La mediación tradicional resiste las acometidas de la bancaseguros y refuerza su liderazgo

Cuando parecía que la bancaseguros iba a desbancar a la mediación tradicional, agentes y corredores han ganado un nuevo combate: han conseguido incrementar su volumen de negocio y ganar así cuota de mercado, mandando a su rival contra las cuerdas. En el reportaje especial sobre bancaseguros publicado en el nº de septiembre de Mercado Previsor se incluyen los datos de la DGSFP, que muestran que la mediación tradicional intermedió 26.092 millones de euros en 2017 –últimos datos oficiales disponibles–, lo que significa un 2,22% más que en 2016. Gracias a este crecimiento, agentes y corredores consiguieron aumentar en más de un punto porcentual su cuota de mercado, elevándola hasta el 42,3%. Por el contrario, los operadores de bancaseguros (OBS) experimentaron una caída del 4,26% y su volumen de negocio se redujo hasta los 23.884 millones, perdiendo así cuota de mercado (se sitúa en el 38,72%) y alejándose del 'sorpasso' que esperaban dar a la mediación tradicional.

La banca, un gran problema

A pesar de estos buenos resultados, la mediación tradicional no se conforma. Es más, insisten en denunciar que la bancaseguros es una amenaza para la profesión. En los 3 Índices de Confianza de la Mediación (ICM) que hemos elaborado en Mercado Previsor, la banca siempre aparece como uno de los principales problemas al que se enfrentan agentes y corredores. "No sé si trata del principal problema y del mayor reto que tiene la mediación pero, desde luego, es un problema muy importante tanto para la mediación como para el sector", subraya Juan Carlos Echevarría, director técnico de la Correduría de Seguros Echevarría & Sada Asociados, que analiza cómo se ha llegado a esta situación: "La causa u origen de este gran problema, tal y como lo conocemos hoy en día, es que los políticos y la DGSFP han facilitado a la banca su entrada en el mercado; y por otra parte, que la normativa no se aplica de forma determinante y con la firmeza que se merece".

Lamenta que "una parte importante del negocio asegurador se vaya a las arcas de la banca porque ésta no se gana la vida con su negocio: el dinero". Y, en su opinión, todo esto no afecta únicamente a la mediación: "Esto hace que el consumidor, esa figura que tanto dicen defender Competencia, los políticos y la DGSFP, se vea indefenso y sin ganas de efectuar las reclamaciones correspondientes porque el camino es farragoso, caro y poco efectivo".

Rafael Villanueva, vocal de Derechos del Asegurado y Arbitraje de Amesgra, coincide en que el consumidor es uno de los grandes perjudicados de que se permita a la banca comercializar seguros: "Es uno de los mayores problemas que tiene el mercado y, en particular, el consumidor final, que sufre este problema en varios frentes". Y enumera de manera sucinta: "económico, comisiones, coberturas, percepción de prestaciones y defensa de sus derechos".

En Mercado Previsor, hemos contactado con varios OBS para conocer su posición, pero todos ellos han declinado participar en este reportaje.

En el reportaje sobre bancaseguros se centra también en las críticas a la DGSFP, las prácticas abusivas de la banca y la desconfianza en la IDD.