Las urgencias atienden cada año a más de 6.500 personas por quemaduras

Más de 6.500 personas acuden cada año a urgencias por quemaduras, de las cuales en torno a un 20% requieren ingreso hospitalario, según se extrae del informe 'Lesionados por quemaduras en España', presentado por Fundación Mapfre y la Asociación Española de Quemaduras y Traumatismo Eléctrico (Aeque). Este estudio recoge datos facilitados por el Ministerio de Sanidad, correspondientes al periodo 2011-2017, que han sido recopilados por primera vez con la ayuda de 7 Unidades de Referencia Nacional de Quemados Críticos.

En el periodo analizado, un total de 46.325 personas sufrieron quemaduras, que derivaron en 9.115 ingresos hospitalarios. Y el dato más negativo es que, en esos 7 años, fallecieron 414 personas, el 4,4% del total de ingresos hospitalarios por quemadura.

Las personas que son ingresadas por quemadura grave sufren una media de una intervención quirúrgica y una estancia hospitalaria de unos 13 días, cifras que según el informe van a disminuir debido a uso de la bromelaína, un nuevo tratamiento que está siendo muy efectivo para curar este tipo de heridas.

En adultos, la causa más frecuente de quemadura es la llama (53,1%), que provoca una lesión en el 16% del cuerpo y se origina principalmente en el hogar y en el centro de trabajo. También se producen por contacto eléctrico, uso inadecuado de productos químicos y superficies calientes. En menores, el motivo principal es la escaldadura, producida en su mayoría por líquidos calientes, que afectan a casi 7 de cada 10 niños con una edad media de 2,8 años.

"No dejar que los niños se acerquen a sartenes o cazuelas mientras estamos cocinado y no permitirles jugar con mecheros y líquidos inflamables", ha recomendado Jesús Monclús, director de Prevención y Seguridad Vial de Fundación Mapfre, quien se ha referido, además, a la importancia de extremar la precaución con ciertos productos químicos, como la sosa cáustica, "sustancia muy corrosiva que puede producir graves quemaduras".

Los hombres son los principales perjudicados hasta los 65 años, edad en la que comienza a afectar en mayor parte a las mujeres. Los ingresos hospitalarios por quemadura se han reducido un 80% durante los meses de confinamiento.