Fricción entre DGSFP y Unespa en cómo impulsar Vida Ahorro en la era de los bajos tipos de interés  

La DGSFP y Unespa coinciden en cuáles son los principales retos que tiene el sector asegurador y, especialmente, el segmento de Vida. Pero discrepan en la manera en la que tienen que abordarse algunos de ellos; sobre todo, en qué hay que hacer para que los productos de Vida Ahorro recuperen protagonismo en este escenario prolongado de tipos de interés bajos. Así ha quedado patente en las intervenciones que Sergio Álvarez y Pilar González de Frutos, director general de Seguros y presidenta de la patronal, realizaron durante el III Encuentro Económico-Asegurador de Mutualidad de la Abogacía.

Estos son los 4 retos que se extraen tras analizar las ponencias de Sergio Álvarez y González de Frutos:

- Bajos tipos de interés. Para Sergio Álvarez, director general de Seguros y Fondos de Pensiones, éste "es el mayor reto" del sector ya que "está cambiando el modelo de negocio del seguro de Vida Ahorro", provocando "un desplazamiento del riesgo" a asegurados y tomadores. En su opinión, las compañías se encuentran en una constante "búsqueda de las rentabilidades" y están basando su estrategia para impulsar este negocio en el tratamiento fiscal. "Hay una dependencia a los incentivos fiscales y esto no debería ser así. Hay que innovar", se mostró tajante.

Y, en este último aspecto, se produce el principal choque con la patronal del seguro. Pilar González de Frutos, presidenta de Unespa, recordó que este "entorno continuado de tipos bajos compromete muchas de las líneas de negocio del seguro de Ahorro", como las Rentas Vitalicias. Y resaltó que esta situación "no ponen al seguro en cuestión", sino a la sociedad española porque "sus necesidades de ahorro son crecientes". Instó a reflexionar si, como país, se quiere un mercado de "alternativas con garantías"; es decir, "que los ciudadanos no tengan que cargar personalmente con los riesgos financieros; riesgos que, a menudo, no entienden bien y de los que no son completamente conscientes".

Y precisó cuál es "la única alternativa viable" de Unespa para superar este reto: "La colaboración entre los ámbitos público y privado en el diseño de productos que sean técnicamente sólidos y eficientes, a la vez que estén fiscalmente bien tratados". Y, siguiendo en esta dirección, González de Frutos envió un mensaje directo a las autoridades: "Un regulador inteligente tiene que saber conectar sus intenciones y los grandes objetivos de política económica y fiscal". E insistió por si quedaban dudas, criticando abiertamente al supervisor: "Para conseguir esto, no solo hace falta que los empresarios inventemos oferta, innovemos y emprendamos; hace falta que un sector como éste, fuertemente regulado y supervisado, cuente con la complicidad crítica de los que hacen las normas".

- Longevidad. Sergio Álvarez calificó este desafío como un "riesgo de manifestación lenta" que hay que "aprender a gestionar". Y explicó que la DGSFP ya ha empezado con ello, promoviendo la revisión de las tablas biométricas. "Actualmente, se están usando hipótesis anticuadas que podrían generar un problema de insuficiencia en las aseguradoras. Por eso, es importante reajustarlas", indicó. Como novedad, y para evitar que estas hipótesis quedan viejas antes de tiempo, anunció que se "propondrá la creación de un mecanismo permanente de monitorización del riesgo biométrico" en el sector. Y quiso tranquilizar a las compañías: "Este proceso se está haciendo con rigor y sosiego".

Y así lo espera Pilar González de Frutos que, en este aspecto, también pidió "diálogo entre industria, supervisor y regulador para acompasar el proceso a plazos razonables que no generen disrupciones en los procesos de negocio".

- Marco regulatorio. El sector continúa inmerso en una espiral normativa. En 2020, se revisará Solvencia II, que ya está en fase de consulta pública. "Hay un documento enciclopédico de más de 900 páginas", especificó Sergio Álvarez. Y añadió González de Frutos: "Habrá ajustes que se adivinan de gran importancia".

También hay que afrontar la NIIF 17. "Supondrá un gran impacto", advirtió Sergio Álvarez. "Será un proceso muy exigente que, con seguridad, pondrá a las entidades a prueba", coincide González de Frutos. Además, hay otros procesos legislativos pendientes, como la regulación de las finanzas sostenibles, la transposición de la IDD, el Anteproyecto de Ley de medidas para la transformación digital del sistema financiero o la adaptación de la Directiva relativa a las actividades y la supervisión de los Fondos de Pensiones de Empleo. En relación a esta última, Sergio Álvarez apuntó: "Es la gran asignatura pendiente de la Previsión Social Complementaria". 

- Mejorar los sistemas de gobierno de las entidades. Sólo Sergio Álvarez hizo referencia a este reto, que ya se persigue en Solvencia II. "Todas las entidades tienen que reforzar los consejos de administración, especialmente las mutuas pequeñas y medianas, que todavía tienen mucho por hacer", pronunció. Y recomendó: "Deben incorporar consejeros externos que amplíen las perspectivas de análisis en la toma de decisiones".

Riesgo de desmutualización

Enrique Sanz, presidente de Mutualidad de la Abogacía, se sumó en la identificación de desafíos del sector: "Los grandes retos transversales son el envejecimiento, el cambio climático, la tecnología y la diversidad". Y, para hacerlos frente, está convencido de cuál es la mejor receta a aplicar: "En tiempos de incertidumbre, se abren paso los valores del mutualismo". E hizo hincapié en la magnitud de este sector: "No estamos solos, en 2018 había 2,6 millones de mutualistas repartidos entre más de 200 mutualidades".

No obstante, pidió "defender con energía el carácter mutual del seguro" ya que, con el big data y otras nuevas tecnologías, el seguro corre "el riesgo de desmutualización" porque los productos tienden a personalizarse y esto puede provocar la exclusión de muchas personas necesitadas.