El seguro está preparado ante una recesión que afectaría a sus ingresos y a negocios concretos

El sector asegurador no es catastrofista, pero tampoco inmune a lo que se viene encima. Ya se contempla el escenario de una desaceleración o recesión económica. Las aseguradoras están preparadas para una depresión que afectaría a los ramos más vinculados al consumo y al ahorro, mientras los mediadores miran de reojo lo que ocurrirá con sus ingresos.

No hay duda: la desaceleración se acentúa, con peores datos del empleo y el consumo en España y una incertidumbre global palpable. Desde hace meses en las proyecciones de las autoridades del ámbito económico se contempla ese cambio de ciclo sobre el que el sector asegurador ya está alerta porque, si se produce, se verá afectado. La mediación de seguros también, pero las lecciones de la última crisis están recientes y los profesionales se ven capaces de acomodarse una vez más a un incierto escenario. ¿El sector asegurador es más fuerte y está preparado para afrontar una desaceleración económica? ¿Qué ramos se verían más 'dañados'? ¿Qué ocurrirá con las comisiones?

Portavoces oficiales de Unespa confirman a la redacción de Grupo Aseguranza que el sector no se va a dejar doblegar: "El sector asegurador sabe hacer las cosas bien. Se ha enfrentado a recesiones en el pasado. La experiencia cercana demuestra que el seguro fue capaz de capear la durísima crisis de 2008-2014 con solvencia. Sin dar malas noticias. Esto no quiere decir que seamos inmunes a las dificultades económicas, pero si algo está claro es que no nos dejamos superar por las circunstancias".

De momento, el Banco de España ha cargado duro contra las previsiones de crecimiento económico para España. Este miércoles ha recortado la estimación de avance del PIB desde del 2,4% al 2% para este año; del 1,9% al 1,7% en 2020; y del 1,7% al 1,6% en 2021. Al margen del impacto por el nuevo cálculo del INE, las causas para esa bajada de las proyecciones se deben a los peores datos de empleo y consumo, a la inestabilidad política en nuestro país y a la incertidumbre internacional (menor crecimiento ya registrado, Brexit sin acuerdo o la tensión comercial entre EEUU y China).

La mediación, preparada

En todo caso, la llegada de una recesión supondría una situación similar a la vivida en anteriores crisis en el conjunto del sector: "En el seguro decimos que somos un sector anticíclico y así es. Solemos entrar en las recesiones algo más tarde que otras actividades económicas, nos impactan menos y, también, salimos de ellas de forma más gradual. Es la experiencia que tenemos del pasado y tiene cierta lógica", aseveran fuentes de Unespa.

Los mediadores no parecen tener temor pero son precavidos. Fuentes del Consejo General señalan a esta redacción que la situación "afectará sin duda", aunque precisan que "se hicieron los deberes y se hicieron bien. La mediación fue capaz de ajustarse a la caída de negocio y las lecciones aprendidas están todavía muy recientes y eso facilitará los ajustes que tengan que hacerse".

La información se incluye en el reportaje especial que publicará el próximo nº de la revista Aseguranza.