El reaseguro vive entre la incertidumbre y la necesidad de bajar el ratio combinado

En la última revista de Aseguranza se aborda, entre otros temas, la situación del reaseguro español de la mano de Mapfre Re y Nacional de Reaseguros, dos de las cuatro entidades dadas de alta en la DGSFP.  Destacan que viven un momento liderado por un denominador común que no gusta al seguro: incertidumbre. Es así tanto por la situación que desprende el Covid, pero también por años donde los ratios combinados son altos, incluso por encima del 100%. Desde España el sector quiere dejar claro que más allá del Consorcio de Compensación de Seguros estas empresas están haciendo frente a catástrofes naturales a las que es necesario empezar a quitar el apellido de extraordinarias.

El director de Mercado de Mapfre Re para España e Israel, Fernando Sadornil, considera que la situación en España no difiere del resto de Europa y apunta que "venimos ya de varios años en los que el ratio combinado medio de los principales reaseguradores supera el 100% y eso no es sostenible en el entorno de tipos de interés en el que nos movemos". En una primera valoración David Santos, responsable de negocio internacional de Nacional de Reaseguros, apunta que "el sector se encuentra en una etapa de incertidumbre ante la evolución de la facturación y de la siniestralidad en este entorno de Covid" y también trabajan en el análisis de exclusión de pandemias.

Respecto a lo mencionado sobre el CCS, se señala que si bien esta figura es "francamente beneficiosa, tiene un efecto delicado para la industria". Se refieren a que se puede dar la falsa sensación de ser un sector libre de eventos catastróficos naturales, pero la realidad es que "año tras año venimos sufriendo este tipo de eventos tanto cedentes como reaseguradoras".

Pensar en este negocio en un marco de cinco años genera muchas dudas pero los expertos creen que habrá un enfoque en la rentabilidad sostenible del negocio, la eficiencia en los costes y un esfuerzo en generar valor añadido.

Negocio sostenible

En relación a esta cuestión del negocio y las futuras renovaciones, lo más probable es que, si bien no debe ser un temor, estarán impactadas por la pandemia, y encima "después de una serie de resultados negativos a nivel mundial". No se espera un aumento en la capacidad disponible en el mercado y sí una mayor disciplina que se traduzca en un ajuste de precios, redefinición de coberturas y exclusiones. Creen que este año será de los complejos, pero descargan presión al indicar que forman parte de un negocio donde los números son muy claros y donde todos deben procurar un modelo de negocio sostenible.

El reportaje que puedes leer de manera íntegra en la revista de octubre de Aseguranza habla de otras cuestiones como la posible influencia del coronavirus y cómo afrontan la futura renovación de Solvencia II en la perspectiva del reaseguro.