El Gobierno aprueba el Sandbox que generará 5.000 empleos y una inversión de 400 millones

El Sandbox, el espacio controlado de pruebas para Fintech e Insurtech, está a un paso de ver la luz. Tras permanecer más tiempo del deseado en un oscuro túnel, el Consejo de Ministros ha aprobado este viernes el 'Anteproyecto de Ley de medidas para la transformación digital del sistema financiero'. Es decir, la normativa que regula el esperado Sandbox.

Si bien, las elecciones generales están a la vuelta de la esquina y no hay tiempo que perder si se quiere contar con el respaldo de la mayoría de los grupos parlamentarios. Por tanto, comienza una tramitación exprés. En conversaciones con Grupo Aseguranza, Jaime Bofill, socio del Área de Seguros y Reaseguros de Hogan Lovells, explica que ahora arranca un proceso difícil pero no imposible siempre que "lo ratifique" la Diputación Permanente aunque, para ello, "se necesita que se considere que la norma precisa urgencia en su aprobación". Y precisa: "Entendemos que es urgente por los inmensos beneficios que proporcionará a nuestra sociedad".

Carlos San Basilio, secretario general del Tesoro, se ha mostrado convencido de que el Sandbox se aprobará definitivamente antes de los comicios ya que inicialmente casi todos los partidos políticos están a favor de su desarrollo.

Graves consecuencias si no se aprueba

Pero ya se sabe que en política puede pasar de todo y, si al final no lo aprueba la Diputación Permanente, España tendría que afrontar una serie de consecuencias que marcarían el devenir de nuestra economía. "La primera sería la fuga inmediata de talento del sector Fintech e Insurtech hacia otros países con Sandbox", subraya Jaime Bofill. Y es que, de aprobarse ya, España sería el primer país de la Eurozona en tener un Sandbox.

Y añade otras dos posibles secuelas igual de gravosas: "En segundo lugar, supondría la pérdida de una herramienta vital de desarrollo financiero y protección esencial al consumidor. Y la tercera, pero no menos importante, la no creación de 4.000-5.000 nuevos empleos así como la no inversión en España de más de 400 millones de euros de manera directa". Entonces, ¿tendría sentido un Sandbox aprobado en la próxima legislatura? "Sí, pero no es lo mismo ser locomotora que vagón de cola", sentencia Bofill.

Presión del sector

Con la aprobación del anteproyecto, se culmina un procedimiento largo. Ya en diciembre, la propia ministra Nadia Calviño habló de la intención del Ejecutivo de sacar adelante el Anteproyecto de Ley antes de que finalizase el año 2018, pero al final no se hizo. Y el 8 de febrero, el Gobierno volvió a dejar patente la prioridad de este Anteproyecto de Ley, incluyendo el Sandbox en su Agenda del Cambio como una de las 9 reformas básicas para impulsar el avance científico y tecnológico. 

Aunque siempre fue una prioridad para el Gobierno, justo hace una semana el sector financiero se unió para reclamar su aprobación de manera urgente. En concreto, lo hicieron AEB (Asociación Española de Banca), AEFI (Asociación Española de FinTech & InsurTech), CECA (Confederación Española de Cajas de Ahorro), UNNAC (Unión Nacional de Cooperativas de Crédito) y UNESPA (Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras).