Más que seguros e indemnizaciones, hay que imaginar contratos que ayuden a constituir provisiones

La crisis del turismo por la pandemia obliga a los seguros de Viaje a replantearse coberturas y líneas. En declaraciones a esta redacción, desde Natixis apuntan incluso a que las aseguradoras propongan seguros para acompañar a sus clientes en los momentos más tensos.

Una cuestión clave en estos momentos es si el sector asegurador debe incorporar nuevas coberturas a sus productos. Jesús Castillo, economista del banco Natixis para la Eurozona, considera que puede ser pronto para anticipar cómo deben evolucionar las coberturas. "En todo caso, es obvio que la cobertura sanitaria y las condiciones bajo las cuales se activa van a revestir mucha más importancia. También los profesionales del turismo querrán mejorar su cobertura frente a episodios de cierres forzosos de sus actividades". Aunque cree que "los principales gobiernos europeos han desarrollado medidas para sostener el sector, no son suficientes para copar con todas las consecuencias económicas que han sufrido".

¿Qué puede ocurrir? Para el experto de Natixis, "probablemente las aseguradoras tienen que proponer seguros para acompañar a sus clientes durante los momentos más tensos. Más que seguros e indemnizaciones de riesgos, hay que imaginar contratos que ayuden a los clientes a constituir provisiones en vista de ser utilizadas en los periodos de crisis, un poco como las provisiones constituidas por los bancos en vista de amortiguar pérdidas futuras".

Explicaciones a la relativa penetración del seguro

La valoración del seguro de Viaje entre los viajeros y el propio sector del turismo tiene matices. Jesús Castillo (autor del informe 'What does the future hold for the tourism sector?' de Natixis) detalla que el desarrollo del turismo de masas a lo largo de las últimas décadas, "particularmente gracias a la bajada del coste del transporte aéreo con la aparición de las compañías 'low cost', ha promovido una cultura del viaje y de sus riesgos vinculados en una amplia parte de la población, particularmente en los países más desarrollados, que son la primera fuente de turistas a nivel mundial. Igualmente, el hecho de que a lo largo de los últimos años la situación sanitaria ha ido mejorando en muchos destinos turísticos también ha podido contribuir a relajar la atención de los turistas relativamente a muchos de los riegos de viajar". Y añade una tercera cuestión: "Los múltiples seguros sanitarios y de repatriación, incluidos como servicios adicionales en muchos contratos (seguro de Automóvil, tarjeta bancaria, billetes de avión, alquiler de coche, etc) pueden haber conducido los usuarios a considerar tener una cobertura suficiente frente a la mayoría de los riesgos que suponen los viajes turísticos".

Pero en todo caso opina que la pandemia mundial ha recordado "la necesidad de prestar atención a la letra pequeña de los contratos de seguros y tener en cuenta las cláusulas particulares que pueden reducir la cobertura bajo ciertas circunstancias". Su previsión es que la valoración de los seguros va a depender "fuertemente de la capacidad de las compañías a prestar servicios que aporten un valor añadido significativo en un contexto de fuerte incertidumbre manteniendo un precio razonable. Solo bajo estas condiciones la valoración de los seguros podrá mejorar e la capacidad a mantener precios en adecuación con la realidad de la cobertura".

En el informe recientemente publicado por Natixis se señala que el sector del turismo caerá en Europa casi un 40% y un 35% en global. Habrá recuperación, pero "va a ser lenta y heterogénea en términos de segmentos de actividad y de países".