Grupo Aseguranza

inicio
04 de julio
18:57 2011
Compartir

Sólo el 10% de las aseguradoras europeas suspende el segundo test de estrés

La segunda prueba de esfuerzo confirma la solidez del sector asegurador europeo y la capacidad con que cuenta para afrontar situaciones de estrés severo. Es la principal conclusión sobre los resultados de esa segunda prueba de resistencia que acaba de publicar la nueva Autoridad Europea de Supervisión de Seguros y Pensiones (Eiopa), de la que resalta que, en su conjunto, el análisis demuestra que las aseguradoras europeas cuentan con un importante superávit de solvencia de unos 425.000 millones de euros, que incluso se ha mantenido elevada en el escenario adverso y el escenario de inflación que contemplaba el test de resistencia (275.000 y 367.000 millones de euros, respectivamente).

Como muestra de la solidez mostrada por el sector, en el modelo intermedio utilizado en las pruebas sólo 13 compañías que han participado no superarían el peor escenario posible al no cumplir el requisito de capital mínimo, es decir, el 10% de las que participaron. Estas 13 aseguradoras y gestoras de fondos de pensiones necesitarían en caso de un deterioro grave de la situación económica 4.400 millones de euros.No obstante, el EIOPA califica al conjunto del sistema de “robusto”.

Las pruebas de estrés contemplan tres escenarios: Primero aplica situaciones de deterioro severo de la situación en los mercados. En el segundo, llamado adverso y donde suspenden las 13 aseguradoras, aplica un deterioro más severo en las principales variables macroeconómicas. El tercero, donde suspenden un 8% de entidades (10 grupos), las aseguradoras sufren un incremento de la inflación y de subidas de tipos. En este caso, las necesidades de capital de las suspendidas se reducen a 2.500 millones. Además, la Eiopa incluyó una prueba suplementaria para evaluar las exposiciones a la deuda soberana, en la que no estaba prevista una quiebra de Grecia. En este último caso, suspenden 6 entidades, un 5% del total.

El deterioro se traduce, según las condiciones de las pruebas, en un escenario de caídas en los precios de las acciones, en los tipos y en el mercado inmobiliario. También incluyen riesgos en los créditos, como aumentos de los diferenciales o del grado de inversión, y específicos para el seguro, como más pérdidas por catástrofes naturales. Este escenario es, junto al de la deuda soberana, donde peor lo pasan las aseguradoras.

Las primeras pruebas realizadas por la Eiopa fueron en 2010 con sólo 30 grupos. En esta ocasión, ha participado el 60% del sector europeo y el 50% de cada país, es decir, 221 aseguradoras, reaseguradoras y gestoras de fondos, agrupadas en 58 grupos y 71 empresas.

La directora general del CEA (Comité Europeo de Seguros), Michaela Koller, aclara que conviene "tener en cuenta que las pruebas de estrés se basan en un modelo intermedio (la quinta evaluación de impacto cuantitativo, el denominado QIS 5) del futuro régimen regulatorio de Solvencia II". Indica que "hubo una serie de fallos del modelo QIS 5 que la Comisión Europea ha abordado, incluyendo la calibración más equilibrada de ciertos requisitos", y agrega que "el CEA ha enviado y seguirá enviando comentarios técnicos a Eiopa y a la Comisión Europea para ultimar los detalles del régimen de Solvencia II".

  Votar:  
Resultado:   3 votos