Grupo Aseguranza

inicio
15 de septiembre
08:23 2022
Compartir

Ampliar el cálculo a 35 años reduciría la pensión inicial un 8,2% adicional

En pleno debate sobre la reforma de las pensiones el Banco de España ha calculado que modificar el cálculo de la prestación inicial desde 25 a 35 años supondría un recorte del 8,2% de la pensión media inicial.

Sin embargo, estima que si se simultanea esa ampliación del período de cálculo a 35 años con el descarte de los años más desfavorables para determinar la base reguladora, se suavizaría la caída de la pensión inicial media y también "reduciría la heterogeneidad de las pensiones entre individuos (si bien la desigualdad caería en menor medida que si se restringiera el período de cálculo a los 35 anteriores a la pensión)".

Pone como ejemplo que si se tienen en cuenta los 29 años más favorables dentro de los 35 años previos a la jubilación, la pensión media sería similar a la que resultaría de contar los 25 años anteriores a la jubilación. "Además, esta forma de determinar la base reguladora produciría, en promedio, un incremento de la prestación inicial de las pensiones que se sitúan por debajo de la mediana (con respecto de un escenario en el que la base reguladora se calcula a partir de los 25 años anteriores a la jubilación) y una caída de la prestación inicial para las pensiones en el cuarto cuartil de la distribución", indica.

Algunos efectos

El informe profundiza en el hecho de que en comparación con un esquema en el que se tuviesen en cuenta los 25 años anteriores a la jubilación, la utilización de entre los 25 y los 28 años más favorables, dentro de los 35 previos a la jubilación, arrojaría una pensión inicial media mayor, mientras que, si el período de cálculo variase entre los 30 y los 34 años más favorables, la pensión inicial media sería menor. Por ello apunta que "una metodología que contemplase los 29 años más favorables dentro los 35 últimos sería, en términos de pensión inicial media, aproximadamente equivalente a utilizar los 25 años anteriores a la jubilación".

Otra cuestión que utiliza como ejemplo es el caso de un grupo de trabajadores que estuviera especialmente afectado por el límite de la pensión máxima. En ese caso, se puede anticipar que un aumento del período de cálculo sería menos desfavorable para este colectivo en comparación con otro grupo de trabajadores que mostrara el mismo perfil de bases de cotización pero que estuviera menos afectado por el tope de la pensión máxima.

En todo caso, el análisis del Banco de España considera que la posibilidad de descartar los años más desfavorables en el cálculo de la pensión beneficiaría, aunque de forma relativa, a los trabajadores afectados por lagunas de cotización o períodos de desempleo. También "a las pensiones por debajo de la mediana, de modo que la desigualdad en la cuantía de las nuevas prestaciones sería ligeramente menor que la resultante de un esquema que utilizase los 25 años previos a la jubilación".

Si quiere recibir diariamente y GRATIS noticias como esta, pinche aquí