Guerra abierta en la mediación balear

El conflicto de dos personas ha hecho estallar por los aires Abacose, la asociación de corredores y corredurías de las Islas Baleares. El pasado lunes, 5 socios, incluido el presidente anterior, Carlos Lluchsalieron de la asociación debido a discrepancias entre el citado presidente y su vicepresidente, Antonio Casado, y el secretario, Alberto Fidalgo. Casado asumió desde ese momento las funciones de presidente y se prepara ya una asamblea extraordinaria para nombrar una nueva junta directiva que no tendrá a Casado como presidente y que empezará a trabajar en los primeros días de diciembre.

En realidad, los problemas vienen desde agosto y en estos momentos la situación se ha hecho insostenible. Ambas partes, según ha podido saber esta redacción por ellos mismos, lamentan el momento actual y lo llegan a calificar como de "tristeza, después de haber trabajado durante 4 años codo con codo" por parte de Casado, y también de "tristeza" por parte de Lluch, que lamenta una situación que puede "salpicar la reputación de todos".

Discrepancias

El actual presidente en funciones ha revelado a Aseguranza que hubo dos impugnaciones a las elecciones donde acudía Carlos Lluch: la primera por "defectos de forma y fondo" y asegura que llevaba personas en su junta que no habían pagado nunca y "por lo tanto, no eran socios". La segunda ocasión, el mismo candidato era la lista única, pero señala Casado que "no se presentó para ser ratificada".

Denuncia que el pasado lunes "han intentado la disolución de la asociación, convocatoria que también era ilegal" por no contar con la discusión en la junta y el visto bueno del vicepresidente y el secretario. Destaca también que se quiso delegar el voto, cuestión que prohíben los estatutos, según asegura. Ante estos hechos, "les he pedido que presenten su baja" y así lo han hecho 5 miembros, incluido Lluch.

Unos hechos que califica Casado como algo "más propio de un país sudamericano". Indica que este problema viene de discrepancias "entre dos líneas muy diferentes" y considera que el presidente de la asociación entre 2017 y 2019 "está actuando como un talibán y está imponiendo su criterio saltando todos los estatutos de Abacose".

Añade a su crítica que en el paso de disolución de Abacose se querían entregar los fondos de la asociación a la Pimem (Federació de la petita i mitjana empresa de Mallorca) y "no lo vamos a permitir bajo ningún concepto". Califica esto de "acción interesada" puesto que Lluch forma parte de este organismo.

Incluso también, según ha podido saber esta redacción, se llegó a proponer que ese dinero se entregara al Colegio de Mediadores de Baleares para cumplir con el objetivo social de los estatutos puesto que Pimem no lo cumple y que se centra en favorecer al colectivo asegurador.

Defensa

Aseguranza ha hablado también con Carlos Lluch que se ha defendido de las acusaciones planteadas. Reconoce que la situación se había convertido en "insoportable". Respecto a los procesos electorales explica que en relación al primero sobre el que se decía que contaba con apoyos que no habían pagado las cuotas dice que "está todo pagado", aunque reconoce un error porque Abacose está dentro de Pimem y hay un socio que es de Ibiza. La federación de Mallorca no le admite por existir una similar en Ibiza; el socio en cuestión pagó los 55 euros trimestrales y regularizó su situación. Aseguranza ha tenido acceso a las cuentas de la asociación y ha comprobado que hay un ingreso de 440 euros de esta persona con fecha de 16 de octubre, entre ambos procesos electorales. Esgrime Lluch que lo que ocurre es que "estaban en minoría e iban descontando votos, igual que no admitieron una sociedad familiar que tiene a una persona como administradora pero que no está en el negocio y ha apoderado al director general, pero nunca le han reconocido capacidad de voto".

Sobre el segundo proceso electoral sostiene que se hizo "a su criterio por recomendación del gerente de Pimem. Pasamos la circular de la convocatoria y al día siguiente del plazo convocaron una asamblea a la que sólo asistieron 3 e impugnaron todo el proceso electoral". Indica que ante esto "propusimos una asamblea de disolución y se querían negar a aceptar el voto de 3 de los asociados". Cuenta que invitaron a irse de Abacose al vicepresidente Casado de la asociación para no poner en entredicho la reputación de todos.

Sobre la asignación de los fondos por la disolución de la asociación se defiende Lluch argumentando que "él -Casado- quería que el dinero fuera a parar a los socios y el problema es que la ley de asociaciones te dice que como es sin ánimo de lucro se tiene que destinar o bien a un objeto social parecido, similar, o bien a una organización sin ánimo de lucro, a beneficencia y no a manos de los asociados". Añade que "lo que propusimos es que si estamos en Pimem, pues que el dinero de una asociación de empresarios vaya a parar a empresarios. Que yo me quiera quedar el dinero es estúpido porque en esa federación hay más de 3.000 empresas. Propusimos Pimem, pero si se hubiera podido votar…, pero no se pudo". Añade que "hemos llevado una actividad conservadora en materia de dinero".

Dos cuestiones más aclara el antiguo presidente de Abacose sobre las acusaciones que se le formulan. La primera de ellas es la que le tilda de gestionar al estilo "sudamericano". apunta que se han realizado dos procesos electorales y en cada uno de ellos había un equipo de 5 personas. Destaca también que el pasado lunes abandonaron la asociación 5 personas, más dos que lo habían hecho un mes antes; además del socio de Ibiza y otro que estaba de viaje no lo pudieron hacer: "Se han quedado únicamente 3". Aquí hay una diferencia de criterios sobre el número de asociados: mientras Casado señala que son 12, Lluch afirma que son 10 contando con Rafael Bonilla, de Ibiza. Aseguranza ha consultado los datos de la Pimem con fecha 6 de noviembre de este año y aparecen 9 al corriente de pago de las cuotas y miembros de Abacose. Con estos datos, en la asociación continúan las corredurías Segur Consult Balear, Segurgama y Boutique del Seguro Balear.

Respecto al futuro, Lluch no descarta crear una nueva asociación en la isla puesto que "creo en ello y hace falta asociacionismo y organizaciones que hagan cosas más allá de los convenios mercantiles". No lo descarta a pregunta de Aseguranza, aunque ahora mismo no hay nada en firme. Asegura que lo que tenían claro "es que si no había forma de reconducir la asociación o disolverla de forma ordenada, no queríamos continuar un día más con estos señores". Y así presentaron su baja de la asociación, no por petición de Casado, aclara.