Así teletrabajan los directivos del sector: Juan González Herrero, presidente de Herrero Brigantina

Juan González Herrero, presidente de Herrero Brigantina, afronta esta situación de forma positiva. Su prioridad absoluta ha sido desde el comienzo de la crisis proteger a todos y cada uno de los trabajadores manteniendo todos los puestos de trabajo y buscando siempre su bienestar con medidas de motivación y acompañamiento.

Además, ha aprendido en estos días "que la vida nos puede cambiar a todos de un día para otro" y que "hay que delegar" para lograr dirigir una compañía desde la distancia.

Desde el punto de vista personal, ¿cómo es tu día a día de confinamiento?

No voy a decir que mi día a día es el mismo que con anterioridad al confinamiento porque no solo han cambiado las circunstancias laborales, sino también las personales, tengo dos hijas pequeñas y al ser mi mujer médico, en casa debemos de tener una especial prudencia. Dentro de todo esto procuro mantener intacta mi rutina de trabajo. Madrugo como lo venía haciendo hasta ahora, con la diferencia de que me puedo permitir ciertos lujos que antes no podía, como es el desayunar con mis hijas antes de comenzar mi jornada laboral, que por lo demás procuro que se desarrolle como venía siendo habitual. En fin, intento afrontar esta situación de una manera positiva centrándome más en las oportunidades que puedo sacar de esta situación para que me ayude a encarar la preocupación que se está viviendo ante este momento de crisis sanitaria y económica. 

"Para gestionar una compañía desde la distancia

hay que aprender a  delegar"

¿Qué es lo que más echas de menos durante el confinamiento?

Por supuesto el contacto con las personas.

¿Qué has aprendido de esta experiencia?

Una de las más importantes es que la vida nos puede cambiar a todos de un día para otro, ya sé que suena a obviedad, pero la vorágine del día a día en el que todos estamos inmersos deja poco espacio para la reflexión y esta crisis nos ha frenado a todos y nos ha hecho más conscientes de la fragilidad del ser humano, además de igualarnos a todos sin excepción.

Supongo que existirá algún tipo de dificultad (transformar la casa en tu oficina, alguna parte del trabajo que sea imposible efectuar...). ¿Qué es lo más complicado?

Sí, efectivamente, transformar tu casa en tu lugar de trabajo no es fácil, pero no diría que es lo más complicado, sin embargo, sí que es cierto que psicológicamente requiere un esfuerzo conseguir crear unas fronteras efectivas que permitan mantener un clima adecuado, separando lo profesional de lo personal.

Desde el punto de vista laboral, ¿cómo lo habéis enfocado?

El grupo ha puesto el foco en nuestro capital más importante, nuestros trabajadores, a los que hemos dotado de todos los medios para que esta situación les afecte lo menos posible, tanto desde el punto de vista de recursos laborales, que ya estaban implementados mediante la digitalización total de los procesos, como desde el punto de vista personal, buscando siempre el bienestar de estos, con medidas de motivación y acompañamiento en toda esta etapa.

Desde el primer momento nuestra prioridad ha sido proteger el puesto de trabajo, de esta manera, quiero enfatizar que en el grupo Herrero Brigantina hemos conservado a todos y cada uno de nuestros empleados. Y además les hemos dotado de las medidas higiénicas y de seguridad y salud necesarias para crear un entorno seguro de trabajo.

Es gratificante ver como todo este esfuerzo ha redundado en que la calidad de nuestro compromiso con el cliente no se haya visto comprometida en modo alguno, ya que nos ha permitido seguir ofreciéndole el mismo, si no mejor, servicio que hasta ahora.

¿Cómo se gestiona una compañía desde la distancia?

Ante esta nueva realidad, ser una organización digital nos ha permitido actuar de manera ágil y eficaz ante las directrices del estado de emergencia. Más que nunca ha cobrado fuerza la necesidad de delegar.

Una vez más, tengo que agradecer el apoyo y la confianza de todo el equipo directivo, que ha facilitado la toma de decisiones y la implementación de las mismas de una manera rápida y efectiva. 

"Intento afrontar esta situación

de una manera positiva

centrándome más en las oportunidades

que puedo sacar de esta situación"

¿Cómo es la coordinación con el equipo, con clientes, etc.? ¿Está funcionando bien el teletrabajo?

El teletrabajo es un modelo que ya se utilizaba en nuestra organización como modo de conciliación familiar y optimización en los desplazamientos. Una alternativa como medida adicional al contacto personal, tan necesario en un sector como el nuestro, si bien es verdad, que venimos detectando una tendencia cada vez mayor por parte del cliente a la adaptación a este sistema, que a partir de ahora será mucho más frecuente. Nuestro cliente siempre ha podido decidir cómo se comunica y relaciona con nosotros, y lo va a seguir haciendo.

Sobre el negocio, ¿tendrá algún impacto está situación en los resultados de la compañía a finales de año? Si así fuera, ¿habéis pensado ya en alguna medida para suavizarlo?

Es pronto para valorar el impacto real que va a tener en nuestra empresa. Estamos involucrados en centrar nuestros esfuerzos en cuidar y proteger a nuestros empleados y clientes de manera que sufran lo menos posible esta situación de crisis, sin olvidar la responsabilidad que como empresa tenemos ante la sociedad, que en nuestro caso se ha articulado en forma de donativos al sistema sanitario español.

Por último, tras esta experiencia forzosa que nos ha tocado, ¿crees que para el futuro el teletrabajo será una auténtica realidad?

Estamos adentrados en una realidad que va a implicar cambios muy sustanciales en la forma que tenemos de relacionarnos entre nosotros y con nuestro entorno. El teletrabajo se presenta como la alternativa más viable en el escenario que se está perfilando.