Grupo Aseguranza

inicio

Noticias de Seguros

24 de noviembre
08:17 2017
Compartir

Regulación e innovación deben ir de la mano para avanzar en la competitividad

"Al pensar en el sector asegurador se suele pensar en un sector muy tradicional y aunque se trata de un sector con siglos de tradición, no tiene por qué estar anclado en el pasado", explicó el subdirector general de Seguros y Regulación, Francisco Carrasco, en el 'Encuentro sobre el Mercado Asegurador. Innovación: camino hacia la competitividad' que tuvo lugar en la sede de PSN en Madrid.

En este sentido, Carrasco reflexionó sobre cómo el seguro se ha ido adaptando a los avances de los tiempos desde su origen asegurando barcos hasta hoy en día asegurando drones, coches compartidos o riesgos asociados a ataques cibernéticos. Es, subrayó, un sector en el que hay que estar innovando constantemente ya que "el nacimiento de nuevas actividades da lugar a nuevos riesgos y por tanto a nuevas oportunidades para las entidades aseguradoras".

Eso sí, Francisco Carrasco reconoció que en principio la regulación en seguros va un poco por detrás de la innovación en el mercado ya que "es difícil entrar a regular situaciones que aún no existen en la realidad"; aunque algunas veces la regulación da lugar a nuevas realidades, dijo, porque el nacimiento de nuevas normas puede cambiar el panorama y por tanto tener un impacto directo y ofrecer nuevas oportunidades de negocio. 

La regulación y la innovación deben ir de la mano con el objetivo de avanzar en competitividad en el sector. De hecho, en términos regulatorios ha habido muchos cambios en los últimos tiempos que Carrasco resumió en 3 grandes focos: la transparencia, la optimización cada vez más intensiva de datos y en tercer lugar la participación ciudadana y de los stakeholders. Hace años estos tres focos no existían, sin embargo, hoy en día cuando se plantea una nueva regulación se hace en primer lugar una consulta pública. A continuación, un análisis del impacto que esa regulación puede suponer analizando datos y finalmente se hace una audiencia pública en la que "los reguladores estamos abiertos a un diálogo fluido con las entidades". Desde la DGSFP se invita constantemente a las entidades al diálogo y en su afán de mejorar el feedback con las entidades hace hincapié en la importancia de la Junta Consultiva de Seguros y Fondos de Pensiones tal y como marca la ley o en la implantación de las 'Comisiones de Seguimiento' como en el caso del Baremos de Autos. "Desde la DGSFP pensamos que el regulador no es infalible y que con el paso del tiempo quizá haya que retocar algunos aspectos", por lo que estas comisiones son fundamentales.

Retos para el supervisor y el regulador

En un momento en que en el mercado se están experimentando grandes cambios, el supervisor y el regulador tienen que estar atentos. Desde la DGSFP el planteamiento es que el sector asegurador pueda contar con una regulación que no impida el uso de nuevas tecnologías; debe facilitar el acceso y vigile la protección al consumidor.

Además, teniendo en cuenta los nuevos retos a los que se enfrenta el mercado como son la externalización y el hecho de que cada vez haya más prestadores de servicios en el sector asegurador y muchos servicios prestados por terceros -amparados por Solvencia II- el supervisor tiene que plantearse quién es el responsable de qué y regular y supervisar en consecuencia.

El dato bueno es el dato predictivo

Macarena Estévez, CEO de Conento, y primera ponente en el encuentro hizo reflexionar a los presentes sobre los grandes cambios que nos depara el futuro y cómo sectores, entre ellos el seguro, van a tener que afrontar retos hasta ahora inimaginables.

Estévez describió tres ejes sobre los que se sustentará el futuro: en primer lugar, se producirá un cambio genético y biológico ya que la tecnología se integrará en el cuerpo humano. En segundo lugar, la nanotecnología nos permitirá realizar cambios en la materia y seremos capaces de crear alimentos artificiales entre otras cosas. El tercer punto de inflexión se producirá con la robótica. Las máquinas cada vez se parecerán más a los humanos, pero también los humanos a las máquinas.

En este mundo futuro, no tan lejano, Macarena Estévez ve grandes cambios que afectarán al mundo del seguro. "Aseguraremos otras cosas y de otra manera". Por ejemplo, explicó, tendremos que asegurar los implantes de nuestro cuerpo, tendremos que asegurar muchos datos sobre nuestra genética o nuestros hogares en la Tierra o fuera de ella.

Sin irnos tan al futuro, la CEO de Conento, alertó sobre el uso que se está dando a los datos en las empresas. "Ahora mismo estamos en un momento en que en las empresas tenemos muchos datos, pero todavía no estamos en el momento de sacar todo el provecho de esos datos". A nivel empresarial hay que discriminar los datos buenos de los que no lo son tanto y utilizar la analítica predictiva. "El buen dato es el dato predictivo". Por eso aconsejó que para prepararse para el futuro hay que aprender a seleccionar los mejores datos y para ello hay que contar con una buena tecnología que sea facilitadora y trabajar con una analítica predictiva, que nos diga qué es lo que va a suceder.

Maribel de la Vega, CIO de Liberty, entró en el debate para explicar cómo su compañía se está adaptando a los cambios presentes y preparándose para los futuros. "Estamos en un momento de disrupción, dijo, con la aparición de nuevos riesgos", pero "esto no es una amenaza, es una oportunidad de crecimiento y de negocio".

Desde Liberty, explicó que se está afrontando la transformación desde dos puntos de vista: uno local y otro global, "sin perder nunca la perspectiva de que somos aseguradores". Desde el punto de vista local, centrándose en España, de la Vega explicó que abordan la innovación centrándose en el cliente, en el mediador, en el proveedor y en el empleado. Se ha pasado de trabajar por silos a trabajar de forma global rompiendo la competencia de canales con la que se trabajaba antes, midiendo la relación con terceros y apostando por gestionar experiencias, explicó. "Y para ello se hace con mucha tecnología. La tecnología es negocio para las compañías".

La CIO de Liberty explicó que para avanzar en el camino de la innovación ha sido preciso escuchar las demandas de los clientes y entender que, por muy digitalizados que sean, su orientación es hacia un modelo híbrido. De hecho, Liberty en tiempos de la digitalización está abriendo oficinas para atender a sus clientes. También detalló cómo se está ya midiendo la experiencia de los clientes y "nos sorprendió que muchas experiencias estaban relacionadas con terceros, por lo que teníamos que gestionar ese campo", subrayó.  Maribel de la Vega  insistió en que "la escucha activa ha sido básica para implantar los cambios".

A nivel global Liberty afronta la transformación asociándose con distintos partners expertos en áreas como la casa conectada, el vehículo conectado o la economía colaborativa y trabajando con muchas aceleradoras de las que van saliendo start ups. Además, cuenta con dos laboratorios propios en Boston y Singapur en los que se trabaja en diseñar productos nuevos.

Cristina García, directora general de PSN, añadió al debate sobre innovación la importancia de las personas en el proceso de cambio. "La transformación digital es un continuo desafío tecnológico y de personas". "Hay que realizar un cambio en la cultura de la empresa que nos lleve a trabajar de manera diferente".

La directora general coincidió con el resto de los ponentes en reivindicar el valor del dato a la hora de tomar decisiones. "Tenemos una alta capacidad de obtener datos, pero es necesario procesarlos y gestionarlos correctamente para extraerles todo su valor".

 

  Votar:  
Resultado:   1 voto