1 puntos porcentuales superior al observado en los últimos 10 años. En definitiva, según recoge el informe, “para lograr ese objetivo en el plazo señalado, el segmento de seguros de Vida debería registrar una tasa de crecimiento promedio anual de manera sostenida del 7,8%”.

El informe también recoge, entre otros, datos de la densidad del seguro: el gasto per cápita en primas se situó en 2015 en 1.223,1 euros, 109,4 euros más que la observada una década atrás: 673,6 euros en No Vida y 549,5 euros en Vida.

En el periodo 2005-2015, la densidad de los seguros de Vida creció un 14% destacando la correspondiente a los seguros de Vida Riesgo, que lo hizo en un 19,8%.

              

En No Vida, los ramos de Salud y Multirriesgo aumentaron sus niveles de densidad en un 58% y un 37,7%, respectivamente. Pero el ramo de Autos y los demás segmentos de los seguros de No Vida redujeron sus niveles de densidad en un 17,2% y un 6,4%, respectivamente.

  Votar:  
Resultado:   0 votos