El Deber de Protección de las empresas está en el centro de los planes de resiliencia organizativa

La pandemia ha obligado a muchas empresas a dar lo mejor de sí. Una de ellas es International SOS, compañía de asistencia médica y de seguridad, que ha visto como su actividad se ha incrementado de forma exponencial en estos meses.

Santiago Álvarez de Toledo, country manager para España y Portugal de la compañía desde el pasado septiembre, cree que la clave del éxito está en anticiparse a la evolución de la pandemia y en crear nuevos productos y servicios que ayuden cuanto antes a retomar los viajes internacionales. Entre otras cosas, de la crisis hemos aprendido, dice,  que "los clientes que no tenían seguro de Viaje van a considerarlo, y aquellos que los tienen ven la necesidad de complementarlo". 

Casi un año de pandemia ¿Cómo ha afectado a la compañía?

Francamente, ha sido uno de los períodos de más actividad que haya conocido en la empresa. Ha sido un período de adaptación, de dedicación plena a solventar las necesidades de los clientes y de innovación Siendo una empresa de asistencia médica y de seguridad, teníamos que estar anticipando en todo momento la evolución de la pandemia para poder apoyar a nuestros clientes. Por ejemplo, en la fase inicial nuestros expertos médicos ponían en marcha en las empresas planes de prevención específicos para el Covid-19; con las restricciones al viaje tuvimos que realizar evacuaciones de más de 2.000 viajeros y expatriados bloqueados en distintos países en vuelos chárter (incluso con el A-380), y más de 630 evacuaciones médicas en aviones ambulancia. En fases recientes, hemos utilizado nuestra red global de 90.000 proveedores mundiales para que nuestros clientes puedan realizar tests PCR en sitios tan distantes como Arequipa o Conakry. Actualmente estamos asesorando a las empresas sobre el retorno a las operaciones internacionales, en definir una política de vacunación y también estamos lanzando un pasaporte sanitario reconocido a nivel mundial, AOK Pass, para ayudar a retomar los viajes internacionales.

Una vez que retomen los viajes y con la experiencia de esta crisis ¿Crees que por fin el cliente será consciente de la necesidad de un seguro de Viaje?

Creo que los clientes que no tenían seguro de Viaje van a considerarlo, y aquellos que los tienen ven la necesidad de complementarlo para tener un plan de continuidad más robusto para apoyar sus operaciones internacionales. Los corredores de seguros juegan un papel fundamental como consultores, presentando soluciones más allá de los seguros que apoyen esta necesidad. Nosotros somos una empresa de asistencia que se complementa perfectamente con los seguros de Viaje de por ejemplo nuestro anterior socio en España, SOS Seguros y Reaseguros, dando apoyo a la gerencia y sus empleados ante situaciones de riesgo sanitario y de seguridad. De los 10.000 empleados de International SOS a nivel mundial, 5.200 son sanitarios y 3.200 especialistas en seguridad. Ayudamos a la empresa a prevenir siniestros con el establecimiento de políticas de viaje, con la realización de chequeos médicos antes de un desplazamiento y con actividades de formación médica y de seguridad. De haber una incidencia médica o de seguridad, como pueda ser un golpe de estado o una enfermedad sobrevenida, nuestros equipos ayudan a los gestores a gestionar la crisis al mismo tiempo que dan asistencia al empleado desplazado en el extranjero.

¿Qué crees que es lo más positivo que hemos aprendido como sociedad de esta crisis sanitaria?  ¿Y qué es lo que nunca podría volver a repetirse?

Una pandemia de esta magnitud está suponiendo un gran reto para todos, pero creo que la sociedad está aprendiendo a poner en valor y priorizar la salud y la seguridad por encima de otros factores más secundarios. Las organizaciones también han priorizado estos aspectos. El Deber de Protección está dejando de ser un concepto teórico con un cumplimiento parcial para estar en el centro de los planes de resiliencia organizativa. Cuando las empresas retomemos los viajes y la actividad internacional, tenemos que poner los medios para poder garantizar la seguridad y salud de nuestros empleados. Desde el punto de vista puramente económico, una buena política de seguridad de la empresa, que se implemente en la práctica, facilita los desplazamientos más seguros, lo que aumenta las ventas de la empresa y contribuye al crecimiento de la economía del país. 

 

Concretamente el sector asegurador, ¿qué ha aprendido para prepararse ante nuevas situaciones extraordinarias como la vivida este año?

El sector asegurador se ha adaptado a las circunstancias y las necesidades de los clientes razonablemente bien. Los corredores de seguros han hecho valer su condición de consultores de riesgo de las empresas y posicionado servicios apropiados a las necesidades de la pandemia. En este sentido, hemos aumentado nuestra colaboración con ellos. 

"Con las restricciones al viaje

tuvimos que realizar evacuaciones de más de 2.000 viajeros y expatriados

bloqueados en distintos países en vuelos chárter y más de 630 evacuaciones

médicas en aviones ambulancia"

De cara a la recuperación de los viajes de negocios, ¿qué futuro espera?

Es difícil hacer previsiones sobre cuándo llegará una recuperación general. Hay muchas variables como las políticas de entrada de pasajeros de cada país que, a su vez, dependen de factores sanitarios, como la Incidencia Acumulada en los países de origen y destino y el ritmo de vacunación que están llevando a cabo. Pero dar una respuesta concreta a las empresas, hemos creado un indicador de vacunación que contiene información detallada de las políticas, distribución y grado de vacunación de cada país. Este indicador ayudará a las empresas a enfocar su actividad comercial en aquellos países en una tendencia positiva y a adaptar sus políticas de viaje, diferenciando entre países de más o menos riesgo, para obtener una ventaja competitiva.

En cualquier caso, también esperamos que iniciativas como el pasaporte sanitario ICC AOKPass que hemos desarrollado junto con la Cámara Internacional de Comercio ayuden a las organizaciones y empresas a retomar su actividad de viajes de negocio paulatinamente. Por el momento -y a diferencia de otros pasaportes sanitarios- ya está en activo. De hecho, la ciudad de Girona ha decidido incorporarlo como parte de un programa piloto en el que se digitalizarán los resultados de los tests de antígenos para el Covid-19 y que servirá para garantizar el acceso a eventos de negocios, entre otros muchos espacios.