Estos son los dos riesgos que más deben controlar las compañías que operan Autos este año

Si trasladamos el concepto de Superliga que el pasado domingo al anochecer se dio a conocer de manera oficial, y ayer explicó el presidente de la misma, Florentino Pérez, al mundo del seguro y sus negocios, el de Autos formaría parte de esa competición. Lo estaría por su volumen de primas y por su importancia, aunque hay voces que ya explican que en breve será superado por Salud, e incluso por Hogar.

Este 2020 pasado, con la pandemia, ha hecho saltar un gran número de alarmas sobre este negocio y hay dos conceptos que las compañías que se dedican a este negocio deberían vigilar, según el análisis que para la revista Aseguranza han realizado aseguradoras como Mapfre, Liberty y Helvetia y que se puede leer en la última revista.

Los expertos hablan de que el seguro debe controlar especialmente dos conceptos durante el presente año: la incertidumbre y la siniestralidad. Redobla sin duda el esfuerzo puesto que son dos elementos, dos problemas, de gestión que no están, principalmente, en manos de las propias compañías de seguros.

En relación al primero de estos problemas, los directivos consultaron señalan que el pasado año "fuimos más conscientes que nunca de que cualquier previsión o plan podía cambiar de un día para otro" y "llevamos un año con una gran carga de incertidumbre, que es el antónimo de nuestro objetivo como aseguradora: proporcionar estabilidad". Indica que "la incertidumbre nos pone las cosas un poco más difíciles".

Otros apuntan que el principal problema al que se enfrenta el negocio de Autos para este año y 2022 es la crisis económica como consecuencia de la pandemia, lo que se traducirá "en una mayor presión en el mercado a la baja sobre la prima media, y un posible incremento del riesgo de fuga de clientes".

Sin duda, parte de esta incertidumbre tiene que ver también con la parte de la siniestralidad. Un negocio tan estudiado y analizado como el seguro se queda desbordado ante un año tan atípico y sin una base para analizar el futuro más cercano. Señalan que este desconocimiento "puede dificultar el cálculo de la prima más adecuada a cada tipo de riesgo, generando incluso diferencias entre compañías en función de las hipótesis utilizadas por cada una de ellas".

En relación a la frecuencia en Autos, ésta se percibe a la baja, aunque "no sabemos lo que durará o cómo se comportará en el medio plazo. No tenemos información estable", apuntan. Toda esta situación obliga a los aseguradores de Autos, más que nunca, a "ser flexibles y poder responder de forma rápida y ágil a las necesidades de los clientes". Creen que esto último pasa por diseñar productos a medida y contar con tecnología que facilite todos estos procesos. Destacan que "será un problema para quienes no estén invirtiendo en tecnología". También el sector tendrá que dar respuesta, ya desde antes de la pandemia, a los cambios de movilidad; es decir, "en el sector asegurador nos corresponde adaptarnos a las nuevas formas de moverse que tiene el ciudadano, ofreciendo productos y servicios que puedan dar respuesta a las incidencias que puedan surgir". Otros conceptos relevantes para Autos será responder a la aceleración de la digitalización que exige modificar modelos de relación con el cliente, cambios en los hábitos de movilidad, impacto sobre los precios y, especialmente, la evolución en la venta de vehículos que condicionará la evolución del ramo.

Prudencia

Ahondando en la cuestión de la siniestralidad y que sugirió debates entre organizaciones de consumidores y el sector asegurador el pasado año en relación a la prima y una posible devolución, los expertos abogan por estar al lado del cliente en todo momento y ajustar las primas de manera continua. En este sentido explican que "la ciencia del seguro se asienta en datos estables y es fruto de tendencias y análisis a largo plazo". Por ello mismo, apuntan que las tarifas "no se calculan con un periodo corto de tiempo" y aseguran que "si la caída de la siniestralidad se mantiene, acabará repercutiendo en las tarifas en el medio plazo". Es cierto que varias compañías ya han anunciado ajustes en sus primas.

También destacan que la caída de la siniestralidad y frecuencia se motiva en las restricciones de movilidad derivadas del Covid-19 y éstas variarán en cuanto las restricciones se reduzcan o eliminen y por eso "tenemos que ser prudentes en las medidas a adoptar. Por tanto, de momento se están estudiando diferentes medidas que variarán en función del comportamiento de la siniestralidad en los próximos meses". Aseguran las entidades que la caída de la siniestralidad durante el pasado año ha tenido impacto en el precio de la renovación del seguro siguiendo su "efecto natural".

En general, las entidades indican que las "medidas están centradas en poner al cliente primero". Esto ha incluido "amortiguar el impacto económico de los asegurados más vulnerables en momentos de crisis" y se tradujo en la eliminación del recargo, devolución de primas a pymes y autónomos, entre algunas de las mencionadas.

2021

Como todo su negocio, la siniestralidad para este año también está calculada en el seguro o al menos prevista. Mapfre no se anima a predecir qué pasará, pero sí hace hincapié en dos tendencias contrapuestas. La aseguradora menciona que, por un lado, está la disminución del uso del vehículo motivada por el cambio de paradigma en la forma de trabajar y el incremento del teletrabajo de muchos clientes. Como segunda tendencia observa la reducción de la práctica de compartir vehículo como consecuencia de la regulación de viajes grupales; en esta línea se incrementa también el número de personas que prefiere utilizar el coche y otras soluciones de movilidad frente al transporte público por el riesgo de un posible contagio de Covid.

Liberty considera que todo dependerá de la evolución de la pandemia y de la vacunación. En estos momentos y con los datos actuales espera, por lo menos hasta verano, que la "siniestralidad sea similar a la que hubo en el último semestre del año pasado". Cree que a medida que avance la vacunación habrá que analizar si se vuelve a la situación pre-pandemia o si hay algún cambio que se mantenga en el tiempo. Por su parte, Helvetia es más concreta y expone que la siniestralidad este año "aún se mantendrá en niveles algo inferiores a los que se tenían antes del Covid". Aun así, sostiene que todo dependerá de la duración en el tiempo de las restricciones de movilidad que dependerán del ritmo de las vacunaciones y de cuándo se consiga un porcentaje adecuado de población vacunada para "considerar que hemos vencido la situación de pandemia, y no sea necesario aplicar medidas que restrinjan nuestra movilidad".

El reportaje, publicado en la revista Aseguranza de abril, también reflexiona en conceptos como la digitalización, los principales cambios sociales y su permanencia en el futuro y detalla cómo vivió el seguro el 2020 con la pandemia y los cambios a los que obligó.