Grupo Aseguranza

inicio
26 de octubre
12:50 2016
Compartir

Colocar las sillas en sentido contrario a la marcha reduce un 95% las muertes infantiles

La Fundación Mapfre ha presentado un informe realizado durante dos años cuya principal conclusión es que “colocar las sillas de los niños en los vehículos en sentido contrario al de la marcha puede reducir las muertes un 95%”, afirmó Jesús Monclús, director de Seguridad Vial de la Fundación.

Hasta ahora los bebés de hasta 15 meses y que pesen menos de 10 kg no pueden viajar mirando hacia delante. El estudio, tras realizar diversos ensayos, concluye que esta edad debe ampliarse hasta los 4 años y hasta los 18 kg aproximadamente.  

Sobre este estudio la Fundación pone en marcha una campaña de concienciación cuyo objetivo es que todos los niños en esta franja de edad viajen hacia atrás. “Esta recomendación supondrá una importantísima mejora en su seguridad”, señala Monclús.

Mala utilización de los SRI

Por otro lado, el estudio de la Fundación Mapfre también ha demostrado que “podemos ser optimistas”. El director de seguridad vial confirmó que “el 100% de los accidentes graves con menores se pueden prevenir. “Hay tecnología y hay conocimiento para ello”, afirmó. La cuestión es que todavía los padres “cometemos” graves errores que pueden llevar a consecuencias trágicas, empezando por el más grave que es no utilizar un sistema de retención infantil (SRI). El 30% de los fallecidos durante 2015 viajaban sin sillita según datos de la DGT.

De todos modos conseguir un 100% de utilización no nos levará el éxito, afirma Jesús Moclús. Hay además que utilizarlas correctamente. El informe revela que 1 de cada 3 sillitas está mal utilizada.

El estudio destaca como principales errores en la utilización de SRI:

1.- Utilizar sillitas no homologadas. Desde la Fundación se denuncia que en la Comunidad de Madrid se ha detectado la venta de sillas sin homologar a bajo coste, unos 35 euros, en comercios generalistas. Los ensayos realizados a 48 km/h con estas sillas han demostrado que se rompen y que son un sistema totalmente inseguro.

2. Utilizar sillas antiguas. Las sillas envejecen con el uso. El calor dentro de los vehículos o la humedad hacen que los materiales se deterioren. Una silla de entre 6 y 8 años puede presentar graves deficiencias. En este punto, Monclús quiso alertar a los padres sobre el peligro que supone que pasen de hermanos mayores a hermanos pequeños o la costumbre de presarse las sillas entre familiares y amigos. “Ahorremos en otras cosas, pero no en la seguridad en el automóvil”.

3.- Evitar las holguras. En este punto el informe hace especial hincapié. Las pruebas de impacto realizadas demuestran que permitir que los más pequeños viajen con holguras en el cinturón de seguridad y en el arnés de seguridad provoca daños considerables en la cabeza y el tórax.

4.- Utilizar elevadores. “No queramos ser mayores antes de tiempo”. Hasta los 36 kg de peso o hasta alcanzar los 135 cm de altura los niños deben llevar elevadores para una correcta adaptación del cinturón de seguridad.

En resumen, para la Fundación Mapfre el ‘Objetivo 0’ que pretende reducir a 0 los fallecimientos en ciudad para el año 2030 y en general para el año 2050 no es una quimera. “Desde 2014 creemos que es posible conseguirlo” cumpliendo escrupulosamente las normas y recomendaciones de seguridad. Si bien los datos indican que vamos por el buen camino, 2015 se cerró aún con 25 menores de 14 años fallecidos, “un dato mejor que otros años, pero inaceptable”.

 

 

  Votar:  
Resultado:   0 votos

Artículos relacionados