Grupo Aseguranza

inicio

Noticias de Mediación

28 de junio
09:00 2017
Compartir

Fecor lamenta que la mayoría de sus planteamientos sobre la IDD no se hayan atendido

El trabajo de Fecor sobre la IDD para su análisis y la presentación de sus planteamientos ha sido "enorme, ingente", pero su presidente, Tomás Rivera, lamenta que la mayoría de sus propuestas no se hayan tenido en cuenta. En un nuevo encuentro de su Grupo de Apoyo, Fecor mostró su posición sobre el desarrollo de los trabajos y según Tomás Rivera, como toda obra humana "esta ley tiene luces y sombras y la directiva de distribución que la origina también". Entre las luces destacó que la DGSFP ha hecho un gran esfuerzo de transposición y ha generado una ley donde las cosas se entienden, y agradeció el trabajo que ha hecho el supervisor en esta materia.

La ley intenta proteger los intereses del consumidor y también recoger a todos los actores que participan en la distribución de seguros, "pero hay algunos casos en los que por una puerta los recoge y por otra los deja salir". En ese sentido se refirió en primer lugar al mediador de seguros complementario, "una figura que sigo sin entender. Estábamos tan a gustito teniendo agentes, corredores y colaboradores externos, y no entiendo qué pinta esta figura porque en primer lugar, banaliza el seguro en función del importe", afirmó el presidente de Fecor. Explicó que si el seguro que intermedia un mediador de seguros complementario está por debajo de 600 euros de prima, el mediador complementario queda fuera de la Ley de Distribución. Y cuestionó, ¿verdaderamente un seguro de 600 euros necesita menos asesoramiento que uno de 1.500 euros? En segundo lugar, se banaliza la profesión del mediador de seguros: "No he encontrado nunca la definición de médico complementario, ni de abogado complementario, ni de asesor fiscal complementario. Sí lo encuentro en la profesión de mediador de seguros, que es una profesión que requiere unos requisitos muy importantes de formación".

En cuanto al agente de seguros vinculado, es "otra figura que tampoco llegamos a entender, salvo si es una profesión que está pensada para los operadores de bancaseguros. Ya existe en la Ley de Mediación actual, pero ¿no era una buena ocasión en la ley nueva que se va a generar para regular esta figura de otra manera?" Tomás Rivera se preguntó por qué un agente de seguros, que en teoría es una figura exclusiva y dependiente de las aseguradoras, no es el representante del cliente, y que pueda trabajar con veinte compañías de seguros exactamente igual que un corredor. Con una diferencia: las cargas administrativas, las responsabilidades financieras, fiscales, de personal, van en contra del corredor siempre, "porque el agente al final es un brazo ejecutor de la compañía, no es independiente, pero sí disfruta de la ventaja de trabajar con veinte o veinticinco aseguradoras si ello le parece conveniente".

Oportunidad perdida en el cambio de posición mediadora

Sobre los cambios de posición mediadora, "entendíamos que era una buena ocasión para regular un hecho que se produce aproximadamente 800.000 veces al año. Y que en este momento está un poco al arbitrio de cómo las compañías lo quieran manejar". Tomás Rivera detalló que planteó esa cuestión en nombre de Fecor "pero me dijeron que la ley no era el sitio y que esto es un asunto privado entre tomadores y mediadores y por tanto las cosas estaban mejor como están en este momento, así que seguiremos perdiendo una oportunidad de regular un hecho como este que se produce tantas veces al año".

Otro de los aspectos mencionados es el de las cuentas separadas: "tres cuartos de lo mismo. Si nos parece muy bien, si muchos corredores ya tenemos cuentas separadas para los fondos que recibimos de los clientes, pero la directiva prevé que tengamos la garantía financiera que hoy tenemos en forma de póliza de caución, o las cuentas separadas, no exige tener las dos cosas. Aquí la 'o' se ha cambiado por la 'y' solo para los corredores, eso sí, para el resto de figuras no". Según Tomás Rivera, "lo hicimos saber y fuimos escuchados pero no correspondidos".

El presidente de Fecor también criticó el régimen sancionador ("¿os imagináis que una correduría de 500.000 euros en comisiones -o de 200.000- reciba una sanción de un millón de euros? Arruinaremos la correduría, la vida del corredor y lo peor de todo es que no podrá pagar nunca la multa"), pero sí mostró su satisfacción por los plazos de adaptación, ya que Fecor pidió que fueran doce meses "y hemos logrado seis, algo es algo y nos sentimos francamente satisfechos por haber obtenido un premio a todo este trabajo".

Operadores de bancaseguros

Tomás Rivera dejó para el final su valoración sobre los operadores de bancaseguros (OBS). Expresó que "no estamos de acuerdo con su figura ni con el hecho de que tenga una regulación especial y adaptada a sus necesidades. Porque entendemos que tampoco contribuye ni a la libertad del consumidor ni a su protección". Recordó que Fecor propuso que la figura del OBS no tuviese el contenido que tiene en la actualidad, "fue sin ninguna fe y como un recurso al pataleo. Porque entendemos que esta es una de las que menos contribuye a la protección y a la libertad del consumidor que la ley pretende conseguir".

De forma previa, Gonzalo Iturmendi, socio director del Bufete G. Iturmendi y Asociados, detalló los aspectos más relevantes del Anteproyecto de Ley de Distribución de Seguros. Advirtió que "al final tenemos que ser muy prácticos, porque va a ser nuestra herramienta de trabajo".

 

  Votar:  
Resultado:   1 voto