Martes, 11 de diciembre de 2018

Grupo Aseguranza

inicio

Noticias de Seguros

20 de noviembre
08:14 2018
Compartir

Las compañías piden tiempo para asumir tanta regulación en el sector

Representantes de compañías aseguradoras reunidos en el XXV Encuentro del Sector Asegurador organizado por Deloitte han coincidido en pedir a las autoridades tiempo para asumir la avalancha de regulación en la que se ve inmersa el sector.

En este sentido, Francisco Giménez Bosch, director de Seguros de Santander España, señaló que el seguro siempre ha estado en mejor posición que la banca y aunque llega mucha regulación nueva como la IDD o la IFRS17, el punto de partida del sector es muy bueno por lo que no será "una situación traumática", principalmente porque desde el sector ya se partía desde unos códigos autoimpuestos y con una buena autorregulación.

Además, añadió, seguros ha contado con un regulador que ha hecho las cosas bastante bien dando unos plazos de adaptación prudentes como sucedió en el caso de Solvencia II. Rompiendo una lanza por los profesionales del sector, el director de Seguros de Santander señaló que "España cuenta con un sector con mucho oficio. Contamos con equipos directivos que han mamado el seguro desde pequeños", y "siempre hemos gestionado muy bien el riesgo, aunque no hubiera normas".

Con todo es evidente que ha habido una avalancha de normativa en los últimos años que "tenemos que gestionar y que nos ha obligado a crear departamentos nuevos, a invertir y a implantar una forma más procedimentada de hacer las cosas, pero gracias al buen punto de partida que teníamos, esto no ha supuesto un trauma".

Sobre las recientes normativas implantadas, para Giménez la más compleja y la que más daño nos ha hecho ha sido la GDPR a la que todavía siguen adaptándose, aunque "la que más me preocupa es la IFRS 17 por lo que se refiere a la volatilidad de la cuenta de resultados. Adaptarnos a esta normativa va a ser muy complejo y afectará sin duda al diseño de los productos".

En este entorno, Francisco Giménez pidió al regulador europeo "esperar un poco y ver para qué ha servido toda esta barbaridad de legislación. Parémonos, analicemos y valoremos".

Jaime Kirkpatrick, director general adjunto de Transformación de Mutua Madrileña, compartió las ideas de su compañero de mesa y se sumó a la petición de pedir más tiempo. "Las compañías hemos hecho mucho esfuerzo para adaptarnos y ahora lo que toca es dejarnos un poquito de tiempo para hacer balance".

Por su parte, Andrés Romero, director general de Santalucía, señaló que desde su compañía se afrontan los cambios regulatorios con mucha "naturalidad" aunque esto les ha supuesto muchos cambios organizativos. "El cambio normativo ha venido para quedarse, viviremos en una permanente revisión del marco regulatorio". "Para asumir esto nos hemos visto obligados a integrar la formación dentro de la entidad y nos hemos encontrado con la dificultad de cómo integrar estos cambios en el día a día de la entidad. Para ello "necesitamos tiempo", dijo.  

Raúl Costilla, director general del área de Negocio, Clientes e Innovación de Mapfre, coincidió en la dificultad de integrar los cambios en sus operaciones y el problema, explicó, "no es la avalancha regulatoria, sino la coincidencia en el tiempo". Como ejemplo señaló que solo la implantación de la GPDR supuso más de 40.000 horas de trabajo a su compañía.

José Luis Ferré, consejero delegado de Allianz, remarcó que desde su compañía afrontan estos procesos con responsabilidad, pero con espíritu crítico. Criticó el descuadre cronológico entre legislaciones que vienen por reglamento y otras que llegan a través de directivas "algo que provoca descuadres inaceptables como ocurrió en el caso de los PRIPS que obligó a la compañía a revisar los productos 3 veces lo que nos supone unos costes muy importantes".

Las insurtech: buenas compañeras de viaje

La mesa de debate también analizó el papel de las insurtech en el sector a las que consideran "buenas compañeras de viaje", siempre que se sepa escoger para qué, con quién y cómo se trabaja con ellas, señaló Raúl Costilla.

No se les puede dar la espalda y evidentemente "nos enriquecemos mutuamente", incidió Jaime Kirkpatrick, que añadió que la innovación tiene que ser abierta, porque "muchas mentes brillantes están fuera de nuestra empresa".

Todas las compañías apuestan de forma rotunda por la colaboración mutua a través de distintas fórmulas como puede ser la relación comercial, o a través de participaciones en el capital de forma directa o indirecta, aunque desde Santalucía se matiza que "hay que ser prudentes" en las fórmulas de participación y las condiciones regulatorias deben ser iguales para todos.

Las compañías presentes en la mesa de debate también compartieron su experiencia con las nuevas tecnologías. Muchas de ellas ya trabajan con big data, machine learning o chatbots y animaron a "invertir en estos campos".

Francisco Giménez se lamentó que el sector seguros, "siendo muy innovador", "lo vendemos muy poco" y todos coincidieron en que la tecnología ayudará a convertirse en compañías más ágiles y a mejorar su relación con los clientes.

En cuanto al ciberseguro, reconocen que todavía falta mucho por hacer en esta materia y es fundamental "contar con el reaseguro en esta cuestión". Piensan que las empresas están todavía poco concienciadas y las compañías tienen hoy por hoy la obligación de crear productos para cubrir este nicho de mercado. 

En Allianz reconocen que el mercado español está abriendo la oferta, pero prácticamente solo a empresas y pymes. "Posteriormente habrá que abordar la protección de las familias o bien con nuevas garantías incluidas en los seguros de Hogar o con productos específicos", explicó Ferré.

El debate concluyó reflexionando sobre el reto de las pensiones y el seguro de Vida. Andrés Romero insistió en que hay que seguir trabajando en la colaboración público-privada y hacer un esfuerzo en formación financiera.

Los ponentes coincidieron en pedir un marco estable sobre todo en cuestiones de fiscalidad y en insistir al Gobierno en la necesidad de que informe de una vez por todas a la ciudadanía sobre la cuantía de sus futuras pensiones. También insistieron en la necesidad de fomentar el segundo pilar y reprocharon que no parece que haya voluntad clara de incentivar estos productos. "Necesitamos que se nos apoye", señaló Ferré.

Francisco Giménez, muy rotundo, reconoció "que los Planes de Pensiones son un producto que está fracasando". "Hay que darle una vuelta completa", dijo. Por una parte, no hay interés público en concienciar sobre la necesidad de este producto, y por otra, desde el sector privado lo único que hacemos es "robarnos clientes unos a otros, pero no generar mercado".

 

  Votar:  
Resultado:   0 votos