Willis Towers Watson anima a los inversores institucionales a apostar por China

Willis Towers Watson ha publicado dos documentos de análisis en los que se exponen las razones por las que, desde su punto de vista, los inversores institucionales deberían considerar la posibilidad de asignar mayor peso a la renta variable china dentro de sus carteras globales, con el fin de beneficiarse de las oportunidades a largo plazo que presenta ese mercado, así como equilibrar el riesgo global de sus inversiones.

Uno de los análisis muestra que los mercados de capital chinos ofrecen una elevada diversificación y una rentabilidad extra atractiva para los inversores a nivel mundial. Asimismo, pone de manifiesto por qué los inversores institucionales deberían considerar las acciones chinas como una inversión en renta variable diferenciada del resto. "Las tensiones geopolíticas y la retórica negativa están eclipsando los fundamentos del entorno empresarial en China", ha señalado David Cienfuegos, head of investments de Willis Towers Watson en España, que ha añadido: "Las tensiones entre EE.UU. y China, el movimiento hacia la desglobalización y las repercusiones de la actual pandemia del coronavirus están reduciendo el interés por China en las carteras de muchos inversores".

Por el contrario, para aquellos inversores globales con un horizonte de largo plazo, expone que estos factores refuerzan en realidad la necesidad de poseer más activos localizados en China, con el fin de aumentar la resiliencia de sus carteras en un mundo cambiante e incierto. "Las reformas de su mercado financiero no han cesado durante los últimos años, haciendo que China sea más atractiva y de más fácil acceso para los inversores globales. Si bien es cierto que algunas dificultades son inevitables, a largo plazo se espera que continúe la apertura de los mercados de capitales en China", ha especificado David Cienfuegos.

En la actualidad, según expone Willis Towers Watson, el peso de China en las carteras de los inversores extranjeros es bajo, especialmente si se compara con otros grandes mercados asiáticos como India, Japón o Corea. Esto se debe, en gran medida, a que los mercados de capitales chinos han sido históricamente de difícil acceso para la inversión externa. A pesar de los recientes progresos realizados por los responsables políticos en la apertura de los mercados nacionales, la media de asignación institucional a China es de aproximadamente el 5% de las carteras enfocadas al crecimiento. En cambio, el análisis de escenarios de Willis Towers Watson sugiere que los inversores deberían acumular una asignación de hasta el 20% de este tipo de activos en sus carteras globales en los próximos 10 años. El estudio tiene en cuenta el futuro papel de China en un nuevo orden geopolítico mundial, el impacto del desacoplamiento entre Estados Unidos y China, y la evolución de las cadenas de suministro mundiales.