Los seguros para pymes y autónomos resisten mejor ahora que en la Gran Recesión

El sector asegurador está siendo testigo de una de las consecuencias más dañinas de la pandemia: la asfixia que el Covid-19 está provocando a pymes y autónomos. Por razones obvias, la nueva producción se está resintiendo pero, afortunadamente, esta crisis de la Gran Reclusión, como ha bautizado la economista jefa del FMI al actual período marcado por el coronavirus, es distinta a la Gran Recesión de 2008.

En el último número de la revista Aseguranza, representantes de cuatro importantes compañías del mercado español explican las diferencias entre una y otra crisis, y profundizan en cómo impactó entonces en el negocio asegurador procedente de pymes y autónomos y cómo está impactando ahora.

La pandemia ha arrasado el tejido productivo y empresarial en España. Según el INE, que ha presentado recientemente un análisis de la coyuntura demográfica de las empresas durante los meses más duros de la crisis, el Covid-19 se llevó por delante a 323.000 autónomos en los primeros 9 meses del 2020. Y las pymes no han tenido mejor fortuna, especialmente las micropymes ya que han desaparecido un total de 34.062, a tenor de los datos publicados por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

El sector asegurador no es ajeno a esta situación y, obviamente, lo está notando en su negocio destinado a pymes y autónomos, que inevitablemente se está resintiendo. "Las empresas tienen menos capacidad para la contratación de seguros no obligatorios", reconoce Jaime Ortiz, director Comercial y de Marketing de Asisa.

Hasta el momento, donde las aseguradoras están sufriendo más la difícil situación por la que atraviesan pymes y autónomos es en la nueva producción. "La pandemia ha dificultado enormemente la actividad comercial y la capacidad de las compañías para llegar a nuevos clientes", explica Ortiz (Asisa). Y apunta Jaime Miranda, Product Manager de Multirriesgo de Liberty Seguros: "No se están creando nuevas empresas, no hay nuevas pólizas, y muchas se están destruyendo, lo que traerá cancelaciones".

Con la escabechina que el Covid-19 está provocando en las empresas, es razonable que muchas pólizas se estén anulando, bien por cierre del negocio o por falta de ingresos. "En seguros, el cierre definitivo de empresas representa la anulación por desaparición del riesgo y, como consecuencia, una disminución del tamaño y peso de nuestro sector", expone Miguel Ángel Blanca, director comercial de Previsión Mallorquina.

Si bien, la cancelación de pólizas no es lo que más preocupa a las aseguradoras que comercializan productos para pymes y autónomos. De momento, las ratios no son del todo malas. "Se están produciendo cancelaciones, obvias, por cierre. Pero la necesidad de proteger el negocio para aquellas que resisten es ahora, si cabe, aún más importante", indica Jaime Miranda (Liberty), que prosigue: "Aquellas que se están manteniendo no están reduciendo de manera significativa sus coberturas de seguros. No hablamos de una crisis económica como la de 2008, hablamos de una crisis sanitaria que afecta a la economía". Miguel Ángel Blanca (Previsión Mallorquina) tiene la misma opinión: "El aumento de la valoración del seguro por parte de empresarios y autónomos como un pilar esencial para la continuidad de su actividad, se está traduciendo, con los datos de hoy, en un menor volumen de anulaciones que las sufridas en la crisis financiera de 2008".

Evidentemente, hay sectores más golpeados que otros. "En comercios, restauración y hostelería es donde está el verdadero drama y donde, con la desaparición o paralización del negocio, se están destruyendo pólizas", señala Jaime Miranda (Liberty). Pero, en términos generales, el sector asegurador está escapando de una caída abrupta de la recaudación procedente del negocio de pymes y autónomos. "No somos ajenos a esta terrible situación pero, aunque obviamente se ha visto una ralentización de nuevas contrataciones, a día de hoy el impacto en el volumen de negocio de seguros es menor que el impacto macroeconómico", resalta Miranda.

Al igual que la pandemia no afecta igual a todos lo sectores, también hay ramos que están logrando librar mejor esta situación que viven pymes y autónomos. "El impacto se nota especialmente en Vida. En el caso de Salud, su estabilidad es mayor, en parte por la utilidad inmediata que los usuarios encuentran en este tipo de productos, que son la principal puerta de acceso a un sistema sanitario privado de alta calidad, muy eficaz y con tiempos de espera muy cortos. Por lo tanto, aunque el ritmo de crecimiento del seguro de Salud se ve afectado inevitablemente por la crisis, el sector mantiene una tendencia positiva", argumenta Jaime Ortiz (Asisa).

Optimismo moderado

En los primeros meses del 2021, el drama continúa para pymes y autónomos, pero las aseguradoras confían en una recuperación de cara al segundo semestre, una evolución que repercutirá favorablemente en el negocio enfocado a estos colectivos. "Las previsiones apuntan a que la coyuntura económica empezará a mejorar en la segunda mitad de este año", precisa Juan Cuerdo (Allianz), director de Negocio de Empresas y Reaseguros de Allianz Seguros, que se muestra esperanzador: "Hay datos para ser razonablemente optimistas para la segunda mitad de 2021. Al tratarse de una crisis de causas no estrictamente económicas ni financieras, la recuperación debería ser rápida. Se verá favorecida por la fuerte inyección de liquidez de las ayudas públicas y, en cuanto se controle la crisis sanitaria con la vacunación masiva, podrán reactivarse la mayor parte de los sectores económicos".

Javier Miranda (Liberty) también atisba una recuperación que empezará a fraguarse en los próximos meses: "Queremos ser optimistas. Estamos ante una crisis sanitaria que afecta a la economía, acabada la pandemia esperemos que la economía siga la buena senda que traía. No es una crisis financiera como la de 2008, de la que costó mucho salir, con graves caídas de primas, ahora no vemos ese comportamiento".

En Previsión Mallorquina también son "optimistas" de cara a la segunda mitad del año. "Contamos con un escenario de clara mejoría a partir del verano, apoyado en la extensión de la vacunación a grandes capas de población. Por otra parte, esperamos que la perspectiva de una salida próxima del túnel contribuya a mantener el tiempo necesario las ayudas públicas, imprescindibles para apoyar a nuestras empresas y autónomos hasta que la actividad recupere su tono habitual", reflexiona Miguel Ángel Blanca. Y en Asisa también se declaran "moderadamente optimistas" aunque, en palabras de Jaime Ortiz, son "muy conscientes de que la recuperación de la actividad económica solo vendrá una vez superemos la emergencia sanitaria".

Este texto es un resumen del amplio reportaje publicado en el número 269 de la revista Aseguranza. En dicha información, disponible ya para suscriptores, se abordan otras cuestiones como el nivel de aseguramiento de las pymes y autónomos en España, los seguros más valorados por este colectivo, la oferta aseguradora que hay ahora mismo en el mercado y el papel de la mediación de seguros.