Los mediadores de seguros 'chequean' a sus Colegios

¿Qué opinan los mediadores de seguros de sus Colegios? ¿Están satisfechos con el funcionamiento y con los servicios prestados? En el número de marzo de Mercado Previsor, la revista del Grupo Aseguranza dirigida a la mediación, hemos reunido a 5 mediadores de seguros colegiados, de diferentes puntos de España, para conocer su punto de vista sobre el desempeño de estas instituciones y saber de primera mano si encuentran en ellas respuestas a todas sus necesidades.

Según los agentes y corredores colegiados consultados, los Colegios de Mediadores de Seguros de España ejercen las funciones que les encomienda la Ley 2/1974, sobre Colegios Profesionales. Eso sí, unos con mayor y otros con menor acierto.

Carmen José Díaz Micol, administradora única de Díaz Micol Correduría de Seguros, enumera todo lo que le aporta su Colegio: "Seguridad en el ejercicio de la profesión, información y formación". Esta empresa de mediación está ubicada en la localidad murciana de La Arboleja, por lo que Carmen José pertenece al Colegio de Murcia. Juan A. Canzobre, director de Canzobre Segade Correduría de Seguros, destaca la "formación" entre lo que más le aporta su Colegio. Esta correduría se encuentra en La Coruña, provincia donde está colegiado. Y Joaquín Gil, gerente de Seguris, agencia vinculada que opera en Castellón, también valora especialmente la formación que imparte el Colegio de su provincia, pero además detalla otros servicios que le aportan bastante: "Asesoría jurídica previa, que me asesora en temas de civil, mercantil, contabilidad, fiscalidad, tecnología de la información, laboral, administrativo y así como consultas sobre siniestros dudosos. También consultoría de protección de datos y chequeo de obligaciones".

Abraham Simón-Ferré, director técnico de Vilanova-Simón Correduría de Seguros, subraya que estar colegiado le aporta principalmente "tranquilidad" ya que "siempre" sabrá "donde acudir ante cualquier duda profesional". Esta correduría está radicada en el municipio gerundense de Llagostera, por lo que Simón-Ferré forma parte del Colegio de Girona.

La voz discordante la pone Rafael Bonilla, director técnico de Bonilla Seguros, correduría situada en Sant Antoni de Portmany, municipio de Ibiza. Bonilla se muestra muy crítico con su Colegio, el de Baleares, subrayando que no le aporta "nada".

Oferta formativa

En estos tiempos de máxima exigencia, hay unanimidad en identificar la formación como un elemento crucial para subsistir en un mercado cada vez más competitivo. Juan A. Canzobre, Abraham Simón-Ferré y Joaquín Gil están satisfechos con la oferta formativa que ofrecen sus respectivos colegios, los de La Coruña, Girona y Castellón.

Carmen José Díaz Micol valora la formación que imparte el Colegio al que está adscrita, pero cree que podría ser "gratis" para los colegiados y más en plena pandemia. "Pagamos una buena cuota y, con el tema del Covid, no compensa lo que pagamos con lo que recibimos", señala. Rafael Bonilla "no" está satisfecho con la oferta de formación que imparte su institución colegial, excepto "la obligatoria para ejercer" la profesión que le consta que es "correcta".

Servicios de pago

La formación es la joya de la corona del nutrido catálogo de servicios que los Colegios de Mediadores de Seguros ponen a disposición de los colegiados. De media, las instituciones proporcionan a sus miembros más de una docena de servicios especiales, pero no todos son gratuitos. De hecho, muchos tienen un coste adicional. El Colegio de Madrid es de los pocos que desglosan en su web todas las soluciones (con su precio) a las que pueden acceder sus colegiados, dividiéndolas entre gratuitas, exclusivas y otros acuerdos de interés. La asesoría, en cualquiera de sus vertientes (jurídica, fiscal, laboral, contable, marketing y formación); la póliza de RC para agentes y la tramitación de inscripciones registrales ante la DGSFP y la administración pública es de lo poco sin coste. Las soluciones restantes hay que pagarlas, ya que suelen estar externalizadas. Y algunas se efectúan a través del Consejo General. Si bien, en estos casos, los colegiados se benefician siempre de unas condiciones ventajosas pactadas previamente con los proveedores.

¿Pero son valorados estos servicios de pago? "No los uso", reconoce Juan A. Canzobre, colegiado en La Coruña. "El catálogo de servicios, al ser casi todo pagando, no lo uso", coincide Carmen José Díaz Micol, colegiada en Murcia. La administradora única de la correduría Díaz Micol también pertenece a una asociación de corredores de ámbito nacional, a la que antepone al Colegio cuando necesita una solución extraordinaria. "Con la cuota que se paga, me ofrecen gratuitamente los mismos servicios que el Colegio. El Colegio lo uso solo para consultas y para sentirme más protegida", subraya. En términos generales, "no" está satisfecha con los acuerdos que ha alcanzado su colegio con los proveedores, y acentúa: "La cuota colegial es alta y no tienen detalles con los colegiados. Siempre tenemos que pagar un extra y, cuando es gratis, es porque pagan las compañías que imparten dicha formación".

Rafael Bonilla, miembro del Colegio de Baleares, critica que las instituciones colegiales cobren una cuota anual por el Servicio de Atención al Cliente, cuando "los distribuidores de seguros estamos obligados a tenerlo". En cambio, el Colegio de Girona, como describe Abraham Simón-Ferré, incluye todos los servicios en la cuota colegial "salvo el servicio de Defensor del Cliente". Joaquín Gil, del Colegio de Castellón, no está de acuerdo con las opiniones anteriores y opina que "en estos momentos, y dada la situación que vivimos actualmente, todos estos servicios que tenemos con proveedores nos han resultado bastante satisfactorios".

Esta noticia es un resumen de un amplio reportaje publicado en el número 650 de la revista Mercado Previsor, perteneciente al Grupo Aseguranza. En dicho reportaje, los colegiados consultados también ofrecen su visión sobre los servicios que echan en falta, la comunicación que mantienen con los Colegios, el tiempo de resolución de sus problemas por parte de las instituciones colegiales, el valor de la colegiación voluntaria y la labor del Consejo General.