La DGSFP tendrá ya en cuenta aspectos de las nuevas tablas biométricas en el cierre de 2019

Se acerca el cierre del ejercicio 2019 y la revisión de las tablas biométricas aún no ha concluido, aunque ya está en su fase final. No obstante, la DGSFP ya va a tener en cuenta algunos de los aspectos fijados a la hora de ejercer su actividad supervisora. Por tanto, para evitar sorpresas, ha publicado en su página web un amplio comunicado con el objetivo de "clarificar los criterios que, a estos efectos, se consideran relevantes en la formulación de las cuentas anuales de las entidades aseguradoras en el citado cierre". Principalmente, en lo referente a la determinación de la situación financiera, la solvencia, las acciones de buen gobierno y la transparencia.

La DGSFP ya ha puesto a disposición del sector asegurador las nuevas tablas biométricas, una vez analizados los resultados del estudio de impacto que se ha llevado a cabo con anterioridad y que incluyen datos proporcionados por las propias aseguradoras. Pero, de momento, no van a entrar en vigor en su totalidad.

Para el cierre del ejercicio 2019, y en relación a la formulación de las cuentas anuales, la DGSFP precisa que "en todo caso las entidades deberán tener en cuenta el principio contable de prudencia". Y explica que "ello supone que, para cada cartera de seguros (conjunto de contratos de características homogéneas basados en las mismas hipótesis biométricas), no se pueden anticipar los beneficios derivados de las hipótesis biométricas; mientras que las pérdidas y riesgos derivados de dichas hipótesis habrán de reflejarse en la cuenta de pérdidas y ganancias de forma inmediata".

La DGSFP es consciente de los plazos, por lo que ha decidido "no efectuar objeciones en sus procedimientos de supervisión a que, en la formulación del balance de situación y la de cuenta de resultados del ejercicio 2019, se mantengan las hipótesis biométricas aplicadas por las entidades en su contabilidad durante el citado ejercicio, siempre conforme al marco normativo vigente". En este caso, si las compañías optan por no aventurarse ya con lo establecido en la revisión, la DGSFP pide a estas entidades que al menos aporten la siguiente información técnica para poder realizar una comparación entre todas las compañías que conforman el seguro español: las tablas biométricas aplicadas, precisando si se han utilizado unas tablas basadas en la experiencia propia del colectivo asegurado de la entidad y, si es así, indicando el periodo de observación del colectivo y el nivel de confianza con el que se han calibrado los recargos técnicos; y los recargos técnicos aplicados para recoger la valoración de la incertidumbre y el riesgo durante la vida de los contratos de seguro, indicando la fuente de información usada en su calibración y el período de referencia de dicha información.

A la hora de presentar su situación financiera y de solvencia al cierre de 2019, la DGSFP exige a las aseguradoras que utilicen "hipótesis realistas". En este sentido, recomienda a las entidades que empleen las nuevas tablas biométricas; en concreto, las "de segundo orden". Son aquellas que recogen "estrictamente la expectativa de la longevidad y la mortalidad específicas de los colectivos asegurados".  

Estas nuevas tablas biométricas también incluyen unas tablas definidas como "de primer orden", que deben aplicarse cuando la "expectativa es incierta, en especial en los seguros a largo plazo". Para estos supuestos, las tablas revisadas contemplan los recargos técnicos precisos para recoger la valoración de la incertidumbre y el riesgo durante la vida del contrato. Sin estos recargos, las tablas biométricas generarían una infravaloración de las provisiones matemáticas.

Desde el segundo semestre de 2018

La DGSFP lleva desde el segundo semestre de 2018 desarrollando diversos trabajos para la revisión de las principales hipótesis biométricas de los seguros de Vida y Decesos.

El objetivo de esta revisión es "garantizar, por un lado, la suficiencia de las provisiones técnicas que acumulan las entidades aseguradoras para hacer frente a sus obligaciones y, por otra parte, que los precios de los seguros se formen sobre bases técnicas transparentes y equitativas en relación con los riesgos cubiertos". El extenso comunicado de la DGSFP, que puede consultarse en su página web, profundiza sobre todos estos aspectos descritos y también sobre la incidencia de las nuevas tablas biométricas en las medidas transitorias del régimen de Solvencia II.