Domingo, 17 de diciembre de 2017

Grupo Aseguranza

inicio

Noticias de Seguros

26 de noviembre
08:34 2015
Compartir

Solvencia II obligará a gestionar la rentabilidad de productos y el capital

Uno de los cambios que se instalará en el sector asegurador a partir del próximo mes de enero con la entrada en vigor de Solvencia II será la mejora de la gestión. Significará pasar “de un modelo estático a uno dinámico” como señaló el director de Seguros de Santander España, Francisco Giménez, durante la jornada de Deloitte de ayer en Madrid. Añadió que ahora “será importante la gestión de la rentabilidad de los productos y del capital”, aspecto que antes se tenía menos en cuenta. Esto significará crear valor en estas gestiones y también hacerlo de manera individualizada, según el apetito al riesgo de cada entidad y diferentes cuestiones externas, según la situación del mercado.

Señaló que cada compañía tendrá que reducir o asignar capital, según sus prioridades. En la primera opción con la mitigación de los riesgos del capital con  el análisis del matching adjusment para el negocio de Vida. El segundo con la valoración de las diferentes líneas de negocio. Preguntado sobre qué es mejor o más importante, advirtió que depende de cada compañía pero que ahora se está en el proceso de cálculo y estudio, extendiendo diferentes variables para valorar cómo afecta al conjunto del negocio: revisión de cómo afectan los ratings de los bonos corporativos o la sensibilidad a los tipos de interés. La segunda prioridad serían los aspectos mitigantes y los modelos internos de gestión; en la última fase entraría la gestión del capital, con el análisis pormenorizado al lanzar un producto, el apetito al riesgo o la rentabilidad esperada como el nuevo producto.

La mesa redonda sobre la ‘Transformación de las amenazas en oportunidades’ analizó otras cuestiones del cambio, además del del capital, como el de los clientes, el negocio de Vida o la transformación digital. El CEO de Caser, Ignacio Eyries, puso el contexto el tema destacando 5 aspectos de este cambio: la Omnicanalidad y digitalización, la informática, Solvencia II, la longevidad y los cambios internos. Indicó que en estos momentos implantar cambios es más difícil puesto que hay que coordinar más elementos de manera que todo se engrane bien.

Modelos tradicionales, no compañías tradicionales

El CEO de Generali, Santiago Villa, reconoció que el sector asegurador “no ha llegado bien al cliente, para ser justo”. Se ha enfocado mucho en el producto y el ajuste técnico y del asegurador se sabía el DNI y poco más, nada de sus necesidades o hábitos, manifestó. Indicó que los usuarios del seguro están recibiendo experiencias satisfactorias en otros sectores y demandan del seguro lo mismo. La transformación tiene que ser con los parámetros del nuevo cliente. Advirtió que estos cambios no tienen que ver ni por lo que se vende ni por el canal que se vende, puesto que no hay compañías tradicionales, hay modelos tradicionales, explicó.

Estos cambios se han notado en el mundo digital como puso de manifiesto Eugenio Yurrita, CEO de BBVA Seguros. En su entidad estos clientes han crecido un 11,7% en los últimos 6 meses, frente al 2,2% de los digitales básicos y el estancamiento de los no digitales. Considera que “aquí está la oportunidad” porque además estos clientes tienen más trato con el banco, tanto on-line como presencial; se relacionan 21 veces más. Otro dato significativo es que el 23,5% de las aportaciones a Planes de Pensiones de BBVA se hicieron a través de Internet en septiembre de este año frente al 17,2% de enero.

El ramo de Vida también tuvo espacio en este panel de transformación del sector. El CEO de AVIVA, Ignacio Izquierdo, reconoció que “se está complicando un poquito”. Indicó que la resolución final del matching adjusment se ha quedado un “poco justo y hace que pierda el atractivo de los productos”. Reivindicó un debate sereno y apartidista en cuanto a materia fiscal y de Pensiones y señaló que el problema de esto “no es la demografía y sí la longevidad”. Indicó que Solvencia II traerá complejidad al negocio pero también un valor añadido en la gestión y concluyó señalando que las ventajas competitivas de las compañías no estarán en la tecnología porque todo es “replicable y efímero”, llegarán por el conocimiento del cliente.

  Votar:  
Resultado:   1 voto