Gerontocracia: nueva alarma de ruptura social

Llegar a los 65 años hoy no significa nada y ni mucho menos es el fin de nada. Por el contrario, es el inicio de una nueva vida. Este grupo de la población, que según un informe de Eurostat en 2060 representará a una persona por cada otra en edad de trabajar, tiene también connotaciones de poder; es lo que se ha conocido hasta la revolución industrial por gerontocracia y que en pueblos de África todavía existe y hoy representa un riesgo de la ruptura social.

Según los cálculos, si en 2 décadas todos los jubilados en España votaran al mismo partido el mismo Gobierno estaría asegurado con mayoría absoluta. Esto habla del poder que este colectivo puede alcanzar.

Riesgo verdadero

El doctor de Economía y Biomedicina, José Miguel Rodríguez-Pardo, quien presidirá la Escuela de Pensamiento de la Fundación de Mutualidad de la Abogacía que se presentó ayer, destacó en conversación con Aseguranza, "hay un debate muy interesante sobre si se va a quebrar el pacto social intergeneracional porque los jóvenes no puedan o no quieran sostener las pensiones de los mayores" y además los mayores se puedan convertir "en un poder fáctico de tal nivel que les preocupe sólo sus necesidades y abandonen las necesidades del resto".

Afirma que sí hay riesgo de esta quiebra y es la "sociedad política organizada" la que debe poner medidas para que no ocurra. Indica que la gerontocracia vuelve a ser un elemento destacado por el número de personas envejecidas y "no sabemos las consecuencias que ello puede tener".

Señala que las concentraciones de los pensionistas que llevan más de un año "indirectamente" es un ejemplo de esto y apunta que en el momento que se organizan a saber qué partido dice que no a sus propuestas puesto que estás hablando de casi 10 millones de personas afectadas por sus peticiones.

Apunta que si llega el punto de que los jóvenes consideran que hay muchos mayores y se dicen que "estoy pagando parte de mi renta para ellos y yo quiero mi propia jubilación" se entrará en un riesgo. Empezará un problema cuando la renta pública sea muy baja y que obligue a tener rentas complementarias. Llegado este punto "la sensación de mutualización solidaria intergeneracional se puede quebrar". Señala que "es una maravilla lo que se ha conseguido" pero reconoce que "el problema es que se está desequilibrando la balanza".

Desaceleración esperanza de vida

Estos y otros temas como ahorrar con los salarios actuares serán temas que se abordarán en la Escuela de Pensamiento. Otro de ellos será cuál es el umbral de la barrera biológica y si nos acercamos a un mundo sin enfermos, algo que a juicio del experto ya ocurre. Destaca que el objetivo de la medicina es que el envejecimiento sea lo más tarde posible y el periodo entre que uno enferma y fallece sea el mínimo posible, y "esto se va a lograr antes o después".

Rodríguez-Pardo señala también que se está desacelerando la velocidad del incremento de la esperanza de vida, especialmente en la primera década del siglo XX. Hay demógrafos que dicen que se debe a la crisis económica, aunque parece que no es por ello, explicó. Según el consenso de estos expertos se debería a que la mejora en la esperanza de vida en los últimos 20 años se debe a la disminución de enfermedades cardiovasculares. Esto a su vez, la medicina, lo achaca al grupo de fármacos estaminas que son los medicamentos que licuan la sangre y que contribuyen a la reducción de infartos. Parece que su efecto ya ha pasado y no se sigue incrementándose.

Apuntó también que otra razón se puede encontrar en que nos "estamos acercando a límites cada vez más difíciles de superar".