González de Frutos: "El sistema de pensiones español es de los más opacos del mundo"

La presidenta de Unespa, Pilar González de Frutos, ha reiterado que "el sistema de pensiones español es de los más opacos del mundo" durante su intervención en el encuentro organizado por Consejo General de Economistas con motivo de la presentación del informe 'El reto del envejecimiento desde una perspectiva integral'. No sabemos lo que vamos a cobrar cuando nos jubilemos ni sabemos lo que cuestan los servicios de los que vamos a disponer. Sin claridad y sin transparencia no se puede preparar el futuro.

González de Frutos considera que es muy importante para la sociedad afrontar el reto del envejecimiento desde una perspectiva global. "Es un tema nuclear que tenemos que afrontar como sociedad", tal y como hace el estudio que se presentó en el encuentro.

Pero hasta el momento, cree la presidenta de Unespa, no se ha hecho todo lo necesario para afrontarlo. En su intervención rompió una lanza a favor de los economistas que sí han realizado "su trabajo de predicción", dijo, pero arremetió contra los políticos y agentes sociales que no lo han hecho y que "no han querido ver las consecuencias del envejecimiento". En este sentido ya vamos tarde, y se debieron haber tomado medidas en los últimos años del siglo pasado para llegar a la actualidad en una situación más o menos confortable. 

"Los políticos y agentes sociales

no han querido ver

las consecuencias del envejecimiento"

Con todo, Pilar González de Frutos considera que el envejecimiento no trae solo consecuencias negativas y que puede ser una gran oportunidad para las economías que consigan combinar la suficiencia de las pensiones con la sostenibilidad. "En los correctos diseño y gestión de eso que se ha dado en llamar la `economía de las canas´ nos estamos jugando mucho más que la vertiente social del reto. Nos jugamos nuestra competitividad como país a largo plazo; puesto que sólo las naciones que tengan una sociedad de personas mayores manteniendo patrones de consumo adecuados tendrán potencia de crecimiento dentro de dos o tres décadas. El envejecimiento es una gran oportunidad; una oportunidad que, si no aprovechamos nosotros, aprovecharán otros", concluyó.

Equilibrio público-privado

La presidenta de la patronal del sector asegurador marcó algunas líneas de trabajo que considera imprescindibles para abordar el futuro de las pensiones. En primer lugar señaló que la alta esperanza de vida -motivo de felicidad de los españoles- supone un gran reto para equilibrar la suficiencia con la sostenibilidad.

En segundo lugar, hizo hincapié en que no puede haber contraposición entre lo público y lo privado. "Lo ideal es una combinación de ambos, dijo, que permita un mejor manejo de los riesgos". Finalmente insistió en la necesidad de incorporar mecanismos automáticos para garantizar las pensiones futuras al margen de los debates políticos.

El ahorro 'anti-ageing'

La presentación del estudio 'El reto del envejecimiento desde una perspectiva integral' corrió a cargo de su coordinador el economista Javier Santacruz, para quien "la estrategia para afrontar el envejecimiento tiene dos vertientes: por un lado, las políticas públicas y, por otro lado, las decisiones de familias y empresas, a partir de cuatro variables de control: ahorro, stock de capital, productividad y `cuña fiscal´".

Sobre políticas públicas se muestra favorable a potenciar la 'jubilación activa' "eliminando barreras a la entrada como habilitar su uso antes de la edad legal de jubilación y por menos del 100% de la base reguladora. También sería conveniente desincentivar el retiro temprano (basado en prejubilaciones, bajas incentivadas o EREs) para cerrar el gap de 1,3 años de edad efectiva de jubilación española frente a la media de la Eurozona", explicó.

Un segundo aspecto que habría que abordar es "adecuar reformas al comportamiento de la productividad por edad y profesión". En este sentido propone una menor dependencia del esfuerzo físico con ayuda de la  digitalización de la economía (automatización de tareas); fomentar la transferencia de conocimiento de mayores a jóvenes; introducir mejoras en la flexibilidad del mercado laboral que favorezcan tanto la permanencia de los trabajadores más maduros como la entrada de jóvenes y hacer una reforma fiscal que reduzca la "cuña fiscal" en los trabajadores en edad laboral madura.

Por otro lado, considera que hay que fomentar el ahorro 'anti-ageing'. Los españoles, mientras no vieron amenazado el sistema público de pensiones han sido poco proclives a ahorrar a lo que hay que añadir que nuestro marco fiscal "premia" relativamente al consumo y "castiga" relativamente al ahorro.

Por ello, es necesario potenciar: mecanismos de  previsión social complementaria, especialmente los Planes de Empleo. El patrimonio acumulado en Planes de Empleo apenas ha ascendido en dos décimas de PIB desde el año anterior (2,8% último dato disponible de 2018), habiendo marcado un máximo relativo en 2014 en el 3,5%.

Por otro lado considera que hay que promover  mecanismos de conversión en liquidez de activos inmobiliarios en un país en que "las familias españolas son las mayores propietarias de vivienda de Europa". Del total del ahorro familiar, el 74% está invertido en activos inmobiliarios (casi un 50% es la vivienda habitual y el 24% restante son segundas viviendas, suelo u otro tipo de bien inmueble).

Finalmente, Santacruz también reflexionó sobre la importancia de la diversificación de la cartera de cara a organizar la jubilación "con activos de riesgo que se mantienen a lo largo del tiempo y que especialmente juegan un papel relevante en las edades inmediatamente anteriores a la jubilación. Podría ser interesante la inversión en activos de sesgo más conservador como pueden ser fondos de inversión mixtos, seguros o Planes de Pensiones; y quizá también la búsqueda de activos que generen rentas de forma periódica como cupones, dividendos o beneficios fiscales".

"Hay margen para profundizar

en las reformas paramétricas de 2011"

En el encuentro también tomó la palabra la presidenta de la AIReF, Cristina Herrero, quien distinguió entre el problema que se nos plantea a corto y el reto a medio-largo plazo. Frente al primero piensa que la "solución es sencilla" y que ante el déficit de la Seguridad Social lo importante es quitar presión al sistema y despejar incertidumbres. Para ello, propone traspasar el déficit de la Seguridad Social a la Administración General del Estado. "No arregla el problema pero elimina incertidumbre".

En cuanto al reto a medio-largo plazo cree que "hay margen para profundizar en las reformas paramétricas de 2011".

Cerró el debate Cinta Pascual, presidenta del Círculo Empresarial de Atención a las Personas (CEAPs), quien coincidió con sus compañeros en la necesidad de abordar el envejecimiento de forma integral y alertó sobre la llegada de la generación baby boom a la edad de jubilación cuyas necesidades asistenciales van a ir incrementándose. "Todos soñamos con una vejez entrañable y con estar bien hasta el último día, una vejez sana, pero sabemos que no es así. Tenemos poca memoria y demasiada capacidad de olvidar, pero después de lo que ha pasado está claro que este es el momento de cambiar el modelo. No podemos mirar para otro lado, porque son nuestros mayores y porque ahora ya tenemos a 100.000 personas esperando una plaza. Es el momento de actuar".