La crisis se lleva por delante los resultados de la banca, pero el seguro salva sus cuentas

La crisis toca a todos los sectores y el bancario no se escapa. Los beneficios se han resentido especialmente en el tercer trimestre pero la actividad aseguradora ha venido al rescate, ha salvado la cara a los resultados de la banca cuando los efectos de la crisis por la pandemia y las dotaciones de provisiones han sido la tónica.

Si se observan al detalle los resultados bancarios no hay duda de que su interés por impulsar el negocio asegurador está justificado. Incluso se estima que al cierre de este ejercicio y los próximos el negocio asegurador aporte hasta un tercio de los resultados de la banca.

El Santander, cerró el tercer trimestre del año con unas pérdidas de 9.048 millones de euros, consecuencia de los ajustes de fondo de comercio y activos fiscales en el trimestre anterior y también debido a las mayores provisiones relacionadas con el coronavirus. En seguros, el volumen de primas brutas emitidas hasta septiembre fue de 5.800 millones de euros, un 8% menos que un año antes, "al haberse visto afectado por la menor actividad crediticia y de ahorro debida a la crisis". Pero a pesar de esa menor actividad, el beneficio atribuido hasta septiembre por el negocio de seguros ascendió a 221 millones de euros, un 3% más. La contribución total al beneficio (incluyendo comisiones cedidas) ha sido de 889 millones de euros. En su comunicación de resultados el Santander avanzó que espera un crecimiento en determinadas partidas y confía en sus actividades de banca de inversión y seguros "como elementos clave para el crecimiento de los ingresos por comisiones".

En el caso de Liberbank, ha incrementado ligeramente su negocio asegurador al cierre del tercer trimestre de 2019, facturando un volumen de primas que asciende a 128 millones de euros, 3 millones más que en el mismo periodo del ejercicio anterior. Del total, 50 millones corresponden a Vida; 36, a Hogar; y los 42 millones restantes, a otros ramos. En conjunto, Liberbank ha obtenido un beneficio neto de 59 millones de euros en los primeros nueves meses del año, lo que significa un 39% menos que en 2019, tras destinar 177 millones a saneamientos.

También Bankinter presentó sus resultados hasta septiembre con una caída del beneficio neto del 50,5%, que se situó en 220,1 millones de euros. Las provisiones dotadas para prevenir el cambio del escenario macroeconómico y el impacto por el coronavirus. Como particularidad, este año Línea Directa Aseguradora ha presentado sus resultados de forma desagregada de la actividad bancaria de Bankinter y, como informamos hace una semana, la aseguradora alcanzó un beneficio neto de 100 millones de euros, un 22% más que en el mismo periodo de 2019.

Para CaixaBank el tercer trimestre ha supuesto recuperar los niveles previos a la crisis en lo que se refiere a su actividad aseguradora. La suma de suscripciones netas de seguros y activos bajo gestión ha ascendido a 686 millones de euros, un 15,49% más sobre el mismo periodo del ejercicio anterior. Este dato corresponde exclusivamente al Grupo CaixaBank, sin tener en cuenta la aportación de BPI Bancaseguro. También ha incrementado el número de sus pólizas MyBox (Seguros Generales y Vida Riesgo), pasando de 74.300 en 2019 a 108.200 en la actualidad. Igualmente, ha aumentado un 1% los recursos de los clientes gestionados mediante seguros de Vida Ahorro. Si bien, el patrimonio gestionado en Planes de Pensiones ha alcanzado los 33.662 millones de euros, una caída del 0,2%. Y como le ha sucedido a otras entidades bancarias, en conjunto el Grupo CaixaBank ha obtenido en los nueve primeros meses del año un beneficio atribuido de 726 millones de euros, un 42,6% menos respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

Otra entidad que ha crecido en nueva producción de seguros es Bankia, con un avance del 26,8%. Mientras, los activos gestionados y comercializados de Planes de Pensiones crecieron un 8,3 sobre el tercer trimestre. Y Bankia es otra de las entidades que han visto caer sus resultados, en concreto un 68,8% menos que hace un año, tras obtener un beneficio neto de 180 millones de euros.

Por seguir con más ejemplos, Ibercaja cerró los nueve primeros meses del año con un beneficio neto de 98,7 millones de euros, un 7,9% más que en el mismo plazo del pasado ejercicio. Aclara que supone un 32% menos sin el efecto extraordinario de la renovación de su acuerdo de bancaseguros con Caser. La entidad destaca el avance hasta el 5º puesto del ranking nacional por saldo gestionado de activos y seguros de Vida, que asciende a 27.978 millones de euros y suma 107 millones de euros más que al cierre de 2019, un 0,4% más.

En general, la crisis y las dotaciones de provisiones han puesto en problemas a los bancos, que una vez más se han apoyado en el negocio de seguros para salvar las cuentas. Lo explicó AFI un reciente informe sobre el secreto del interés en la bancaseguros: en 2019 la contribución directa del sector seguros a la banca (solo por el resultado de sus participaciones aseguradoras) fue del 25%. "En términos efectivos, dicho porcentaje constituye un suelo, puesto que además ha de tenerse en cuenta el margen asociado a los ingresos por comisiones que proporciona la distribución comercial de los seguros que se realiza desde la propia red bancaria. Considerando adicionalmente esta contribución indirecta, en torno a un tercio de los resultados de la banca por su actividad doméstica es atribuible a su negocio asegurador", detallaba AFI.

A la vista de la evolución de la actividad bancaria en lo que llevamos de año, la previsión es que esa contribución sea muy superior en este ejercicio y en los siguientes, en los que los resultados bancarios vendrán lastrados por elevadas provisiones crediticias como consecuencia de los efectos económicos negativos de la pandemia.