Viernes, 15 de diciembre de 2017

Grupo Aseguranza

inicio

Noticias de Seguros

10 de julio
15:08 2017
Compartir

El sueño al volante provocó más de 800 muertes entre 2011 y 2015

No hay estadísticas oficiales pero el sueño al volante está detrás de un gran número de accidentes de tráfico. En concreto, se estima que ha provocado unos 20.600 siniestros entre 2011 y 2015, lo que significa el 4,6% del total. Así se desprende del estudio "Influencia de la somnolencia en los accidentes de tráfico en España", realizado por Fundación Línea Directa en colaboración con Fesvial, para el que se han analizado los más de 442.000 accidentes registrados en ese periodo por la DGT. "Es un tema importante del que se ha investigado poco. De hecho, se desconoce su peso real en las cifras de accidentalidad porque es una causa subjetiva que no se incluye en los atestados de tráfico", explica Francisco Valencia, director general de la Fundación, quien añade: "Sus estadísticas se encuentran enmascaradas dentro de las distracciones, presentes en el 40% de los accidentes con víctimas".

No obstante, se observa que los siniestros causados por el sueño se están reduciendo ligeramente, pasando de 4.527 en 2011 a 3.682 en 2015. Sin duda, es una buena noticia pero todavía no es suficiente si nos atenemos a sus devastadoras consecuencias. En ese lustro, se estima que han perdido la vida más de 800 personas por este motivo y, además, 27.300 han resultado heridas (3.300 de gravedad). "Son accidentes críticos porque el conductor pierde la conciencia", precisa Valencia. 

La somnolencia duplica

el riesgo de morir tras

un accidente de tráfico

Fundación Línea Directa considera que la somnolencia duplica el riesgo de morir en caso de sufrir un accidente de tráfico. Según sus cálculos, el 3,9% de los siniestros provocados por el sueño deja al menos una víctima mortal; en cambio, este porcentaje se reduce al 1,9% en los accidentes convencionales. Este patrón se repite en relación a la lesividad ya que el 15,9% de los accidentes ocurridos por culpa del sueño deja tras de sí un herido grave, mientras que desciende hasta el 11,2% en los originados por otras causas. "Los impactos son más violentos porque el conductor no tiene tiempo de reacción", señala.

Se producen en vías interurbanas

Los hombres de 21 a 30 años son los conductores que más sufren estos accidentes y, en la mayoría de las ocasiones, tienen lugar en vías interurbanas llegando a salirse el vehículo de la vía y probándose que previamente no ha cometido ninguna infracción. "Simplemente se pierde el control por el sueño y esto suele ocurrir con mayor frecuencia en autovías y autopistas, donde es más fácil que predomine la monotonía", indica el director general de Fundación Línea Directa. La noche del sábado al domingo es cuando más accidentes de este tipo se producen y el peor mes es julio. "Influyen muchos factores, como el incremento de los desplazamientos vacacionales y el calor", detalla.

El estudio constata que la media nacional de accidentes por somnolencia se sitúa en el 0,016%, estando por encima Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura, Aragón y Baleares. "Las razones son que se tratan de zonas despobladas, con grandes autovías y mucho tráfico. Y en el caso de Baleares, se puede deber a que es un destino vacacional importante que cuenta con una gran oferta nocturna", subraya.

Los conductores no paran al sentir sueño

Para complementar este informe, Fundación Línea Directa ha entrevistado a 1.700 conductores para conocer el comportamiento de los españoles al volante. De este total, el 65% afirma que "ha sentido somnolencia alguna vez", de los cuales un 7,8% reconoce que lo ha sufrido "bastantes veces" y un 31,2% incluso confiesa "haber tenido microsueños (cabezadas)". Como consecuencia, un 3% ha tenido accidentes graves por este motivo y un 13,6% "ha estado a punto de sufrirlos".

Julio es el mes en el que

tienen lugar más siniestros

por culpa del sueño

Casi 8 de cada 10 encuestados son conscientes de los riesgos, equiparándolo con conducir bajo los efectos del alcohol, pero pocos toman medidas para evitarlo. Un 55,3% afirma que "fuerzan al máximo para seguir conduciendo" y un 6,1%, "no hacen nada". Los que más paran para descansar son los hombres de 45 a 54 años. Extrapolando estos resultados, la Fundación estima que casi 13 millones de conductores españoles no siguen las recomendaciones de descanso de la DGT y 10,8 millones no leen los prospectos de los medicamentos para comprobar sus efectos en la conducción. 

Para Francisco Valencia, no están surtiendo efecto las distintas campañas de sensibilización que se están llevando a cabo pero anima a la DGT a "continuar con ellas porque hay un problema generalizado". Así, insiste en que se haga hincapié en las siguientes recomendaciones: descansar cada 2 horas o 200 km, hacer pausas de al menos 20 minutos, ventilar el coche, no poner música relajante, evitar las comidas copiosas antes de la conducción y procurar no ponerse al volante entre las 3 y 5 de la madrugada y tampoco entre las 14 y las 16 horas, al ser las franjas más peligrosas.

  Votar:  
Resultado:   1 voto