Sí a las app de salud, pero integradas en los servicios de las aseguradoras

Las compañías ven en la 'salud digital' la oportunidad para seguir creciendo. No hay semana en la que aparezcan nuevas aplicaciones. Las compañías trabajan en fomentar el uso de app para que los asegurados utilicen de manera automática diversos servicios (autorización de pruebas o ingresos, reembolso de facturas, e incluso video consultas o chat médicos) y animan también a sus asegurados a utilizar wearables para ofrecer mejores primas a los asegurados que demuestren llevar un estilo de vida saludable. No hay compañía que no se esté poniendo las pilas y "todas estamos haciendo abultadas inversiones para satisfacer las necesidades de un cliente cada vez más exigente y comprometido con su salud", explica Luis Iglesias (SegurCaixa Adeslas). La tecnología aplicada a la salud y las nuevas plataformas basadas en el uso de tecnología y el descuento en el precio de acceso a los servicios médicos permiten además acercar a la sanidad privada a nuevos segmentos de clientes que no contratan un seguro de Salud. En ese sentido, amplían el mercado de la sanidad privada y eso es positivo para el sector, explica Jaime Ortiz (Asisa).

Con todo, desde DKV matizan que estos nuevos servicios que se ofrecen a través de aplicaciones "deben ser parte de los servicios que ofrecemos las aseguradoras, ya que aportan agilidad y facilidad de acceso a los clientes a los servicios al estar integrados en un modelo asistencial definido, claro y conocido por el usuario, 'sueltos' no terminan de tener sentido". "Estos servicios deben integrarse en un modelo asistencial completo: tanto para promover hábitos de vida saludable como para ofrecer asistencia ante una necesidad de servicio. Por último, no deben exceder las capacidades para las que son recomendables como diagnóstico a distancia, seguimiento de tratamiento a distancia, orientación profesional, recomendación, etc. Para diagnósticos complejos, con interpretación de pruebas también complejas, existen otros mecanismos más adecuados", añaden.

Revista Aseguranza en su número de septiembre abre el debate con representantes de las principales compañías que operan en el ramo de Salud. En general coinciden en que hay margen para el crecimiento principalmente en colectivos, pymes y autónomos aunque reconocen que las primas cada vez están más ajustadas en detrimento de la rentabilidad. El seguro de Salud continúa por el buen camino. A cierre de 2018 su crecimiento se situó en el 5,6% manteniendo la tendencia al alza iniciada hace ya una década. Y hasta junio acumula ya un crecimiento del 4,10%. Sin embargo, hay algún nubarrón en el horizonte. El resultado de la cuenta técnica del ramo –datos del primer semestre 2019- se situó en el 3,6% de las primas imputadas del negocio retenido, registrando un descenso de 1,2 puntos respecto al mismo periodo del año anterior. ¿Comienza a perder rentabilidad el negocio de la salud?

Luis Iglesias, subdirector general de Ramos Personales de SegurCaixa Adeslas, reconoce la gran competencia en el mercado de colectivos "que provoca que las primas vayan muy ajustadas" perjudicando la rentabilidad. Además, señala que "la tendencia al alza de los costes asistenciales es un hecho, y todo indica que se van a ir acrecentando".  

Pedro Orbe, director general Comercial Grupo DKV, considera que "no es que sea menos rentable; simplemente es que el mercado se está reajustando permanentemente, y estamos en un momento de batalla por la cuota que, de una forma u otra, afecta a la cuenta técnica. A esto hay que sumarle una creciente concentración hospitalaria que tiene aspectos muy positivos, como la mejora de capacidades tecnológicas y de capacidad para invertir en ellas, profesionalización, mayor pericia en gestión, etc, y negativos, como que, generalmente, conduce al alza de los precios". 

Desde Sanitas, su directora comercial, Ine Snater, reflexiona sobre los retos a los que se enfrenta el ramo, "como el encarecimiento de la tecnología médica, el incremento del gasto médico debido al envejecimiento de la población y la cronicidad de las enfermedades, el mayor coste en la captación de los clientes y la presión sobre las primas por la colectivización". Jaime Ortiz, director Comercial y de Marketing de Asisa también ha recordado el hecho de que las primas de Muface, Mugeju e Isfas estén congeladas este año influye negativamente. Pensando en 2020 ve aquí margen para el crecimiento. Mientras que Pablo Latorre, director Comercial y de Marketing de Unión Madrileña, apunta a la siniestralidad.