El éxito de la digitalización del seguro pasa por la tecnología abierta

El proceso de transformación digital ha cambiado. En los últimos años, las empresas ya no están destinando ingentes cantidades de dinero a desarrollar sistemas informáticos propios y exclusivos, sino que están optando cada vez más por participar en comunidades de innovación donde todas las partes comparten sus conocimientos. La banca lleva tiempo apostando por este modelo y el seguro ya se está subiendo también a este tren del futuro.

Estas comunidades de innovación se caracterizan porque, en ellas, sus miembros ponen a disposición del resto el código fuente de los software que han creado. Dicho coloquialmente, lo ponen en abierto, pero esto no significa que sea gratis. Al acceder al código fuente, las empresas pueden analizar el programa, modificarlo, corregirlo y adaptarlo a sus necesidades y, sobre todo, a las de sus clientes. Este proceso se conoce como Open Source. En estas comunidades se dan cita empresas de todos los sectores, pero también especializadas en tecnología y gigantes como IBM, Google, Microsoft, Amazon u Oracle.

"La transformación digital requiere tecnologías abiertas", subrayó Julia Bernal, country manager en España y Portugal de Red Hat, durante el foro que esta compañía acaba de celebrar en Madrid. Red Hat es un proveedor mundial de soluciones de TI empresariales de código abierto. En España, cuenta con más de 4.000 compañías entre sus clientes y, entre ellas, el 90% del Ibex-35.

Más agilidad y menos costes

Con el uso de la tecnología abierta, las empresas disfrutan de procesos de diseño más ágiles, flexibles, automatizados y colaborativos. Según un estudio de Red Hat, el 75% de las empresas consultadas ha reducido significativamente el tiempo dedicado al desarrollo de proyectos informáticos y un 60% ha experimentado un importante ahorro de costes. Por ejemplo, el Banco Sabadell –cliente de Red Hat– ha reducido un 20% el tiempo de desarrollo y un 30% los costes.  

El Banco Santander es otro de los clientes destacados de Red Hat. "Nos apoyamos en la tecnología de una comunidad porque creemos en la cultura de compartir", señaló Joaquín Moraga, director de Arquitectura de la entidad financiera, que se detuvo en una de las principales ventajas de la tecnología abierta: "Estas comunidades tienen mayor potencial de evolución ya que están en continuo desarrollo". Y alertó a los detractores: "Apostando por una sola tecnología, se corre el riesgo de que pueda quedar obsoleta enseguida". Y esto no pasa en las comunidades de innovación. "Los equipos de ingenieros de las compañías pueden proveerse de lo que quieran en el diseño de soluciones", explicó durante su intervención en el foro de Red Hat.

Santalucía, defensora del código abierto

A diferencia de la banca, al sector asegurador le ha costado más adentrarse en el mundo de la tecnología abierta. Hace 2 años, Santalucía se dio cuenta de que necesitaba transformar todo lo relacionado con su sistema informático. Contactó con Red Hat y en julio de 2018 comenzó a implementar algunos de los servicios que ofrecían. A partir de ahí, como reconoce Javier Sanchís, director corporativo de Arquitectura Empresarial de Santalucía, la aseguradora ya ha ejecutado "proyectos muy estratégicos", como la visión 360º del cliente, nuevas aplicaciones móviles, acuerdos comerciales y nuevos procesos de contratación on-line.

Para los próximos años, Santalucía y Red Hat ya trabajan en varias iniciativas, como el establecimiento de nuevas arquitecturas para el intercambio de información en tiempo real vía streaming, la adopción de nuevos paradigmas de desarrollo y gestión, probar soluciones como Quarkus o desarrollar aplicaciones nativas en cloud. Hasta el momento, Javier Sanchis resalta que Santalucía ha conseguido crear un nuevo modelo de interconectividad, un API Market (portal de autoservicio para desarrolladores), un nuevo software y aplicaciones diseñadas con microservicios, entre otros logros.

Además destaca que, en menos de dos años, la compañía ha aprendido varias lecciones del uso de tecnologías de código abierto. En primer lugar, que "no es necesario realizar una gran inversión" para innovar. También, que todo el Grupo está inmerso en un "cambio cultural" y que conviene "reflexionar antes de comenzar" el proceso de transformación digital. Por último, que es conveniente "buscar partners sólidos" especializados, "dotar la organización de nuevos perfiles" y que se trata de un proceso de "mejora continua".