Un abogado y sus aseguradoras pagarán una de las mayores indemnizaciones por RC Profesional

Un abogado de Madrid ha sido condenado a pagar una indemnización millonaria, una de las mayores conocidas hasta el momento por Responsabilidad Civil Profesional. Los clientes perjudicados demandaron al letrado por causas como presentaciones fuera de plazo, pérdida de oportunidad e incluso malos consejos a los clientes. La sentencia sorprende por su elevada condena, atendiendo al alto daño patrimonial causado a los afectados.

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado al abogado y a sus aseguradoras con las que tenía contratada la RC Profesional a ese pago millonario que asciende a 2,78 millones de euros, más otros 900.000 euros, además de los intereses moratorios. La información recogida por Noticias Jurídicas señala que la causa parte de una clienta demandante, afectada junto a otras personas por un expediente expropiatorio derivado de la aprobación de un Proyecto de Plan Parcial del Ayuntamiento de Madrid. El abogado condenado fue contratado por la asociación de afectados para defender sus intereses.

Según esa información, la asociación encomendó "la interposición de recursos contencioso administrativo contra la fijación de justiprecio, y tras la recepción de dos sentencias desestimatorias dictadas por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, el abogado, en reunión celebrada con los afectados, transmitió su opinión sobre las escasas posibilidades de éxito en caso de recurrirse en casación". Por ese motivo, debido a que tuviesen que abonar elevadas cuantías si eran condenados en costas, se decidió que cada propietario interpusiera individualmente el recurso de casación. El letrado recibió la sentencia de la cliente afectada y se la comunicó al procurador, pero no a la interesada (ni a sus hijas con quien hablaba al ser la demandante persona de avanzada edad), la existencia de la resolución desestimatoria, cuando el plazo para interponer casación vencía el 8 de enero de 2015, prosigue Noticias Jurídicas.

Una de las hijas de la afectada contactó con el abogado y le comunicó que algunos propietarios estaban interesados en recurrir en casación. Pero tras intentos de comunicarse, el abogado respondió que el plazo había vencido. La interesada reclamó contra el letrado e interpuso denuncia ante el ICAM por su actuación.

Negligencia

La Sala considera acreditado que el letrado no comunicó a la interesada ni a la Presidenta de la Asociación la sentencia dictada en el proceso contencioso administrativo. "Por otra parte recalca que la decisión o no de recurrir en casación una sentencia desfavorable solo compete al titular del derecho, y ni siquiera cuando litigan varios a la vez, es un asunto que se deba decidir por mayoría", informa NJ.

Además, rechaza como argumento para minorar la indemnización que el propio letrado desaconsejara interponer la casación por el riesgo de desestimación con costas. Pero la Audiencia incide en que no se le demanda por tal consejo, sino por la imposibilidad de poder recurrir al haber vencido el plazo para ello, perdiendo la oportunidad de recurrir la sentencia desfavorable. La Audiencia Provincial de Madrid cree que existe en este caso un daño patrimonial, y lo fija en la diferencia entre lo obtenido y lo que se esperaba recibir por estimación de la casación.

Otro punto relevante que señala es que si se hubiera interpuesto recurso de casación ante el Tribunal Supremo, "las probabilidades de prosperar eran altísimas, e incluso prácticamente seguras. Señala por tanto que ha existido un daño patrimonial evidente, consistente en lo que había solicitado: la diferencia entre lo realmente percibido y lo que hubiera obtenido de haber podido presentar casación".

Finalmente, la Sala estima el recurso de apelación y condena solidariamente a las aseguradoras demandadas y al letrado a pagar un total de 3.658.980,06 euros, en concepto de indemnización por los daños y perjuicios causados.