El reaseguro español busca alternativas para ser rentable

La situación de los bajos tipos de interés en la economía está generando quebraderos de cabeza en un gran número de industrias. El seguro entre ellos; una situación que, como es lógico, afecta también al reaseguro, y el español no es menos dada la dependencia que tiene a lo que sucede más allá de nuestras fronteras. En la revista Aseguranza hemos analizado, de la mano de Mapfre Re, Munich Re, Nacional Re, Swiss Re y Asecore, que aporta la visión de los brokers, cómo está este negocio en España.

Entre otras cuestiones se señala está búsqueda de nuevas fórmulas para hacer este negocio rentable. Se trabaja con la hipótesis de que los tipos de interés continuarán así en un futuro próximo y, por lo tanto, estas empresas no pueden depender de los ingresos por inversiones para que sus negocios sean rentables. Se asegura que tienen que encontrar alternativas para compensar la pérdida de esos ingresos.

Un camino que se considera como oportunidad es la eficiencia operativa como manera de generar margen adicional. Se apunta que cualquier reducción en los ratios de gasto multiplicaría las oportunidades de negocio. España cuenta también con bajos índices de penetración en comparación con otros países de Europa, por lo que se pueden dar pasos para el crecimiento por este lado.

Uno de los cambios con los que tendrá que convivir el negocio es que el ciclo económico positivo ha llevado a que aumenten las retenciones por parte de las compañías de seguros en ciertos ramos y con el efecto negativo que supone para el reaseguro. Junto a estos aspectos también se tendrán que manejar las incertidumbres políticas que si se continúan en el tiempo podrían provocar un estancamiento de la economía. Una consecuencia de esto sería la reducción del consumo privado y su efecto negativo en el volumen de primas.

Estable, pero más prima

En general, afirman los expertos que el reaseguro en España es "bastante estable", tanto en primas como en resultado, pero detecta "algunos signos de encrudecimiento debido a unas mayores pérdidas y tendencias adversas en los mercados de catástrofes naturales".

Indican que para garantizar la sostenibilidad del negocio en el largo plazo el mercado necesariamente tiene que aumentar los precios. Se señala también que todavía hay capacidad y que esto afecta a los costes, "aunque ya no queda tanta" como antes. Una situación que provoca "tensiones en los precios", aunque cada cuenta y cada cliente son diferentes.

En relación a 2020 el sector cree que puede bajar la capacidad debido a una caída de la oferta de soluciones alternativas. Un hecho que conduciría al aumento de los precios.

La utilidad de este negocio sigue vigente en nuestro país. Lo es porque se considera "extremadamente útil" y también porque cada vez más se valora la labor de asesoramiento, "muy apreciada por las compañías", máxime en un entorno tan cambiante y global. Afirman estos expertos que el reaseguro se percibe como un instrumento ideal para la optimización de la gestión de capital en las compañías de seguros.

En el reportaje que se puede leer en la revista de octubre de Aseguranza se describen también las principales preocupaciones de este negocio en España, así como sus más esperanzadoras oportunidades. También hay espacio para analizar si el Brexit afectará o no a este negocio.