El seguro pide paciencia a las insurtech

El seguro está, desde hace años, afrontando un cambio cultural que requiere tiempo. Lo requiere en cualquier sector, pero quizá más en uno como el asegurador siempre con el freno de mano echado y a la expectativa de palpar fehacientemente la profundidad de la piscina antes de lanzarse. Este pensamiento fue reconocido ayer por las 5 aseguradoras que participaron en la última parte del II Congreso Insurtech para el sector asegurador que organizó ICEA.

Representantes de AXA Opensurance, Caser, Santalucía, Spaklab by Nationale Nederlanden y La Mútua de los Ingenieros destacaron que las compañías de seguros están llevando al mismo tiempo dos cambios fundamentales: la transformación digital de sus empresas y un cambio cultural interno dirigido hacia la innovación.

El director de Innovación de Santalucía, Ángel Uzquiza, reconoció que en estos momentos aseguradoras e insurtech no están en un "punto de equilibrio todavía para poder conectar bien". No obstante, considera que los pasos que las empresas están dando a nivel interno son beneficiosos puesto que consiguen que los empleados aprendan. Apuntó que estar en niveles diferentes "genera ansiedad" para ambas partes, unos porque querrían todo más rápido y otras porque están inmersos en varios proyectos de cambios profundos: "Hay que ponerse las pilas, las aseguradoras, porque las insurtech están ahí y hay que trabajar juntos". Hay que pedirles "muchísima paciencia en algunos temas porque es verdad que se podrían acortar los plazos, pero hay que esperar".

El responsable de AXA Opensurance, Óscar Paz, explicó que "a las organizaciones hay que entrenarlas" y cree que después de 4 años se empiezan a ver resultados en innovación. Considera también que en ocasiones lograr un proyecto apto forma parte de una aproximación larga a través de otros. Señaló que es necesario ser pacientes con las aseguradoras puesto que llegar a cambios requiere destruir los viejos hábitos y puede generar incomodidades en las instituciones.

Germán Bautista, director de Clientes y Negocio de Grandes Cuentas de Caser, apuntó que las aseguradoras deben saber jugar en el corto, medio y largo plazo. Destacó que "somos organizaciones que tenemos que cumplir con un presupuesto (corto plazo), nuestro Plan Estratégico a 3 ó 5 años (medio plazo) y el largo, lo que vendrá después". Respecto al cambio cultural aseguró que es un proceso que se acelera con el tiempo y la estructura va tomando conciencia de que es una "cuestión de supervivencia, no de mañana y el día menos pensado nos apartan y hay actores que tienen una relación con el cliente extraordinaria y siempre vamos a ir detrás de lo que hagan. Asumamos que tenemos que acortar el gap".

El Innovation & new business models de SpakLab by Nationale Nederlanden, Albert Vidal, reflexionó sobre la importancia de anticiparse ante el futuro y considera que ahora es el momento de hacerlo para encontrar un retorno posterior. Por su parte, Susanna Carmona, director general de La Mútua de los Ingenieros, resaltó la importancia de probar y probar: "Hay que hacerlo y no hay excusa; hay que pensar diferente", aseveró.

Apoyo al Sandbox

Además de estas cuestiones los distintos representantes de las aseguradoras hicieron hincapié en que, aunque la alta dirección ya presta más atención a la innovación, todavía 'hay que seguir evangelizando'.

Las compañías explicaron que sus máximos ejecutivos están implicados de una u otra manera en la transformación digital y cambio cultural actuales. Esta implicación se nota también en la dotación presupuestaria, que en la mayoría implica desde la relación con las startups a proyectos internos de transformación.

No se dejó a un lado el futuro el futuro proyecto de Sandbox. Las aseguradoras aseguran que puesta en marcha contribuirá a las compañías a ser más valientes ante estas nuevas empresas que presentan modelos de negocio diferentes.