Santalucía, Aegon y Caser también juegan la fusión de Unicaja y Liberbank

Los acuerdos bancoaseguradores están dando más de un quebradero de cabeza en esta etapa final del año después de los anuncios de fusión de varias entidades financieras. La idea de crear el quinto banco español con 110.000 millones de euros en activos que saldrá de la andaluza Unicaja y la asturiana Liberbank conllevará necesarias negociaciones que implican a Santalucía, que tiene un acuerdo con Unicaja, a Aegon que lo tiene con Liberbank y a Caser, que lo mantiene con ambas. También en esta ecuación entraría Mapfre.

Si vamos por partes, Santalucía posee el 3,2% de Unicaja y hace 3 años invirtió casi 450 millones en el acuerdo con la entidad después de la compra de Aviva. Este acuerdo, para la comercialización en exclusiva de los seguros de Vida, se materializa en Unicorp Vida y Pensiones que gestiona la aseguradora y que poseen a partes iguales. Al cierre del tercer trimestre del año esta entidad contaba con 509 millones en primas y arrojaba una caída del 38%. El pasado año registró un volumen de provisiones de 3.552 millones con un crecimiento del 3,64% y se coloca con una cuota de mercado del 1,82% en la 14ª entidad por provisiones del sector.

Por otro lado, Aegon cuenta también con un acuerdo en exclusiva con Liberbank a través de Liberbank Vida y Pensiones. Al cierre de 2019 la entidad contaba con 255,6 millones en provisiones con una caída del 2% y el 0,13% de cuota de mercado. Los datos de este año hasta septiembre contabilizan unas provisiones de 264 millones con un avance del 1,32% y una caída en primas del 13% con un total de 49,2 millones.

La tercera aseguradora en liza en esta operación es Caser. La compañía cuenta con acuerdos en No Vida con ambas compañías, una relación que podría amansar las negociaciones. Además, la nueva Unicaja contará con una participación del 20% en el accionariado de la aseguradora con lo que, como hicieron en la operación de compra de Helvetia, se prevé que se desprenda el nuevo banco de parte de su participación para no verse condicionada a contar con mayores provisiones por la normativa europea.

Mapfre también se verá inmersa en esta fusión por el acuerdo de distribución que mantiene por el acuerdo con el desaparecido Banco Castilla-La Mancha (CCM), hoy en manos de Liberbank. CCM Vida y Pensiones cuenta, hasta septiembre, con unas provisiones de 721,2 millones, con una caída del 6% y el 0,37% de cuota de mercado; en primas cosechó 29,4 millones y un retroceso del 40%.

Si se siguen los criterios vistos hasta la fecha en otras fusiones el banco mayoritario, Unicaja, impondría sus relaciones bancoaseguradoras y Santalucía sería la entidad más beneficiada, aunque también tendría que realizar una nueva inversión. Lo cierto es que hasta mediados de 2021 que es cuando se espera que arranque la nueva entidad las negociaciones, también en seguros, serán necesarias.