Coche autónomo: cámaras que mejoran al ojo humano

La ciudad alemana de Berlín dará un paso más en el banco de pruebas que están suponiendo los coches autónomos y en su paso gradual para llegar, algún día, a sustituir a los humanos al volante. En pleno centro de la capital germana y durante un tramo de 3,6 kilómetros se hará un auténtico laboratorio de pruebas. Lo destacable en esta iniciativa es que se prueba un vehículo en el meollo de tráfico de una gran ciudad con tráfico real, un avance a todo lo realizado hasta ahora.

Estas pruebas incluirán una cámara que busca mejorar la conducción del hombre. Harald Kröger, miembro del Consejo de Administración de Bosch, ha afirmado que "queremos que los coches sean mejores conductores que las personas y, de este modo, aumentar la seguridad vial. En otras palabras, la tecnología tiene que funcionar de forma más fiable que las personas".

Este deseo supone un gran reto, en especial en todo lo que tiene relación con la detección del entorno. Afirma la compañía que sólo si sabe exactamente, y en todo momento, lo que está sucediendo a su alrededor, un vehículo automatizado puede elegir la estrategia de conducción correcta y, sobre todo, segura. Bosch utiliza varias tecnologías para controlar el entorno, incluyendo ultrasonidos, radar y vídeo.

De todas las innovaciones, las cámaras son lo que más se acerca al ojo humano, por lo que su valor es incalculable para la conducción automatizada. Bosch afirma que ha logrado llevar la tecnologái de las cámaras para automoiviles "a un nuevo nivel": la nueva cámara, que se estrenará en los vehículos este mismo año, es la combinación de su exclusivo enfoque multitrayecto y la inteligencia artificial para el reconocimiento de objetos.

Este reportaje se puede leer en la revista de octubre de Aseguranza junto a otras informaciones como un análisis sobre el reaseguro nacional e internacional, o los seguros de Caución y de Crédito.