Grupo Aseguranza

inicio
02 de junio
13:35 2022

El 36,2% de los jóvenes ha sido diagnosticado alguna vez de un trastorno mental

La percepción que los jóvenes españoles tienen de su salud física y mental ha empeorado en los últimos 5 años, según datos del 'Barómetro Juvenil. Salud y Bienestar', de Fundación Mutua Madrileña y Fundación FAD Juventud.

De hecho, un 36,2 % declara haber sido diagnosticado alguna vez de un trastorno mental por un profesional sanitario. Los más frecuentes son la depresión y los trastornos por ansiedad, pánico o fobias, siendo la depresión más frecuente entre los más mayores, el grupo de entre 25 y 29 años.

Sobre el autodiagnóstico que se hacen los jóvenes, el 56,4% cree haber sufrido problemas psicológicos, psiquiátricos o de salud mental en los últimos 12 meses. Sin embargo, casi la mitad de ellos (49%) no pidieron ayuda profesional, aludiendo principalmente motivos económicos (37,3%) y por subestimar o quitar importancia al problema pensando que lo podían resolver solos (34%).

Ideas suicidas

Una de las mayores preocupaciones es el incremento de las ideas suicidas. 1 de cada 3 chicos y chicas (35,4%) ha experimentado ideas suicidas al menos una vez o con cierta frecuencia en el último año y un 8,9% las ha experimentado continuamente o con mucha frecuencia. Es decir, un 44,3% de jóvenes ha pensado en ello alguna vez, lo cual supone un aumento significativo respecto de 2019, cuando la cifra se situaba en el 40,1%. "Es especialmente preocupante este aumento en adolescentes. Todo indica que la población juvenil es la que más ha padecido el efecto de la pandemia sobre su salud mental", tal y como señala Lorenzo Cooklin, director general de la Fundación Mutua Madrileña.

Estrés, preocupaciones y visión de futuro

Al ser preguntados por los problemas de su generación que más les preocupan personalmente, los jóvenes mencionan la precariedad laboral, el paro y los bajos salarios. Estas tres preocupaciones siempre han ocupado los primeros puestos en los anteriores barómetros, si bien en esta ocasión, la crisis originada por la pandemia motiva además que su mirada al futuro no sea optimista y que solo dos de cada diez (21,4%) piense que estos problemas mejorarán en el futuro. De hecho, uno de cada tres (32,3%) opina que empeorarán y un 40% que seguirán igual. El pesimismo es mayor en los chicos y chicas de mayor edad dentro de la franja estudiada.

La situación futura del país, según piensan chicos y chicas, tampoco es excesivamente halagüeña, en correspondencia con las escasamente optimistas perspectivas personales. Un 71,5% apuesta que España irá, o bien a peor (34,2%), o que se mantendrá igual que hasta ahora (37,3%). Solamente el 23,9% -un porcentaje parecido al 21,4% que anteriormente pensaba que sus problemas mejorarían- creen que la situación del país mejorará.

En cuanto a su grado de estrés, una elevada proporción de chicos y chicas manifiestan altos niveles de este en muchos elementos de su vida cotidiana; un 63% declara sentirse "muy o bastante estresado" con el trabajo o estudios (de 7 a 10 en la escala) y un 51,4% con su "situación económica". Las mujeres jóvenes son quienes más señalan estos elementos estresantes. "Ante las situaciones de estrés, uno de cada diez jóvenes no lo comparte con nadie y evita que los demás conozcan que tiene algún problema, especialmente las y los más jóvenes lo cual nos debería resultar preocupante como sociedad", enfatiza Beatriz Martín Padura, directora general de la FAD.

Si quiere recibir diariamente y GRATIS noticias como esta, pinche aquí