Caser ya es rentable para Helvetia

También la pandemia frenó un mayor contacto y hasta ahora los viajes de directivos entre Suiza y España no han podido realizarse con la fluidez de antes. El Grupo Helvetia completó en junio la compra de Caser, operación que había anunciado a principios del pasado año, y ahora Philipp Gmür, CEO del grupo, ha visitado la sede de Caser y en un encuentro con los medios ha valorado la adquisición de la aseguradora, con la que "estamos en otra liga".

Calificó como "un gran paso adelante" la compra de Caser e insistió en que Helvetia y Caser están en una posición de diversificación y en que "tenemos una cartera equilibrada entre Vida y No Vida", cuestión sobre la que afirmó que "a largo plazo, para una aseguradora como Helvetia es más beneficioso tener una buena diversificación entre Vida y No Vida". También valoró su experiencia en nichos.

Teniendo en cuenta que la compra de Caser rondó los 800 millones, que buscan un ROE del 10%, lo que supone unos 30 millones de francos suizos para accionistas, y que la operación se realizó con una ampliación de capital de 300 millones más un bono híbrido de 600 millones, el importe anual es de unos 52 millones. Su mensaje es que "Caser ya es rentable desde el principio".

Crecimiento en España

Para el grupo suizo, la compra de Caser ofrece cuentas estratégicas significativas, como segundo pilar del grupo, tras adquirir el 70% de la compañía y subir al 8º puesto en No Vida. Una entidad de la que Philipp Gmür resaltó que brinda grandes ventajas como su presencia en Salud y Asistencia "y también por los resultados", además de facilitar sinergias sobre una visión común de coberturas.

A finales de abril o principios de mayo Caser presentará sus resultados pero en todo caso el CEO del grupo remarcó sus "sólidos acuerdos de bancaseguros. Y que tiene un balance muy robusto, Caser ha cumplido con lo que había prometido en el proceso de due dilligence".

El directivo recalcó el interés por seguir creciendo en el mercado español también mediante nuevos productos que aporten soluciones aseguradoras a los clientes. Entre los que el grupo pondrá el foco están los unit linked especialmente. Y en No Vida, apuntó que durante la pandemia se han visto las carencias en ciertas coberturas y citó que por ejemplo en España no se cubre la pandemia, sobre lo que observó que "como sector tenemos que buscar soluciones". También mencionó seguros en los que el grupo está involucrado en otros países, como los ciberriesgos, e incluso se refirió a terremotos, donde cuentan con cobertura en Suiza o el norte de Italia, "en España hay buena cobertura para inundaciones pero no para terremotos".

Lo que sí dejó claro es que la diferencia de un mercado a otro en los que opera hace que se pueda estudiar la posible exportación de un modelo, pero no de un producto concreto. Como ejemplo citó Smile, la startup que ha evolucionado hasta convertirse en compañía digital, pero "cada mercado tiene sus aspectos específicos, aquí Caser tiene su modelo".

Como ya habían anticipado a lo largo del último año, no hay planes previstos para tocar las marcas Helvetia y Caser. Esta última está "firmemente arraigada en el negocio de bancaseguros y así va a seguir", dijo.

Tampoco el grupo tiene planteamientos actuales para acometer nuevas operaciones en nuestro mercado, "en este momento vamos a consolidar la compra en España" y como es lógico si surgiera una nueva oportunidad la analizaría. Los mercados más interesantes para Helvetia son el alemán y el español, que aporta una quinta parte de los ingresos por primas del grupo.

Precisamente, sobre el mercado español afirmó que "el sector asegurador ha demostrado ser muy resistente a diferencia del bancario, donde el Gobierno tuvo que rescatar alguna entidad". También señaló que tiene un balance potente, "es muy resistente, no vemos tantas fusiones como en el sector bancario".

De hecho, apuntó que a largo plazo observan un amplio potencial de crecimiento. Teniendo en cuenta, por ejemplo, que la situación de la Seguridad Social implicará que las personas se vean obligadas a ahorrar a largo plazo, lo que va a ayudar a vender nuevos productos. Y al tiempo, la pandemia ha mostrado a los clientes que "vivimos en un mundo vulnerable. Y si tenemos el producto correcto, podremos venderles más y más".