Grupo Aseguranza

inicio

Noticias de Seguros

11 de diciembre
09:12 2013
Compartir

Los requerimientos de capital de Solvencia II no se aplicarán a los Fondos de Pensiones

Joanne Segars, presidenta de la Federación Europea de Fondos de Pensiones (Pensions Europe), ha anunciado en un encuentro con el presidente de la Federación Internacional de Administradoras de Fondos de Pensiones (Fiap), Guillermo Arthur, organizado por Inverco en Madrid, que la Comisión Europea ha aceptado que los requerimientos de capital de Solvencia II no se apliquen a estos instrumentos. “Solvencia II está pensado para el seguro, no para los Fondos de Pensiones”, argumenta Segars. La aplicación de los requerimientos de capital de Solvencia II penaliza las inversiones en renta variable. Los Fondos de Pensiones sí tendrán que cumplir las exigencias de Solvencia II en cuanto a gobierno corporativo e información al partícipe y al supervisor.

Segars también se pronuncia en contra del impuesto sobre transacciones financieras, la tasa Tobin. “Es preocupante porque afecta a la compraventa de activos financieros, y porque es un impuesto que terminarán pagando los partícipes”. Julián Arévalo, de Pensions Europe, considera que el impacto de este impuesto será “severo”, porque penaliza las aportaciones a Fondos de Pensiones, tiene un efecto cascada en todas y cada una de las operaciones financieras que realizan éstos, y tendrá un impacto negativo en la liquidez de los mercados.

Guillermo Arthur, destaca que los Fondos de Pensiones realizan grandes inversiones en empresas. “Son el principal inversor minoritario”, señala. El mercado premia con hasta un 14% más de valor a las acciones de empresas en las que invierten los Fondos de Pensiones. Pero advierte del impacto que pueden tener en los Fondos de Pensiones el aumento de la longevidad, los bajos tipos de interés, el retraso en la incorporación en la vida laboral y una ratio de cotizaciones muy bajas. También subraya que los Fondos de Pensiones necesitan instrumentos de inversión a largo plazo, como las cédulas hipotecarias a 15 años, 20 y 30 años, o los bonos de financiación de infraestructuras.

  Votar:  
Resultado:   1 voto