En estos 3 puntos se sustenta el 'milagro' del seguro español

El director general de Seguros ha defendido el momento actual del seguro español. Sergio Álvarez ha manifestado que los buenos datos en rentabilidad, solvencia y liquidez del seguro no son una cuestión ni "súbita, ni inexplicable". Apunta varias cuestiones que el seguro debe vigilar con lupa pero subraya que los datos se sustentan en estos 3 factores fundamentales:

El primer debate en el X IESE Insurance que tuvo lugar ayer se centró en comparar los problemas de rentabilidad de la banca con el sector asegurador. Los datos del seguro fueron calificados casi de 'milagro' y el primero en responder a esta cuestión fue el supervisor. Señaló que después de una año como 2020, con el inesperado cierre de la economía, acaba el sector con un mensaje de "no se preocupen" y seguros generales crece un 1%, el ROE se sitúa en el 12% y No Vida finaliza con el mejor ratio combinado del último lustro.

Más allá de estos datos, despejó cualquier comparación con un milagro a un trabajo que se sostiene por 3 puntos de apoyo: un  trabajo, de al menos en los últimos 20 años, de "solidez" en términos de solvencia, en términos patrimoniales y también de enfoque del negocio. A esta primera razón le añadió Álvarez una gestión "razonablemente prudente de los activos y pasivos bajo cualquier circunstancia" y señaló lo diferente que es respecto a otros sectores financieros y apuntó que "sin que nos oiga nadie del sector bancario es evidente que la innovación en los servicios financieros normalmente se ha producido mediante la creación de deuda bajo una base más o menos amplia y segura de activos; ese no es el negocio asegurador, el negocio del seguro es cobrar las primas, gestionar los riesgos y pagar en su momento el siniestro. Es un negocio muchísimo menos apalancado".

Como tercer elemento que explica el buen momento del sector reconoció que se ha visto beneficiado de manera indirecta del conjunto de medidas amplio de ayudas públicas y financiaciones avaladas por la decisión del Gobierno, apuntó. Todo esto conduce a "una situación razonablemente sana en términos de solvencia, de rentabilidad, de liquidez" y "muchos retos por delante".

Sector antifrágil

Confía el director de seguros en que esta tendencia no se rompa basado en que el seguro superó la crisis de 2008 y ahora el Covid: "Es un sector que tiene resiliencia y es antifrágil, resiste y se endure después del sock".

Señaló, como en otras ponencias, que el reto más importante al que se enfrenta son los tipos de interés, principalmente para las entidades de Vida "que tienen que transformarse por completo" si la situación de tipos se alarga, consideró. También resto importancia y especificó que el problema radica de manera singular en una serie de carteras que ofrecen garantía y que cuentan con una duración amplia: "Requerirán especial vigilancia".

En relación a la longevidad, admitió que plantea un reto pero cree el supervisor que el sector "se ha dotado de mecanismos" como la actualización de las tablas biométricas y un observatorio constante y lo consideró como "un tema controlado".

Entre otro elenco de elementos destacados para el seguro, mencionó Sergio Álvarez la digitalización como una forma de gestionar mejor los datos y "ponerlos a trabajar", las finanzas sostenibles, un negocio donde "el seguro no se ha puesto en primera línea de vanguardia" y resaltó el hecho de que tenemos un sector "muy competitivo", pero donde ésta es en "términos operativos y no es tal en productos". Por ello, animó a "cierta iniciativa de innovación".

Proporcionalidad en Directivas

En esta primera mesa del encuentro también estuvo presente junto al director de seguros la presidenta de Unespa, Pilar González de Frutos. En relación al éxito en datos de rentabilidad se refirió a la "gestión muy prudente" y en el caso del Covid, también "tuvo muy claro que su papel en la sociedad merecía dedicarle una especial atención" y resaltó también que el seguro quería "evitar" cualquier conflicto.

Ponderó que el seguro hoy se trata de la mayor plataforma de servicios y puso de relieve el cambio del sector como solucionador de problemas y no tanto como 'pagador' de una indemnización.

En cuanto a otros elementos significativos en estos momentos, González de Frutos extendió éstos a todo el sector, incluido el regulador y supervisor. Apuntó al diálogo constante el hecho de evitar lagunas de inseguridad que se traduzcan en cuantías económicas por falta de rapidez en conocer los criterios adecuados. De manera específica mencionó la modificación de las normas contables que conlleva IFRS17 u otras normas intentado "que los costes regulatorios sean los menos posibles".

Siguiendo este capítulo también reclamó para el seguro español más proporcionalidad al introducir al país toda la normativa que proviene de Europa y señaló que entre los retos también está el de "capacidades y profesionalización" puesto que le genera dudas cómo se va a supervisar a los proveedores del sector asegurador. Y también consideró que la protección a las consumidores genera conflictos porque a nivel normativa ésta se basa en dar mucha información.

Ambas partes, DGSFP y Unespa se refirieron al fondo público de pensiones bajo gestión privada que plantea el Gobierno dentro de su reforma. Mientras desde la patronal se señaló que quedan muchos aspectos por concretar, mientras se toman decisiones como limitar el nivel de las aportaciones, la DGSFP negó "una reacción negativa" del sector pero sí admitió que reclaman conocer más información.

Finalmente, en cuanto a la colaboración público-privada en materia de  Salud, González de Frutos indicó que en este ámbito su reticencia tiene más que ver con el ámbito público y por planteamientos ideológicos que por un análisis sobre los beneficios para los ciudadanos.