El Banco de España pide transformar la riqueza inmobiliaria en productos para la jubilación

En España se dan en estos momentos las condiciones idóneas para que el sistema financiero –banca y aseguradoras- piense en la posibilidad de desarrollar productos responsables y competitivos que sean una opción para que las personas mayores puedan convertir parte de su riqueza menos líquida –normalmente activos inmobiliarios- en un activos líquidos con los que afrontar sus gastos cotidianos en el momento de la jubilación. Esta es una de las reflexiones  que hizo Oscar Arce, director general de Economía y Estadística del Banco de España, en su participación en la Jornada sobre Previsión Social organizada por EY y Mapfre.

En nuestro país el 80% de los mayores son propietarios de sus viviendas con lo cual es "buen momento para que el sector financiero sea creativo y proponga opciones a los mayores". Arce matizó con todo, que  cualquier esfuerzo que haga el sector financiero "debe hacerse bajo la premisa de ofrecer condiciones claras que hagan que esos productos sean atractivos y seguros para nuestros mayores".

El director general de Economía y Estadística del Banco de España reflexionó durante su intervención sobre el envejecimiento de la sociedad. Incidió en que el reto demográfico no solo afecta a nuestro sistema de pensiones, sino que va más allá afectando a distintos ámbitos.

En lo que a pensiones se refiere, señaló que "debemos aspirar colectivamente a garantizar la sostenibilidad financiera de las pensiones pero también su 'aceptabilidad' social'. Reconoció que el envejecimiento "es una cuestión muy seria" que requiere "medidas de calado y muy ambiciosas". En este sentido, pensando en una posible "solución" a largo plazo, "posiblemente sea necesario y deseable tocar varias palancas del sistema, modificar varios aspectos". "Estamos ante un reto muy importante, dijo, y no hay una fórmula mágica que nos vaya a resolver el problema en las próximas décadas". Así, pidió a los políticos que sean "lo suficientemente pragmáticos y creativos para abordar diversas soluciones".

Más allá de las pensiones, el envejecimiento afecta a otras dimensiones clave del funcionamiento de la economía. Por un lado, el envejecimiento va a afectar a la capacidad de innovación de nuestra economía. Hay ya cierta evidencia, aunque no es demasiado concluyente todavía de "que las sociedades envejecidas tienden a ser menos innovadoras y menos productivas", dijo. Afecta también a la participación laboral, al consumo, a la forma de ahorrar o a la política fiscal tanto directa como indirecta a través del IVA.

También afecta, señaló Arce, a la política monetaria del país. Empieza a haber un cierto consenso entre los expertos que dice que el envejecimiento es uno de los factores que dificulta en mayor medida la consecución de tasas de inflación más elevadas que las actuales. "Complica la vida de los Bancos Centrales". "En la medida en que hay más personas mayores y sube la tasa de ahorro esto tiende a reducir los tipos de interés naturales de la economía y los bancos centrales nos vamos a encontrar con tipos muy bajos", explicó. Los expertos en economía ya comienzan a poner de manifiesto el vínculo entre el envejecimiento por un lado y esa situación de crecimientos moderados, inflaciones muy bajas y tipos de interés persistentemente reducidos.  Y es que el envejecimiento condiciona todas las dimensiones de comportamiento macroeconómico.

Sobre la dinámica del mercado de trabajo, Oscar Arce concluyó que si bien son loables los esfuerzos de los analistas por decir que hay que mejorar el mercado de trabajo para hacer más sostenible el sistema de pensiones, está demostrado que no es suficiente. Hay que mejorar lo que sea posible del mercado de trabajo aumentado la participación laboral, la productividad, el capital humano… "porque eso es bueno para las pensiones y para los ciudadanos". Pero "me temo que la potencia de esa factor demográfico es tan elevada, que las ganancias que podamos tener mejorando el mercado de trabajo no van a ser suficientes para compensar el impacto del envejecimiento en el sistema". Con números explico que aumentado la tasa de empleo un 80% -hoy está en el 60%- , conseguiríamos mitigar solo la mitad del impacto que tiene el envejecimiento sobre el gasto en pensiones. Es importante pero no definitivo. "Hay que mejorar el mercado de trabajo pero no perdamos de vista que la demografía va a requerir ajustes adicionales".

También dejó la puerta abierta a alargar la permanencia de los mayores de 65 años en el mercado laboral siempre que se mejoren los incentivos porque aunque actualmente existe la opción "no está suficientemente incentivada".

Pilares en los que asentar las reformas

Aunque no es misión del Banco de España definir cuáles deben ser los ajustes que hay que llevar a cabo en el sistema de pensiones, Oscar Arce apuntó que por un lado hay que asegurar simultáneamente la sostenibilidad financiera y social del sistema. Hay que definir en primer lugar cuál es el grado de suficiencia o generosidad del sistema que queremos tener. "Esta es una cuestión que pertenece al ámbito de las puras preferencias sociales y que tenemos que decidir los españoles a través de nuestros representantes electos". Una vez definido hay que financiarlo con mecanismos automáticos a largo plazo que no varíen aunque varíen las circunstancias de la economía. "Sería deseable no reabrir discusiones políticas sobre cómo financiar las pensiones cada 2 o cada 5 años".

Por otro lado, el director general de Economía y Estadística cree que es el momento ideal para evaluar la posibilidad e buscar opciones "dentro y fuera del sistema". Considera indispensable que cualquier reforma "tiene que tener cierto carácter contributivo y tiene que ser un sistema más previsible y más transparente". "Hay que dar a los ciudadanos información clara y detallada sobre cuáles son sus obligaciones y derechos futuros para que con información clara, comprensible, detallada y oportuna puedan tomar sus decisiones".

Finalmente también abogó por la incorporación de las llamadas 'cuentas nocionales'. "No son la panacea que vayan a solucionar todos nuestros problemas", pero ayudan.