Los datos de los coches autónomos, ¿son propiedad del usuario o del fabricante?

La irrupción de los vehículos conectados, autónomos y los nuevos de movilidad personal –segway, patinetes, bicicletas eléctricas…– están provocando numerosos quebraderos de cabeza en el sector asegurador. Es obvio que el seguro se enfrenta a una realidad desconocida hasta ahora, pero no todo son desafíos y retos. También se abren un sinfín de oportunidades gracias, sobre todo, a la ingente cantidad de información que generan estos vehículos y que puede servir para perfeccionar el sector. Pero antes hay que dilucidar una polémica que ha llegado hasta la UE: ¿A quién pertenecen los datos de telemetría y, por tanto, quién puede utilizarlos?

En octubre de 2018, la Comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo puso sobre la mesa un interesante debate. Se preguntó si los datos de telemetría que generan automáticamente los vehículos conectados (y más tarde harán los autónomos) se pueden considerar un trabajo creativo y, entonces, estar protegidos por derechos de autor. A priori, todo apuntaba a que los expertos dirían que no. Pero, tras una votación, saltó la sorpresa. Esta decisión todavía no es vinculante pero se inicia un camino peligroso ya que, de aprobarse definitivamente, esto quiere decir que los fabricantes de automóviles podrían retener todos los datos y utilizarlos exclusivamente a su favor. "Hay que aclarar cuanto antes de quién es la propiedad de los datos. Es discutible que sea del fabricante porque, al adquirir el coche, el usuario está pagando la tecnología y entonces debería decidir a quién se los cede, si al mismo fabricante, a su aseguradora…", precisó Enrique Zapico, responsable del Departamento de Electromecánica de Cesvimap, durante el debate celebrado en la sede de la Fundación de Estudios Financieros (FEF) a raíz de la presentación de su último documento de trabajo que versa los nuevos retos del sector del automóvil.

Y ese "cuanto antes" adquiere una gran relevancia ya que esta información es vital, por ejemplo, para analizar factores de riesgo y mejorar así la seguridad vial. Y, obviamente, es un aspecto clave para las aseguradoras ya que, con estos datos, podrían ofrecer pólizas personalizadas. "Si todos los coches pudieran ser conectados y todos los conductores quisieran facilitar sus datos al seguro, se podrían ofrecer precios más ajustados", explica Zapico, aunque lamenta la posición que mantienen los fabricantes: "El escenario ideal sería que la conectividad viniese ya con el coche, pero el sector del automóvil es duro de roer". E insiste: "Es que la información buena es la que viene directamente del coche, no de un smartphone o de otros dispositivos".

Se venderán más seguros con los vehículos autónomos

Enrique Zapico cree que el sector asegurador no tiene que temer tanto la llegada de los vehículos autónomos y recomienda a las compañías que empiecen a verlo como una ventaja: "Surgirán muchas oportunidades para el seguro ya que habrá muchos responsables, como fabricantes, programadores… Así que, si antes vendíamos un seguro, luego venderemos dos". Si bien, advierte de que aún hay tiempo para prepararse: "No habrá grandes cambios para el seguro hasta que el vehículo sea completamente autónomo".

En estos momentos, se está desarrollando el nivel 3, conocido como el de automatización condicionada porque el conductor seguirá siendo imprescindible al volante. Se prevé que, en 2020, algunos vehículos ya tendrán implantada la tecnología para ese nivel. El 5 es el de la autonomía plena y algunas voces hablan que podría estar a partir del año 2030.

No obstante, reconoce que lógicamente el sector se enfrentará a importantes retos, como establecer quién es el responsable de un accidente de tráfico con un vehículo autónomo implicado. Pero confía en la tecnología: "Surgirá la necesidad de contar con una caja negra en estos vehículos para saber quién tenía el control en el momento del accidente, si el conductor o estaba totalmente en modo autónomo, por lo que la responsabilidad recaería en el fabricante, por ejemplo. Tendrá que quedar registrado el nivel de autonomía en el que estaba el vehículo".

Seguros obligatorios para patinetes

La futura Directiva del Seguro de Automóviles deja fuera de su ámbito de aplicación a los vehículos de movilidad personal, como patinetes y bicicletas eléctricas. Pero concede a los Estados miembros la posibilidad de obligar a los usuarios de estos nuevos medios de transporte a contratar un seguro de RC.

El seguro español quiere que así sea en el futuro. "Abogamos por un seguro de RC obligatorio por si la víctima es un peatón y el culpable del accidente, el dueño del patinete, se declara insolvente y la víctima quedaría entonces sin protección", señala Jorge Fernández, director de Motor y Personal Lines de Generali. El problema es que la competencia para legislar en esta materia recae en los Ayuntamientos. "Es importante que haya una homogeneización porque hay muchos municipios que todavía no han regulado esta cuestión y esto genera incertidumbre en el seguro", recalca. Pilar González de Frutos, presidenta de Unespa, recuerda que ya "se lo han pedido a la Federación Española de Municipios y Provincias". Y añade: "La DGT también ha hablado de armonizar medidas".

Además, el seguro reclama a los legisladores que obliguen a los usuarios de patinetes eléctricos a llevar casco. "Si el conductor de un ciclomotor y bicicleta tiene que llevar casco de manera obligatoria, ¿por qué no los de los patinetes?", reflexiona Enrique Zapico. Y Ana García Barona, subdirectora de Regulación de la DGSFP, da un paso más y pide que se den clases de seguridad vial en los colegios: "Nos queda un mundo por explorar y se debería hacer mucho hincapié en formación ciudadana sobre el uso de estos vehículos y sobre seguridad vial. Y habría que adoptar más medidas preventivas, como el uso siempre del casco".

Fuente: Waymo