Decesos se dispara en 2019 pero no despeja las nubes sobre su cuenta técnica

Decesos sigue jugando en otra liga. Ya en plena crisis económica, el ramo creció en primas, asegurados y pólizas. Pero ahora, con las aguas menos revueltas –aunque se anuncian tempestades–, ha soltado lastre para volar más alto. Y es que, hasta agosto de 2019, su volumen de primas se ha incrementado nada menos que un 5,3%, lo que significa 1,3 puntos porcentuales más que en 2018 y casi medio punto por encima a lo registrado en 2017. "Decesos acude a su cita con el crecimiento", acentúa Pablo Jiménez, responsable de Proyectos del Área de Investigación de ICEA y encargado de presentar datos actualizados de este negocio durante la jornada que esta asociación dedica anualmente a este ramo. "Decesos goza de buena salud y lo mejor es que todavía tiene margen de crecimiento", añade Andrés Romero, presidente de la Comisión de Decesos de Unespa y director general de Santalucía.

En lo que va de año, Decesos

ha registrado su segundo mejor

ratio combinado desde 2011

De momento, y de seguir así, 2019 puede convertirse en uno de los mejores ejercicios para Decesos de los últimos 8 años, solo superado por los de 2012 y 2014, cuando el ramo creció en torno a un 7% y un 6%, respectivamente. Y, como pasó entonces, en los 8 primeros meses de este año también ha despuntado por encima del crecimiento medio del ramo, que se sitúa en el 4%. "En la última década, Decesos mantiene una estabilidad; excepto en 2016, cuando creció menos de un 1%. Pero siempre aumenta por encima de No Vida y de la recaudación total del sector, por lo que demuestra así su fortaleza", precisa Pablo Jiménez, que insiste: "Sin duda, Decesos es uno de los pilares de No Vida".   

Pero las buenas noticias no acaban aquí. En 2019, Decesos continúa siendo uno de los ramos más rentables del sector. Al cierre del primer semestre, su ratio combinado se sitúa en el 73,8%, mejorando en 2 décimas el ratio registrado a finales del año pasado y logrando su segundo mejor ratio combinado desde 2011. "Es más que aceptable", enfatiza el responsable de ICEA. Principalmente, se ha conseguido por el descenso de la siniestralidad ya que, en relación al mismo periodo de 2018, se ha reducido casi 2 puntos hasta alcanzar una tasa del 43,2%. Por el contrario, la tasa de gastos se mantiene estable, alrededor del 30%. "En los últimos años se ha hecho un gran esfuerzo en gastos, pero ya se está observando cierto agotamiento de la rentabilidad por esta vía", explica Pablo Jiménez.

El resultado técnico puro, en negativo

Si bien, en la evolución del ramo de Decesos se está produciendo un contratiempo: el deterioro de la cuenta técnica. En junio de 2019, el resultado de la cuenta técnica de Decesos marcaba un 6,4%, que se traduce en 1,1 puntos peor que en 2018 y nada menos que 11,5 puntos por debajo que en 2011, cuando se elevaba al 17,9%. "Aunque la cuenta técnica está cayendo, sigue siendo muy atractiva para el sector porque permanece por encima del 6%", indica Pablo Jiménez.

Y este decrecimiento de la cuenta técnica se debe principalmente a que el rendimiento técnico puro ha caído abruptamente, no así el financiero que aumenta ligeramente respecto a los 2 últimos ejercicios. "El componente más técnico tiene cada vez menos peso. De hecho, en agosto de 2019 está en términos negativos. Por lo que, al final, todo lo sustenta el componente financiero del negocio", argumenta el responsable de Proyectos de ICEA, que ofrece un dato preocupante: "A 30 de junio de 2019, un 38% de las compañías que nos han facilitado datos presentaban un resultado puro negativo, más que en años anteriores". Y, efectivamente, en 2018 eran el 34% de las aseguradoras, y en 2017 un 27%.

Desde la izquierda: Pablo Jiménez, responsable de Proyectos del Área de Investigación de ICEA; Juan Carlos Araque, subdirector general de Inspección de la DGSFP; Javier Fernández, socio director de Ideas; y Susana Donaire, directora actuarial de Ideas