Jueves, 14 de diciembre de 2017

Grupo Aseguranza

inicio
21 de julio
10:22 2016
Compartir

Tomás Rivera defiende los valores del corredor y su independencia antes las aseguradoras y sus proveedores

Tras la polémica por la noticia publicada en Carta del Mediador sobre una encuesta de Infoluna en la que indicaba que el 96,1% de los talleres cree que los mediadores incumplen los acuerdos, Fecor envió una carta a la dirección de Infoluna para expresar su malestar. En concreto, en la noticia se afirmaba que los profesionales de la cristalería del automóvil trasladaron “la necesidad de que desde las direcciones territoriales de las aseguradoras se actúe de manera más activa para hacer cumplir esos acuerdos y se penalice a los mediadores y corredores que no cumplan con su misión de direccionamiento”.

Fecor, a través de su Junta, calificó como “graves” esas afirmaciones y desde su Unidad de Relaciones Institucionales y Prácticas de Mercado envió una carta a Infoluna, cuyos responsables se pusieron rápidamente en contacto con Fecor. Ambas partes mantuvieron una reunión y Fecor les trasladó su indignación por las afirmaciones vertidas. Infoluna trasladó sus disculpas y acordaron la realización de una entrevista que el portal ha publicado en dos partes. El presidente de Fecor, Tomás Rivera, en la primera parte se centra en la interacción entre corredores y talleres y la confianza de los corredores en los especialistas en lunas. Entre otras cuestiones, Rivera expresa que “a mí no me consta que los corredores no crean en los especialistas de lunas y cada vez es mayor la tendencia a la hora de recomendar al cliente un buen taller especializado en lunas. Pero si un cliente quiere ir al taller de un conocido o persona de confianza no le puedes obligar a cambiar de idea. Dicho esto, mi experiencia como corredor es que, cuando hay un siniestro de lunas, les recomendamos un especialista en la materia, con total independencia, y suelen aceptarlo sin problemas”.

Además, valora que “el corredor va a seguir siendo fundamental para el taller porque va a aportar otro valor que es la cercanía con el cliente. En general, el cliente tiende a confiar en las recomendaciones de su corredor. Por ello, seguiremos siendo importantes a la hora de ayudarle a elegir los reparadores que más le convengan”.

Independencia del corredor y defensa del cliente

En la segunda parte de la entrevista Tomás Rivera defiende los valores de los corredores de independencia y profesionalidad. “El corredor aporta muchos valores pero el principal es el asesoramiento profesional e independiente y la calidad de servicio enfocada hacia el cliente. Somos independientes por imperativo legal y por vocación. Siempre buscamos lo mejor para el cliente y antes de ofrecer ese consejo hemos sondeado el mercado para saber cuál es el mejor seguro para el cliente en coberturas, límites, costes, etc…”, detalla.

Sobre el futuro, afirma que el corredor “será diferente pero conservará sus valores de siempre: cercanía, profesionalidad y confianza. Se adaptará a los nuevos clientes. Si por algo nos caracterizamos en esta profesión es por saber adaptarnos a cada momento; somos camaleónicos y hemos seguido creciendo a pesar de los cambios y los nuevos tiempos. El cliente es nuestra razón de ser y si cambia sus hábitos debemos adaptarnos porque le queremos conservar”.

El corredor, clave para el desarrollo del negocio de los talleres especialistas

“El corredor es una figura clave en el desarrollo de negocio del sector de talleres especialistas. El ramo de la cristalería del automóvil engloba a cerca de 1.100 talleres que deben convencer diariamente a un colectivo de profesionales independientes que no defienden los intereses de las compañías de seguros sino de sus clientes que son los asegurados”. Fecor, a través de su portal Canal Corredores, ha publicado un artículo del director de Infoluna, David Vilarasau, que subraya 2 conceptos claves para que un taller se gane la confianza de un corredor de seguros: confianza y servicio.

“La confianza y el servicio se consiguen demostrando que sus asegurados pueden recibir un trato sobresaliente en que se combinen seguridad, calidad y satisfacción. El taller especialista de lunas tiene que convertirse en un brazo extensivo más del corredor y debe realizar el servicio de calidad y explicarlo de manera sencilla para que sea transmitido posteriormente al corredor”.