Los ataques contra las residencias privadas de ancianos por el Covid-19 llueven desde Europa

Desde el Consejo de Europa llueven las críticas contra las residencias privadas de ancianos, sobre todo por haber "favorecido durante mucho tiempo los beneficios a expensas de la calidad del servicio". Creen que la forma en que el Covid-19 se ha cebado en las personas mayores que se encontraban en la residencias se ha agravado por culpa de esa ecuación en la que lucro y calidad no se equiparan.

La comisaria de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Dunja Mijatovic, ha cargado contra los responsables de las residencias privadas europeas por primar el lucro a la calidad, cuya consecuencia ha sido que estuvieran "insuficientemente preparados y, muchos de ellos, carecieran de personal de manera crónica" cuando comenzó la crisis sanitaria, según recoge EuroEFE. Menciona que el personal de estos centros carecía de equipamientos de protección individual pese a estar "tan en primera línea como el personal hospitalario".

Las críticas de Dunja Mijatovic se endurecen por el hecho de que la vigilancia epidemiológica "dejó mucho que desear" y que las medidas de control contra el contagio "no fueron las adecuadas".

Abandonados a su suerte

La comisaria europea critica con dureza que en muchos países "la gestión de la crisis parece haber sido caótica y el personal de los centros estaban a menudo abandonados a su suerte", quienes además han tenido que hacer "esfuerzos heroicos para proteger a los pacientes, confinándose en el establecimiento y evitando los contactos con su propia familia". Y también los pacientes, sobre todo aquellos infectados "que fueron simplemente abandonados" en algunos países, entre ellos España.

En concreto apuntó a las acciones abiertas por la Fiscalía contra varios centros de mayores, como ha ocurrido en Italia, o las denuncias contra geriátricos en Francia.

Para Dunja Mijatovic, toda esta situación "plantea la duda legítima" de si las personas fallecidas en centros de mayores han recibido "toda la atención necesaria, que incluye cuidados curativos y paliativos para aliviar el sufrimiento".

Y deja una última crítica, o sorpresa: los informes de algunos Estados miembros por el hecho de personas contagiadas no hayan sido hospitalizadas debido que los hospitales y los servicios de urgencias estaban saturados.