Mapfre prevé un 4T complicado en No Vida por el efecto de la economía

La desaceleración de la economía, y con ella del consumo, es un hecho y en el seguro se nota principalmente en el negocio de No Vida. A pesar de los datos que dio a conocer ayer Unespa donde hasta septiembre se observa un crecimiento del 2,9% en este ramo, a juicio de los expertos de Mapfre, eso ya es una consecuencia del momento económico. Lo es porque con anterioridad el avance era de casi un 4%, mucho mejor que la cifra reflejada ayer correspondiente al final del 3 trimestre de este año.

Ricardo González, director de investigación de industria y regulación del Servicio de Estudios de la aseguradora, señala que "la correlación entre el ciclo económico y el negocio de No Vida es clara y nos deja pocas dudas". Por ello, afirma que la ralentización "llegará" en el sector, y de hecho está creciendo menos y ese aumento ya es inferior a crecimientos que tenía el seguro de No Vida en el pasado".

Añadió que el único ramo que puede tener en un momento determinado un comportamiento desigual es Salud. Puntualiza que los consumidores, normalmente cuando se ralentiza la economía, temen que los poderes públicos reduzcan el gasto sanitario y aumenten las listas de espera. Por esta razón, "la gente tiende a no quitarse el seguro", añade. Pero, aun así, "al final, cuando el ciclo económico se ralentiza tiende a ralentizarse también" este ramo.

Por su parte, Gonzalo De Cadenas-Santiago, director de análisis macro y financiero del mismo Servicio de Estudios, incidió que esta ralentización ya se nota al reflejar los datos un crecimiento inferior a los de hace algunos meses: "Se está ralentizando acorde con el proceso económico".

Economía y seguro

Aportó también una visión panorámica de la situación económica actual y futura y su consecuencia posible en el seguro. Explicó que nos encontramos en un cambio de ciclo "que anticipamos hace un año y empezamos a ver hace 3 meses, que va a llevar a una desaceleración económica a escala global". Aseguró, no obstante el experto, que hablamos de un "escenario de desaceleración modulable por riesgos como la crisis comercial, pero no un escenario de recesión".

Reflejó que esto tiene consecuencias para el sector financiero y, claro está, para el asegurador. De Cadenas-Santiago señaló que en primer lugar se notará en la actividad dado que el seguro "es un sector fuertemente cíclico, especialmente en No Vida". Cree que también es un negocio "sensible a la política monetaria y a los efectos sobre los datos económicos y sensible a la incertidumbre. Entre otras cosas, las decisiones de inversión siempre están condicionadas" a la situación de la economía.

Aseguró que la desaceleración "implica menor demanda aseguradora". Incidió en que se nota la desaceleración por el lado de volúmenes y por el lado de precios. Considera que la política monetaria, tal y como está orientada hoy, tiene efectos positivos como tamizar el efecto de la desaceleración y el efecto de las monedas emergentes, pero también negativos como la reducción de ingresos financieros y un efecto sobre el modelo de negocio de Vida.

Señala que el momento económico, junto a la demanda, se hará notar en el efecto de las carteras puesto que "hay muchos flujos de inversión que van a buscar refugio en determinados activos y tendrá efectos sobre variables nominales a los que está expuesto el sector financiero y asegurador".

No Vida de manera especial

Ricardo González también quiso detallar las consecuencias para el seguro y apuntó que se notará en No Vida, concretamente en Autos y Multirriesgo, y mencionó que las políticas monetarias acomodaticias con bajadas de tipos también afectan de manera negativa en Vida Ahorro y productos previsionales como las rentas vitalicias.

A su juicio, en el corto plazo -debido a que se anuncian más bajadas de tipos- sí puede incrementarse los seguros de Vida Ahorro y rentas vitalicias, aunque sólo en las economías donde cuentan con niveles altos. Aun así, pasado un periodo "terminarán por lastrar también este negocio" y se "dificulta mucho la comercialización".

Respecto a España mencionó que la ralentización está llegando al consumo y la incertidumbre puede provocar que familias y empresas dejen de recurrir al crédito. El aumento de la tasa de ahorro puede afectar de manera negativa a No Vida, por la caída de seguros vinculados a hipotecas, entre otros aspectos.

Índice GIP-Mapfre

El Servicio de Estudios de Mapfre actualizó su Índice Global de Potencial Asegurador (GIP) que presentó el pasado marzo con los últimos datos correspondientes a 2018. Este dato mide el espacio asegurable en todo el planeta mediante una métrica que sintetiza los mercados que ofrecen un mayor potencial asegurador en el medio y largo plazo.

En este sentido China, Estados Unidos e India siguen ocupando los tres primeros puestos tanto en el ranking del ramo de Vida como de No Vida. El informe señala que Egipto, Pakistán, Nigeria y Filipinas podrían situarse en una década en el Top 10 de Vida en cuanto a tapar su brecha de aseguramiento y desbancar países emergentes que hoy se encuentran en ese ranking. En No Vida los países con enormes capacidades se colocan entre Pakistán, Egipto, Bangladesh, Nigeria y Filipinas.