Domingo, 18 de noviembre de 2018

Grupo Aseguranza

inicio
02 de enero
11:20 2014
Compartir

¿Qué deberían traer los Reyes Magos a los mediadores de seguros?

La próxima noche del domingo al lunes, los Reyes Magos visitarán los hogares españoles para entregar sus presentes a los más pequeños, pero también traerán algo para los mayores. ¿Qué deberían recibir los mediadores de seguros, según sus actuaciones en el mercado en 2013? ¿Regalos o carbón? Desde este medio especializado, creemos humildemente que sus Majestades de Oriente deberían decantarse muy mayoritariamente por premiar las acciones y la actitud de la mediación el año pasado, aunque no debería faltar tampoco algunas piezas de carbón para algunas prácticas minoritarias, pero que el sector debería aceptar que existen.

Regalos para la mayoría de agentes y corredores que se han enfrentado un año más a un durísimo entorno económico y a una feroz competencia en el sector, especialmente de la banca. Pese a las tremendas dificultades, la mediación no ha vivido una debacle: Ni se han cerrado miles de empresas, ni se ha despedido masivamente al personal o a los auxiliares, ni se ha desplomado la facturación de la mediación. Pero todo ello se ha conseguido con cargo a los resultados de las empresas de mediación, que ya en 2014 están al límite y que no podrán aguantar más en positivo, si la recuperación no llega con claridad al consumo de los hogares y si no hay un apoyo decidido de las aseguradoras para apuntalar los negocios de sus mediadores en estos momentos tan duros, planteándose esta ayuda como una inversión a medio y largo plazo en un canal que podría darles muchas alegrías en el futuro.

Carbón
especialmente deberían recibir todos los delincuentes y presuntos delincuentes que durante todo el año se han aprovechado de las redes de mediación para estafar a asegurados de toda España, y que en su mayor parte ya están rindiendo cuentas ante los Tribunales, como hemos venido informando durante todo el año. También deben recibir carbón los que han utilizado las primas de las entidades para emprender otras actividades y que han puesto a sus empresas en posiciones insostenibles ante las entidades. No obstante, debemos insistir en que las acciones de unos y otros son muy minoritarias y no han producido casos graves de desprotección de los ciudadanos, por lo que no deberían empañar la reputación corporativa del sector de la mediación.