Día Mundial del Seguro: El sector saca pecho

El pasado jueves el sector asegurador celebró el Día Mundial del Seguro de la manera más extraña desde que se constituyera como tal hace ahora 112 años. Un día singular por la influencia de la pandemia en toda la sociedad, porque las compañías de seguros están empezando a caminar hacia la normalidad con la apertura de sus centros y los mediadores valorando la situación. El encuentro sirvió para que los líderes del sector sacaran pecho de la labor realizada durante la pandemia.

El encuentro que organizó la Fundación Inade contó con la participación de Pilar González de Frutos, presidenta de Unespa. En sus palabras quiso analizar la "huella indeleble" que el virus ha dejado en todos y que tendrán "consecuencias permanentes". La primera de ellas tiene que ver con el tiempo y que ha provocado que "de repente a todos nos parece que lo que pasaba hace apenas unas semanas ocurrió en un tiempo pretérito, muy lejano".

Mencionó también que la pandemia ha puesto a los críticos del seguro 'en su sitio'. Indicó que el conocido como discurso público, y que traía "ideas muy rompedoras", mantenía entre estos pensamientos la desaparición del seguro. Afirmaba la presidenta en su discurso que estas voces se apoyaban en la digitalización y en un proceso de "híper tecnificación de la vida social y económica que haría innecesaria la cobertura de riesgos". Sostenía que el "argumento superficial de esas ideas era la digitalización, pero yo creo que su corriente profunda, y esto es algo que se puede percibir mejor ahora, era el optimismo social exacerbado". Este pensamiento concluía en que en el siglo XXI "las sociedades y las personas habían superado la fatalidad" y, por lo tanto, quienes lo han superado "también han dejado atrás la necesidad de protegerse frente a los riesgos".

Una segunda lección que mencionaba la responsable de Unespa es que "tal vez no somos tan poderosos como creíamos". Augura una importancia mayor del seguro en el sentido de que "muchos interlocutores van a girar su rostro hacia la institución aseguradora en busca de respuestas y de soluciones". Añade que esto debe ser así porque cuando una "sociedad despierta a la inquietud de estar expuesta al riesgo, demanda de aquél cuyo trabajo consiste en dar cobertura a los riesgos que dé un paso al frente". Cree que la labor que tocará a los aseguradores después de la primera batalla que es detener la virulencia, es "la de tranquilizar, la de aconsejar, asesorar, y poner soluciones sobre la mesa".

Expresó la presidenta de Unespa también que quienes dan la cara ante el cliente, labor donde "los mediadores son de crucial importancia", apuntó, se encontrarán con colectivos en ocasiones inquietos, seriamente preocupados y más conscientes de que hay riesgos que les acechan. Entiende que la labor del sector asegurador será "disolver esa preocupación aportando las mejores soluciones y haciéndolas funcionar a la perfección". Para quienes ocupan puestos corporativos su afán tiene que centrarse en "vertebrar con eficiencia la maquinaria de las relaciones sectoriales", sostiene González de Frutos. Cerró su intervención asegurando que el sector "estará donde siempre ha estado: al pie del cañón, mirando hacia delante, aportando soluciones".

A la altura

El presidente de Adecose, Martín Navaz, también participó en el encuentro del Día Mundial del Seguro. En su ponencia destacó que la celebración llega en un momento que quiso definir con 3 palabras: oportuna, porque "es necesario que nuestro sector se reivindique en unos momentos en los que hemos estado más que a la altura de las circunstancias dando servicio al país y a nuestros clientes al 100%". Apuntó también que llega en un momento convulso porque no se ha conocido una crisis de estas dimensiones y con esta intensidad y con grandes incógnitas encima de la mesa. La última palabra que utilizó para definir el contexto actual es momento complejo; indicó que la salida de esta crisis no está clara y el país "que nos encontraremos al salir da miedo" y tampoco se sabe cómo lo gestionarán los empresarios. Para Navaz la "complejidad pone la piel de gallina". Aun así, también hay aspectos positivos y destacó que "somos un sector privilegiado ya que las carteras de nuestros clientes nos protegen", y añadió que se pueden estar configurando problemas, "pero la mayor parte de nuestra facturación está garantizada y ya les gustaría a otros sectores lo mismo".

Incidió en la respuesta "excepcional" del seguro ante la pandemia -por encima de los 100 millones de ayuda a desfavorecidos-. Reflexionó también sobre quienes consideran el seguro un sector casposo e invitó a responder sobre "¿qué sector ha desplegado la tecnología más y mejor que el nuestro y todo ello para quedarse?", se preguntó.

La presidenta del Consejo General, Elena Jiménez de Andrade, afirmó durante el encuentro que los profesionales del seguro, incluidos los mediadores, "en los peores momentos de la pandemia seguimos sin claudicar, dando un servicio impecable de cercanía y apoyo y ampliando nuestras ayudas a tantos clientes". Mencionó que las iniciativas entre mediadores se han multiplicado y expresó que desde la institución que preside han aumentado sus esfuerzos en materia de comunicación porque "hoy contar con la información es la clave" para solventar inquietudes.

Subrayó que el denominador común ha sido el "espíritu constructivo de apoyo y de ayuda mutua". Añadió que en España están orgullosos de la respuesta que ha dado el sector "con medidas innovadoras" y de ver "cómo el sector ha ofrecido lo mejor en beneficio del bien común y con dedicación plena para construir un mundo mejor".

Sin esconderse

El director general de la Fundación Inade, Adolfo Campos, también valoró la labor del sector. Apuntó que el seguro es más que lo que aporta al PIB porque genera confianza al consumo y permite al estado financiarse al invertir en la deuda pública. Señaló que "nunca nos hemos arrugado y mucho menos nos hemos escondido ante la pandemia". En este sentido indicó que el sector ha cubierto riesgos que estaban excluidos en los contratos y el sector ha prestado atención a los clientes "que tenían formalizado un seguro de Salud, hemos dignificado la despedida de aquellos que nos han dejado en estos tiempos tan difíciles y hemos puesto a disposición de los beneficiarios los compromisos que siempre hemos tenido adquiridos".

Durante el encuentro se rindió un homenaje a las personas fallecidas por el coronavirus en España.